miércoles, enero 14, 2009

Rebajas... ¡Si no las comes las dejas!

Llega enero y con él las rebajas. La gente se vuelve loca, hace colas para entrar los primeros a las tiendas y arrasar con todo lo que allí ven. A veces suceden cosas sorprendentes al encontrar en tu bolsa de la compra objetos que no habías comprado, o en según que casos, cosas que ni pensabas que te ibas a comprar.
Este año las rebajas son especiales. Gracias a la crisis ir de compras es como formar parte de una multitud que acuden desesperada a un camión de abastecimiento en un país azotado por el hambre (no digo tercermundista porque al paso que vamos pronto formaremos parte de él, es una ironía gratuita de mi parte, desagradable, lo reconozco, pero muy mía)

No suelo ir a las rebajas los primeros días, aparte porque muy pocas veces me veréis comprando ropa, soy de los que no se le caen los anillos aceptando ropa de segunda mano, siempre que ésta esté en buen estado. Gracias a mi prima y a la envergadura de su santo esposo (muy similar a la mía) me nutro de buena cantidad de complementos para mi anatomía y de muy buena calidad. Sí, si un día me pierdo en unos grandes almacenes no me busquéis en la sección de ropa de caballeros (va, se admiten chistes zafios). Si me pierdo, seguro que me encontráis en la sección de cine o de libros. Allí se encuentra mi paraíso en tiempos de rebajas, cuando hay dinero claro está.

No sé porque pero me da que este año las rebajas van a ser substanciosas para unos y desesperantes para otros. Claro, ahora está el ver a quien de esta extraña ecuación le corresponde el papel. La gente compra. Hasta la saciedad, ¿pero compra igual que otros años? Ah amigo, ahí está la picardía de los que venden, los que tienen que beneficiarse.

Hay que decir que este año hay buenas ofertas. He visto rebajas hasta del 70% (vamos, un poco más y entras en la tienda y te regalan las cosas) Pero claro no todo lo que te venden es lo bueno o, puede que este año sea así... En primer lugar la competencia está muy reñida y el público se mira mucho la calidad. No es lo mismo una falda roñosa barata a una falda de marca barata. Aun hay clase y poca gente se conforma con cualquier cosa. Sobre todo a la hora de presumir con las amistades cuales arqueólogos ante hallazgos singulares. Pero marzo cuidadín, marzo está a la vuelta de la esquina y llega con una velocidad más rápida que un rayo (ya se sabe que en febrero se vende los requeté saldos que desechados de debajo de los mostradores, aquellas ropas dignas del museo de los horrores) y daos por seguro que este marzo va a ser un marzo muy duro (bueno y no digamos abril, mayo, junio y lo que sigue hasta las rebajas de julio si las hay…) La de lloros que van a llegar el primero de marzo en muchas de las casas de nuestro país cuando lleguen las facturas de las compras y no haya sustancia para pagarlas. O tal vez quienes lloren sean los bancos o los compradores… ¿Quién gana entoces y quien pierde?

Por cierto, ¿os habéis fijado que ya no hay avalanchas de anuncios de esos sabandijas que prestaban dinero con una facilidad pasmosa? Curioso ¿no? ¿Cuándo hace que visteis el ultimo? Haced un poco de memoria…

4 comentarios:

Anusky66 dijo...

Hola Richard!
¿te ha dado hiperactividad blogera? jajaja.
Respecto a la crisis me pasa como a ti , ya estaba en crisis por lo que esto es una racha mala, que pasara, despues ,ya veremos los daños colaterales o los beneficios.
Las rebajas no se si estan bien este año , ya que para que ir a verlas, sino voy a comprar,sería masoquismo,supongo que estaran algo desesperados por deshacerse del generocontal de noperder lo invertido.
Besos para todos.

Anónimo dijo...

Yo no me mato por las rebajas, si no me hace falta nada, no compro, pues que suerte tienes con la ropa que te la dejan,eso es un chollo.
Es verdad, hace mucho tiempo que esas financieras no salen en los anuncios,normal...
Pues ya pueden poner rebajas tambien en marzo, porque me parece a mi que poquito van a vender,si vamos cada vez peor,en fin,para qué nos vamos a amargar,que nos quedemos como estamos, un besote
ion-laos

foscardo dijo...

Esta mañana me ha dado por pensar que en definitiva las rebajas son una especie de placebo para aquellos que están viviendo de lleno la crisis. Es como cuando estan chungo y te da por ir de compras para alegrarte la vida, aunque sólo sea por unos instantes. Luego, como la mejor de las drogas el efectop se pasa y viene el "bajón".

KAMELUCHA--MELA dijo...

Hola foscardoooo,,,
que tal,,,como me alegro de tu nuevas entradas joooo,,,
que bien,,,
rebajas,,??? no mi niño ,,este años no habrà ,,ni siquiera se puede hacer eso,,,nooo,,
creo que a nuestra familia le esta afectando demasiado la crisis o este revuelo orquestado,,que no se,,un desastrico jeje,,
un abrazooo