miércoles, enero 31, 2007

Érase una vez dos trozos de tomate...

Hay cosas que los niños no deben saber. Hay cosas que los niños, siendo niños no deberían saber nunca. Son cosas que, ya una vez de mayores y con un cierto criterio o grado de inteligencia se podría llegar a entender aunque con cierta dificultad para asimilar. Sobre todo cuando toca a una parte de tu propia familia. Los niños juegan, siempre, y lo hacen imitando lo que sus tiernos ojos alcanzan a ver. Pero sigo insistiendo que hay cosas que no deberían ni ser utilizadas como un juego ni ser pasto de la mirada de un niño. Ahora veréis a que me refiero.

Estaba yo un buen día comiendo con mis sobrinos, antes de que vinieran a vivir con nosotros, antes de la hecatombe que me los apartó de mi lado cuando, en un momento dado mi sobrino cortó un tomate. Hasta aquí nada extraño. El intríngulis llegó a continuación. Mi sobrino tomó los dos pedazos del tomate y acto seguido comenzó a refregarlos entre si y a emitir una serie de gemidos muy característicos de cuando dos personas están practicando sexo. Lo peor del caso fue que los gemidos pasaron a palabras y ahí fue cuando se me erizaron todos los pelos de la nuca. Lo que pronunciaba mi sobrino eran dos nombres, uno el de su tía, no la Sargento de Hierro, ni la esquizofrénica, ni la borracha sino otra, una culogordo, hortera, ludópata , chabacana como el resto de familia y más vaga que la cigarra de la fábula de Esopo (y que en esos momentos vivía refujiada con ellos porque la buscaba hacienda después no pagar impuestos porque se los había pulido en el bingo). El otro el de su abuelo. Si, un ser que nunca se había preocupado por ellos y que los trataba peor que la mierda...
Bueno, sigamos con el tomate. Los críos, al unísono, se tomaron a risa la delicada situación. Yo no. Yo aparté la cara hacia un lado con terribles ganas de vomitar. A ver, los escarceos sexuales del abuelo de los niños con su hijastra (ya que el retoño era hija de su mujer y el tipo la adopto desde que era casi un bebe) era un tema que el capullo y la Sargento me habían mencionado y yo si quería me lo creía o no, aun contando con mis sospechas propias después de percibir ciertos detalles de su vida cotidiana.
Bueno a lo que iba...
"Al Tito le hace gracia" soltó de repente mi sobrino. Yo le insistí de nuevo que de gracia ninguna. "Es que el abuelo y la tita están enamorados" me justificó. Y yo, sin llegar a ser mojigato ni tener respuestas concretas para ese momento les dije. "Hay cosas que entre familia no se hacen". Claro, uno luego se da cuenta de cosas que te hacen meditar. "¿Si al fin y al cabo no son familia directa por qué no pueden tener relaciones?" fue una de mis primeras preguntas que me hice. Pero no sé, mi cerebro lo rechazó y me replicó. "A ver, si ellos son adultos que haga lo que quieran..." pero no me servía... Había algo allí que no encajaba y que producía un tremendo mal rollo. Tardé un poco en darme una respuesta, ojo no una excusa que me fuera válida para mí, sino una respuesta que englobase todo aquel aberrante galimatías. Me dije "Son adultos, si. Son parientes, relativamente. Él la había criado a ella desde pequeña, seguramente hasta le habría cambiado los pañales y jugado al caballito con ella, seguro. Y ahora son amantes... vale, puede ser valido aunque chocante." Lo que no ya no encontraba válido es que dos niños sepieran y asimilaran como algo normal que su abuelo y su tía jueguen al Teto cada noche y que, por ello, su abuelo les quitaba el agua para la ducha, cortaba la luz, no les hacian la cena, no iban al colegio a buscarlos, ni se preocupaban de ellos, gastándose ambos la pasta de la pensión en el bingo para luego exigirle al capullo más dinero e írselo a gastar de nuevo al susodicho lugar donde venden cartoncitos numerados... y, sobre todo educar a esos niños con el concepto entre familia también se folla como si fuese normal. Todo para que se fueran de su casa porque en definitiva les molestaba e interfería en su supuesta "intimidad". Entonces me vino una imagen a la cabeza. Algo horrendo. ¿Y si el abuelo se cansaba de la tía y buscaba un cuerpo más joven y tierno? ¿Alguien inocente al que poder engañar y llevárselo a la cama con tonterías y mentirijillas tales como eso que vamos a hacer está bien y es normal y natural? Ha pasado el tiempo. El viejo sigue con la tía. Pero también va a buscar a los niños al colegio inducido, como no, por la Sargento de Hierro. Ayer Miguel lo vio con mi sobrina, en la parada del bus, al parecer ella ya estaba mejor de la gripe pero parecía estar muy histérica dando saltos y brincos como un tententieso. Una asociación de ideas me llegó como un bofetón. ¿Por qué ahora si le interesa ir a buscar a los niños al cole? ¿No se quejó mi sobrina hace poco a mi hermana mi sobrina de dolores e infecciones de orina? Espero que solo sean elucubraciones mías y que la cosa no llegue a más que un abuelito que va a buscar a su nieta al cole. Vamos, como hacen la mayoría de los abuelitos de casi todo el mundo. Al menos los que no les gusta jugar a las médicos con su propia familia.

martes, enero 30, 2007

Sabe más el diablo por viejo que por diablo...

Esta mañana he hablado con el colegio ya que mi hermana me había vuelto a llamar preocupada porque se había enterado que los niños no habían ido otra vez a clase. He hablado con Silvia, la directora. Me ha dicho que los niños están con gripe y que era correcto que han faltado al colegio. Al parecer hay una pasa de virus. Hablando de virus. Me ha dicho que estuvo allí la Sargento de Hierro. Me ha comentado por encima que fue a pagar lo que había pendiente (los 700 euros como dice ella) cifra que me ha desmentido la directora. Me ha dicho que ahora iban todos de familia bien unida y preocupada por los niños con abuelo preocupadísimo por recogerlos (manda huevos). Eso sí, en su línea habitual la Sargento trató hacer de las suyas queriendo que la directora se pusieran en contra mía (suponemos con gilipoyadas de si los niños venían sucios, si yo pasaba de ellos que si patatín que si patatán toma geroma pastillas de goma…) Silvia me ha comentado que no me preocupase porque ella ya tiene las cosas bien claras al respecto, a lo que ha añadido, muy sutilmente, que la tipeja en cuestión no le ha dado nada de buenas vibraciones. Me ha comentado que al final tras varias intentonas de envenenarla la ha mandado a cagar a la vía de forma muy educada.

lunes, enero 29, 2007

Fin de semana

Me ha llamado mi hermana. Este fin de semana no ha ido la Sargento de Hierro a verla, por lo que en teoría está más tranquila. Digo en teoría porque me ha dicho que quien ha ido ha sido mi cuñado. Los niños no. En primer lugar se le había estropeado el coche. También le ha dicho que mi sobrina está pasando una mala racha, que ha faltado al colegio un par de días con no se qué tipo de excusas sobre temas de salud y nervios. Le ha dicho que la niña está muy insociable y rebelde. Mi hermana me ha pedido que lo averigüe. Mañana llamaré al colegio. A ambos el asunto no nos da muy buena espina...

sábado, enero 27, 2007

Let´s Dance

Ayer , por la noche, después de una agradecida sesión de talasoterapia y una cena en casa junto a Amparo y Eva, fuimos al centro cívico junto a nuestra casa a un concierto/baile de swing. Allí nos esperaba Dani que no paraba de bailar como un loco y conceder bailes o enseñar pasos a varias de las allí presentes mientras Miguel y Amparo hablaban de política o Eva se dormía en las esquinas por culpa de los antiestamínicos. Me gusta la música, eso es una cosa que ya lo he comentado en este blog en varias ocasiones. Ahora confieso que me gusta bailar, no swing aunque no me importaría intentarlo. Yo soy de la era de la música Disco. Si, hortera hasta la medula, pero con once y doce años se podría decir que era el único chico del barrio que se atrevía a ensayar coreografías y marcarse varios pasos de baile delante de familiares, vecinos, amigos o enemigos. Si había un símbolo que destacase en ese tipo de música era John Travolta (quien lo ha visto y quien lo ve) y como no la música de los Bee Gees. Mi hermana fan de los tres tipos esos de la voz de pito hacia sonar sus canciones una y otra vez invitándome a bailar, acompañado de dos amigas con las que nos movíamos como si fuésemos trillizos. Los dos al unísono. Aquello ya pasó. No me arrepiento. Duró unos cinco años, hasta que la música disco dejó paso al Tecno Pop y convirtió a los bailarines en una especie de autómatas. Es curioso, pero antes de bailar música disco ya bailaba junto con mi hermana música de musicales (Siete novias para Siete hermanos, West Side Story…) y eramos los niños más felices del mundo. Ayer ver aquella gente bailar tan entusiasmada (toalla al cuello) me trajo a la memoria aquellos antiguos recuerdos. Es bonito el Swing, ya de por si su música es muy sensual, romántica e invita a viajar a otra época. Reconozco que los pies se me iban en alguna ocasión. Ver a la gente bailando, feliz, compenetrada y sobre todo divirtiéndose me hizo pensar lo fácil que sería todo si a los problemas les diésemos unos pasos de baile.

viernes, enero 26, 2007

Un extraño sueño

Hace un tiempo soñé con una cosa extraña. A ver, los sueños de por si son extraños pero este era curioso y muy inspirador. De esos sueños que si le pones un poco de maña hasta te sale un cuento con un montón de alegorías.

El sueño transcurría en un pueblo. Un lugar aparentemente dormido de casas rusticas y calles silenciosas. Uno de esos pueblos que aparentemente carece de vida pero cuando lo paseas notas como cientos de ojos te observan tras los visillos de las ventanas. Un día, de repente, en mitad de la plaza del pueblo apareció una estructura gigantesca en forma de mesa rectangular. Se trataba de una mesa rustica, de cuatro patas, del tamaño de un edificio. Nadie sabía como había llegado allí, sin embargo su presencia invitó a todo el mundo a salir de sus casa a contemplarla. Al principio lo hacían tímidamente, como cuando a un animal le muestras la palma de mano y se acerca a olisquearla con cautela para ver si allí se escondía alguna suerte de golosina. Los primeros en perder el miedo fueron los niños. Se acercaron, y tocaron una de sus patas. Tras unas cuantas risas la aceptaron y la convirtieron en un lugar de juegos para ellos. Los adultos, algo más prudentes se sentaban al sol a contemplarla. Algunos re entablaban comunicación con sus vecinos. Otros disfrutaban con pasearse alrededor de aquella mole de madera que nadie sabía cómo había llegado a aquel lugar.

La expectación creada por aquel artilugio hizo que se corriera la voz. Gentes de otros pueblos y de diferentes países sintieron la misma curiosidad por el extraño artefacto con forma de mesa. Y llegaron las visitas. El pueblo se hizo famoso, aquello era un continuo ir y venir de gentes de todos lados. Se había convertido en su bien más preciado. Se organizaron varias fiestas y un espíritu de alegría y jolgorio invadió el lugar. Pero lo que son las cosas.

Los buenos días no podían durar mucho tiempo ya que una mañana concreta sucedió una terrible tragedia. El pueblo estaba construido al lado de un puente. Un puente colgante que oscilaba sinuosamente cuando la gente lo atravesaba. Precisamente una de las mejores vistas de la gigantesca mesa era desde el citado puente. Como venía siendo habitual ese día llegaron centenares de turistas, todos con cámaras en mano dispuestos a inmortalizar la mayor atracción de los alrededores. Se había preparado una fiesta especial con bailes, comida gratis y muchos buenos momentos para compartir con todo el mundo. Se agolpó muchísima gente alrededor de la mesa, y otros tuvieron que acceder a verla desde otros puntos como el citado puente. Aunque resistente este no pudo soportar el peso de los cientos de personas que lo pisoteaban y tras un sonoro crujido se vino abajo. La altura donde se encontraba era extraordinaria y aquellos cayeron al fondo del risco no sobrevivieron.

La tragedia conmovió a todo el país. Por no decir a los habitantes del pueblo que, buscando a un culpando que pudiese dar consuelo a su dolor, centraron la ira sobre la gigantesca mesa que no tardó en ser hecha pedazos a golpes de hacha y quemada en una enorme hoguera. Como era de esperar, y a partir de entonces, el pueblo volvió a sumirse en el silencio. Nadie poblaba sus calles. Todo volvía a ser triste y desangelado. Eso sí, si osabas pasearte por sus callejuelas podías volver a sentir aquellos cientos de ojos observándote a través de los ventanales cubiertos por unos discretos visillos.

jueves, enero 25, 2007

Recomponiendo este extraño y enreversado puzzle

Hoy he ido a ver a mi hermana. Le he llevado su ración de Donuts, zumos y “Galletas Principe”. Es una adicta a todo ello. Por una sencilla razón. Su cuerpo, en continuo movimiento, le pide azúcar a toneladas. La he encontrado sola en la habitación. En cierta forma mejor porque su compañera, aunque buena persona es un poco aturdidora. La mujer sufre Alzheimer y cuando no esta dando besos a diestro y siniestros (cosa bonita y agradecida) te interrumpe las conversaciones con quejidos o cualquier tipo de comentario fuera de lugar. La ultima vez me pregunto cómo estaba mi madre y cuando le dije que estaba muerta se entristeció y no dejaba de decir que le daba mucha pena (luego se levantó y nos dijo a mi hermana y a mí que se estaba cagando y que no podía más porque iba a reventar), desde luego una muy extraña asociación de ideas (madre y mierda) que a estas alturas aun no he logrado descifrar…

Bueno, hoy he hablado con mi hermana de la situación que nos concierne. Me ha dicho que ayer tanto el capullo como la Sargento de Hierro le estuvieron acosando en llamadas interesándose por si había aparecido yo para llevarla a la Asistenta Social (en el caso de mi cuñado) o bien con “Holaaaa estoy con un momento libre y me he acordado de ti y te llamo para saber cómo estassss” a lo que añade, “Por cierto tu hermano es un hijo de la grandísima puta por que he tenido que pagar 700 euros del colegio bla bla bla y diez mil veces bla” (en el caso de la Sargento de Hierro). Yo le he comentado que ayer también me habían llamado, pero que en mi caso me colgaban. También resulta curioso que hoy que no había visita a la Asistenta no ha habido llamadas anónimas. Mi hermana me ha dicho que quien me hacía las llamadas era la Sargento. No me ha sorprendido en absoluto. He hablado con la enfermera jefe. Le he pedido si había forma de evitar las visitas de la mamarracha en cuestión. Me ha dicho que el médico le comentó que sin orden judicial no es posible, en todo caso ha ido a avisarle y he hablado con él. Hemos entrado en un despacho, el médico (con un asombroso parecido a Steven Spielberg) una doctora residente y yo, y allí le he soltado la historia. Ambos se han quedado de piedra. Algo sabían pero no todo. Me han llevado a la Asistenta Social del hospital. He hablado con ella. Los tres han coincidido que:

1. Si no hay orden judicial la Sargento puede entrar allí y torturar a mi hermana lo que le plazca, a no ser que mi hermana se queje y la expulsen, aunque solo momentáneamente.

2. Si mi hermana no quiere irse de permiso a pasear con mi cuñado, puede quedarse. Pero si ella quiere irse el hospital no puede evitarlo, incluso pueden ser denunciados por secuestro.

De momento y al respecto sólo nos queda resignarnos. Se acerca el fin de semana y mi hermana ya está con los nervios a flor de piel. Esperemos que el ataque sea esta vez menos agresivo que la ultima vez.

Mirándome a los ojos

Cuando me decidí a poner en marcha este blog no pensaba en las utilidades que tal herramienta podría ofrecerme. Nunca he sido de escribir un diario. No es que lo encuentre cursi o inútil, hay cosas que son más atractivas para uno mismo. Aunque siempre me ha gustado escribir (o por lo menos expresarme con palabras, que ya es mucho) la idea de hacer un día a día de mis aventuras y desventuras no había entrado nunca en mi cabeza. Confieso que siempre que me he enfrentado a un texto (de ficción se entiende) nunca me ha gustado escribir sobre mi mismo, sobre mis experiencias, ni hacer referencia a mi familia y a sus propias experiencias. Ni siquiera para esconderlas en un relato, cuento o lo que se me ocurriese en ese momento. Ha de quedar claro que si no lo he hecho es porque me avergüence, en absoluto. Simplemente escribir sobre mí mismo y mi entorno no me atraía. Lo encontraba aburrido o sin interés. Pero ¡aja!, la vida, mucho más sabia y vieja te enseña a veces lo equivocado que está uno a veces.

Hace poco Jonsey en uno de mis post comentaba al respecto de mis últimos acontecimientos familiares:

“Estoy alucinando... si fuera el blog de otra persona (alguien como bus, pensaría que se ha pasado con la ficción, que se le ha ido la mano y que no es creíble.) Por desgracia la realidad generalmente supera la ficción. De verdad que me he quedado helado.”

Si te pones a pensar. La vida es mil veces mejor que la ficción. Y cuando hablo de ficción no hago referencia a escribir un relato con leves pinceladas autobiográficas, sino a inventar por inventar o para demostrar a todo el mundo lo bien que escribe. Porque hay textos que están escritos como para enmarcarlos pero si los lees no transmiten vida ni calor. También es cierto que escribir una historia completamente inventada (y que sea realmente buena) no es moco de pavo. Inventar acontecimientos es sencillo, que sean tangibles para la mente del lector es otra cosa. La televisión ultimamente con la oleada de nuevas series como "Los Soprano" Sexo en Nueva York", "Huff" o especialmente "A Dos Metros Bajo Tierra" son buenos ejemplos de ello. Reconozco muchas veces al escribir haber pecado de sosería narrativa. De hacer personajes y situaciones tan fragiles y cristalinas como una pompa de jabón. Y, mira tu por dónde ,curiosamente, la vida vuelve a hacer acto de presencia para recordarme que los sucesos que nos rodean son lo suficientemente interesantes comno para tomarlos en cuenta.

Sobre mi propia experiencia existencial... No es que siempre esta haya sido algo fuera de lo común. Ha habido buenos y malos momentos. Situaciones tensas como episodios tan aburridos que sacarían de quicio al mismísimo Job. Si bien ahora están sucediendo una serie de cosas que la hacen extraordinaria y, a menudo aterradora, mi historia es una más de cientos de millones que pululan sobre este planeta. Algunas serán mejores otras inferiores. Lo que enriquece la propia historia es que esta se añade y entremezcla con historias de otras personas que nos rodean. En su conjunto crean una extraña sinfonía lo suficiente atractiva como para enseñar, entretener, desagradar o sentirse incluso identificado con ella.

Si algo bueno he aprendido de todo esto y de este blog es que me está enseñando a descubrirme. Que escribir sobre uno mismo o su entorno, sea malo o bueno te hace sentir escuchado. Que incluso puedes ayudar a alguien, en cualquier parte del mundo y que está viviendo una experiencia semejante a la tuya, a no sentirse solo o un bicho raro.

miércoles, enero 24, 2007

Llama un extraño/Llega la ONU al completo

La cosa sigue en su cauce y la Familia Munster están en guerra con un servidor y mi entorno. Desde ayer ha comenzado la etapa de intimidación con llamadas anónimas. Si, desde números ocultos y que cuelgan en cuanto contestas. Hoy he ido a la Asistenta Social, mi hermana no ha querido venir. Es curioso porque media hora antes de llamarme para anular la cita tenia una ganas locas de venir. No le culpo de sentirse intimidada. La reunión ha sido muy positiva. Al final la situación es tan grave que las asistentas sociales (por cierto con miedo de ser intimidadas por esa familia como me está pasando a mi) han pasado el tema al EAIA (Equipo de Atención a la Infancia y Adolescencia) donde a partir de ahora van a tomar cartas en el asunto. Por fin he recibido el apoyo de las Asistentas Sociales, me han dicho que ya tienen demasiada información para saber discernir por donde van las intenciones de un grupo familiar u otro. Lo que les preocupa a ellas, a mi familia y a mi mismo es mi hermana. Está muy vulnerable a los ataques de esta gentuza. Para muestra lo que sucedió el domingo. Van a tratar de protegerla. Me han aconsejado que no sería mala idea denunciar la amenaza de muerte del cuñadísimo de mi cuñado hacia mí, sobre todo para intimidarlos un poco y que cesen sus ataques. Me han recomendado también alejarme temporalmente de los niños, por su bien y por el mío. Me han dicho que las cosas van despacio pero ahora en manos de quién van a ir a parar la situación puede dar un giro a nuestro favor.

martes, enero 23, 2007

Acorralados

Hace un rato me ha llamado mi hermana. El domingo la Sargento de Hierro y el capullo fueron con los niños a verla. Como es habitual la cosa no fue bien, porque mi hermana tuvo que acabar siendo atendida por un médico de guardia a causa de los maltratos psicológicos de los dos desgraciados de mierda. Para empezar la Sargento (al parecer está que trina con nosotros, entre otras cosas porque no le seguimos la corriente llamándola al teléfono para enfrentarnos a ella ni nos peleamos en la calle cual sucias barriobajeras) soltó una serie de amables halagos hacia mi persona de los cuales me los paso por el forro de los pantalones y tiro a continuación de la cadena. Perdonad que sea tan soez pero es que me ha entrado ganas de serlo y más cuando hago referencia a este personaje tan zafio e inmundo y digno del cromo más guarro de la Pandilla Basura. Bueno, a lo que iba, la tiparraca se dedicó a comerle la cabeza a mi hermana, y la cosa se puso peor en cuanto se enteró que yo había ido a verla. “AH, ¿Y POR QUÉ VIENE TU HERMANO A VERTE?” le preguntó la muy idiota. A ver, que se pensaba, ¿qué iba a conseguir enemistarme con mi hermana y así tenerla aislada y controlada para que no se fuese de la lengua con el tema de los maltratos? Todavía no ha nacido nadie que consiga que mi hermana y yo nos enemistemos. Gracias a Dios fuimos educados para no llegar a eso y sobre todo (diferencias a parte) para respetarnos. Mi hermana le dijo “Pues porque si” entonces la otra, saltó como una furia y trató de inyectarle veneno verbal hacia mí. Me acuso de haberme quedado el dinero del colegio de los niños (jijijijijijojojojojajajajaja) cuando hay comprobantes de que durante el momento que me dedique a los pagos del mismo estaba ya más que pagado. Le dijo que yo era un sinvergüenza (será que no se ha visto ella en el espejo últimamente) Dijo que había tenido que pagar 700 euros en recibos atrasados (desde luego las cuentas las lleva muy mal la pobre, a no ser que ahora los niños paguen el doble de lo estipulado) Que la directora del colegio era una embustera (ya va otra para el club de los poetas mentirosos) y que mi cuñado les pagaba la comida… Y que mi familia (mi prima sobre todo tuviese mucho cuidado que iban también para ella) ¡¡¡VENDEEEEEETTAAA!!! Luego cuando mi hermana les dice que basta ya de amenazas telefónicas por parte del cuñadísimo hacia mi van y niegan (alegando que soy un hijo de la grandísima puta y un embustero) que el escoria me haya amenazado de muerte por teléfono (pienso que ellos estaban a su lado cuando él mamarracho me llamó) juajuajuajuajuajua me meo lo siento. Lo más divertido de todo este galimatías digno del mayor de los subnormales de vicio es que la Sargento le suelta: “El sábado la Montse (la hermana que me llamó acusándome de ladrón y que odia a mi hermana con avaricia) fue a Gelida y habló con la madre de Miguel y le dijo que su hijo era gay”

JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA
JUEJUEJUEJUEJUEJUEJUE
JUIJUIJUIJUIJUIJUIJUOJUO
JUOJUOJUOJUO
JURJURJURJURJURJURJURJUR

Perdonad es que me meoooooooooooooo mássssssssssss aunnnn.

Vamos a ver, hay que tener menos luces que una patera y ser más tonto que Picio porque resulta que:

1. El sábado estuvimos Miguel y yo en Gelida en casa de sus padres todo el día.

2. Allí no apareció nadie de la Familia Munster, vamos ni por asomo.

3. Ninguno de ellos ha estado en la casa de los padres de Miguel en su puta vida.

4. Los padres de Miguel no viven en Gelida, sino en los alrededores de la misma.

5. Encontrar la casa es como quererse ver uno mismo el agujero del culo y sin ayuda de un espejo.

6. Ergo, encontrar la casa de buenas a primeras es harto difícil por no decir imposible.

7. Según la estúpida, buscaron la casa con el nombre y apellidos de Miguel (por cierto, el segundo apellido completamente equivocado) Cuando la casa está a nombre de su padre y ni siquiera ellos saben como se llama.

8. En el supuesto caso que lo hubiesen conseguido, los padres de Miguel no los habrían recibido con los brazos abiertos, ya que ellos conocen los pormenores de la familia política de mi hermana y sabe que tipo de calaña son y lo único que habrían conseguido es llevarse un escopetazo de perdigones en su puto culo.

9. Con semejante amenaza lo único que han demostrado es que son rematadamente imbéciles, absolutamente mentirosos, soberanamente cutres y tristemente patéticos y que están muy acojonados porque utilizan cualquier recurso barriobajero para evitar que la verdad salga a la luz.

JUAJUAJUAJUAJUA JUEJUEJUEJUEJUE JUIJUIJUIJUIJUIJUI
JUOJUOJUOJUOJUO

(again)

Después de los momentos cirquenses me ha hablado de los niños. Mi hermana se ha dado cuenta de que están muy adbucidos. Apenas hablan con ella e incluso rechazan cualquier acto de afecto. Es como si su madre fuese la Sargento y no ella. Mi hermana me comentó que van diciendo que Miguel y yo los maltratábamos (pegábamos más concretamente) y que solo les dábamos de comer pan con tomate y salchichón. Dicen que no quieren volver conmigo por que Miguel y yo somos muy malos. Eso sí, la niña le dijo que se quejaba de dolores en la vagina y que tenía una infección. Mi hermana se ha asustado, me ha dicho que tiene miedo, que piensa que alguien está abusando o tratando de abusar sexualmente de ella. Eso ya es muy grave y aquí hay que poner cartas sobre la mesa. Para mayor colmo mi cuñado no quiere que yo saque a mi hermana del hospital, ni mucho menos para visitar a la asistenta social. Sabe que tengo cita con ella el miércoles y que mi hermana quiere venir. Y eso le ha puesto muy de los nervios. Le ha amenazado con la separación (cosa que le he dicho que es lo mejor que puede hacer ese cretino en su puta vida y con que se va a llevar a los niños y no los va a ver nunca jamás) Mi hermana, aunque asustada, está cansada del tema y dice que se está pensando ella misma dar el paso del divorcio y con ello la denuncia sobre malos tratos. Yo le he apoyado ya que si se divorcia se acaba todo y ella puede denunciarlo y la custodia quedársela la familia de la madre. Ojala suceda y así el capullo y su familia se hundan en su propia miseria. Le he pedido que avise a la enfermera jefe de no dejar entrar a la Sargento nunca más en la habitación. Mi hermana me ha dicho que mañana por la tarde mi cuñado tiene previsto llevarla él mismo a la asistenta social, que según él ella la ha reclamado. Cosa que no es cierta porque la asistenta sabe que viene conmigo el miércoles. Mi hermana tiene miedo que le pueda pasar algo por el camino. He hablado con mi prima y dice que ella también teme por mi hermana. Le he pedido a mi hermana que mañana se niegue a salir. Me ha dicho que lo intentará y que avisará a la enfermera jefe de que se ponga en contacto conmigo. Yo también daré la alerta a la asistenta social. Mi hermana, por fin, me ha dicho que su cuñada es mala persona, muy mala. No ha hecho ninguna falta que yo le diese la razón.

lunes, enero 22, 2007

Brainstorm/ Yo Acuso

Han pasado cinco días y aun no me han matado. La cosa está calmada, de momento, porque cada vez que digo esto se desata un terremoto de magnitudes inconmensurables. El fin de semana ha sido tranquilo con reunión familiar (política) con paella incluida y contactos con el más allá. De esto ultimo no comento mucho porque es algo que concierne a otras personas y no se si el muerto, en cuestión, me autoriza a que se le mencione. Gracias a Eva me he apuntado a la piscina, bueno más que piscina es un centro de talasoterapia con multitud de piscinas especializadas con chorros a presión, saunas, piedras calientes, aguas termales y gimnasio (que de momento este último no pienso tocar). Miguel se ha animado y se va a apuntar también mañana así que cuando haya mucho estrés (cosa que sucede en estos momentos) iremos a pegarnos una sesión de piscinas de agua salada y burbujeante. Sobre el tema familiar se ha hablado mucho. Y precisamente este fin de semana ha servido para darle vueltas al tema y buscar alternativas. Lo que si hemos sacado en conclusión es que por culpa de los malos actos y pretensiones de la familia del capullo vamos a manteneros al margen en cuanto conseguir la custodia de los niños. Tenerlos en casa supone tener que contactar con esa gentuza y ya lo decía mi madre: “Nene, no toques que eso es caca y con la caca no se juega”. No hay posibilidades de trato y cada vez parece más imposible llegar a un acuerdo. Eso, a parte de no tener que verlos o esperarlos en cualquier esquina. Tampoco significa que no hagamos nada y que tiremos la toalla. Ni mucho menos. Vamos a luchar. Pero vamos a luchar bien, con capa y espada no con dinamita chuza marca Acme o con trampas de pega en el camino. Lo primero es tratar de que esos niños salgan de ese ambiente. La mejor solución es en un hogar de acogida con un control psicológico y un ambiente familiar normal, no como ahora que parece que están atrapados en un horrendo episodio de La Dimensión Desconocida (Twilight Zone) o en casa de los parientes más cercanos de los protagonistas de La Matanza de Texas. Una vez desintoxicados (según referencias cercanas la Sargento de Hierro les sabe hacer una comedura de coco que ríete de lo que sucede en Guantanamo) comenzar a reeducarlos y que sepan diferenciar entre lo que está correcto y lo que no. Porque aquí y ahora ven malos y buenos por flancos equivocados. Luego está mi hermana. Ella lleva con la Familia Munster una política de desinformación ya que piensan que no se habla conmigo (cosa que la Sargento celebra con brincos y yupis varios porque cree haber conseguido separarla de mi lado, de esta forma los maltratos del capullo quedan de momento tapados). Yo la veo. Hablo con ella, me voy enterando de cómo va todo y de detalles necesarios para que nadie se me adelante. Es más ignoran que la asistenta sabe cosas que ellos quieren tapar. Y sobre esto último. Ya basta de encubrir a un maltratador. Mi cuñado ha maltratado a mi hermana y a mis sobrinos eso es una verdad como un templo y todo lo que ha hecho en este tiempo es tapar la situación y yo, con mi silencio y resignación he sido cómplice de ello. Si ellos nos han visto como enemigos es porque sabemos que él ha maltratado a mi hermana y a los niños. Si trata de ser complaciente con ella (cuando se que le echa las culpas de todo lo sucedido en su vida) es para que ella no hable y pueda esconderse en el silencio. No sólo lo se yo, lo sabe su familia. Su hermana, la Sargento de Hierro no sólo lo sabe sino que ha sido siempre la primera en ir a taparlo todo con sus amenazas y sus enredos. Manipuló el testimonio de mi sobrina cuando la niña comenzó a comentarnos los maltratos de su padre a su hermano, sobre todo con una paliza que le propinó al niño y cuyos gritos aun retumban en sus oídos. Tacharon a la madre y a la niña de embusteras, malcriadas, mimadas y repelentes que se inventaban cosas para perjudicar a su hermano. Sospechamos que la Sargento también incitó en varias ocasiones a su hermano para así enrabiarlo y que moliera a palos a mi hermana. La misma sujeta, el día que mi hermana entró en el hospital, hace un año, con el cuerpo destrozado a palos le sugirió que, para que su hermano no se hiciera cargo de ella y se quedase en el hospital dijese al médico que se estaba volviendo loca y que en una ocasión había intentado matar a sus hijos envenenándolos, de eso doy yo fe porque estaba delante escuchándolo y poco me faltó para partirle la cara en mil trozos. La misma sujeta que se peleó con toda su familia y quería que el hermano le siguiera los pasos para luego, cuando las cosas se pusieran mal, utilizarlo para que las hermanas y el padre (que no querían hacerse cargo de los niños porque eran mucha responsabilidad) se volcaran en demostrar que son una familia muy unida. Y así suma y sigue hasta el infinito y más allá… Hay tanta mierda dentro de esa persona que no acabaría de sacarla nunca…

Ya no quiero ser participe de esta farsa. Quiero que la verdad salga a flote, que los niños tengan una buena educación, una buena casa, que los dejen en paz. Por culpa de tapar, aguantar, amedrentar y ser precavido los niños no van a poder volver a pisar mi casa. Por mi seguridad y por temor a que gentuza de tal calaña pueda hacerles daño en una represalia.

Este miércoles tengo cita con la Asistenta Social. Si todo va bien seguiré informando.

sábado, enero 20, 2007

Frase de la semana.

Lo que no te mata te hace más fuerte.
Friedrich Nietzsche

jueves, enero 18, 2007

Sigo vivo…

A partir de ahora voy a hacer como Amparo y su quitómetro pero en versión asesinometro. Llevo un día vivo. De momento llevo un día y varias horas y vete a saber cuánto segundos y no me han asesinado, ni suicidado ni nada chungo que acabe en “ado”. Y eso que he salido a la calle, he recibido visitas (gracias Eva por tu apoyo) y he recogido varios paquetes (sin comillas) de mensajeros. Eso si, la noche ha sido algo movidita en sueños (la verdad es que siempre sueño y me acuerdo de ellos, que se le va a hacer es un don familiar) Soñaba con casas y con Sargentos de Hierro y otras bestias que la asediaban y asomaban su horrendos caretos a lo Noche de los Muertos Vivientes y como me he despertado varias veces, he soñado como para hacer una trilogía, una “precuelogía” y un par de remakes de bajo presupuesto. A las 7:00 AM me he levantado, me he ido al salón y me he visto un reportaje muy entretenido de aracnofobia en Discovery Channel. Al parecer, en los EEUU, hay como cursos de enfrentase a las arañas peludas en plan curso rápido de cocinar pastelitos lujuriosos del CAPRABO. Bueno, Miguel se ha levantado y enseguida ha puesto las noticias de CNN +. Le he mirado raro porque estaba a punto de comenzar un documental sobre OVNIS y no me lo ha dejado ver… A eso de las 08:00 AM ha llamado mi hermana. Estaba muy alterada pero podía expresarse. Me ha dicho que mi cuñado le había llamado muy cabreado etc etc etc… y al parecer ya le había amenazado con no ver más a los niños. Yo le he comentado lo mío. Parecíamos dos abueletes contando cual de las batallitas eran las mejores. Creo que he ganado yo. Nada es peor que una amenaza de muerte, aunque sea de un tontoculo. Le he pedido el apellido del escoria (a partir de ahora llamaré así al cuñado de mi cuñado). Me lo ha dado y lo he apuntado. He llamado a mi prima y después de contarle la historia me ha recomendado lo que me ha recomendado todo el mundo: Ir a comisaría y denunciarlo. Después de arreglarnos hemos salido a la calle. Ni miras telescópicas laser, ni misiles tierra- tierra, ni ninjas, ni rayos destructores, ni trolls de las cavernas... Hemos ido al banco, he dejado a Miguel en la facultad y me he ido a la comisaría de los Mossos d´Escuadra.

Cuando he llegado a la comisaría no sabía si estaba abierta o cerrada. Y es que el sitio era tan minimalista que parecía que no tenía ni entrada ni salida. Era como un cubo Borg de StarTrek. Por un momento me he imaginado realizando conjuros a lo Gandalf en la entrada de las Minas de Moria, para que se abriese una supuesta puerta. Al final ha sido más a lo 2001, una Odisea del Espacio. Me he acercado a algo pafrecido a una pared de colores y esta se ha abierto ante mis ojos con un onomatopéyico "Fisssshhh" dejando al descubierto una recepción tan vacía como aséptica. Me he dirigido a un mostrador. Detrás de él había un Mosso y una Mossa (¿?) (no, no son modelos de androides de protocolo, es que así se llaman los policías autonómicos de Catalunya). Él me ha preguntado: ¿Qué desea? Yo le iba a pedir como un kilo de lomo pero le he dicho: “Vengo a hacer una denuncia”, “De que tipo” me pregunta. Iba a decir “Mortal “, pero como no quedaba sintácticamente bien le he dicho “Una amenaza de muerte”. El tío, que ni se ha inmutado, me ha preguntado: “¿De quién?” A lo que yo le he dicho “Del cuñado de mi cuñado” Por un momento el agente ha hecho un alto trantando de pensar (me da que no debería ser muy bueno en adivinanzas tipo “el primo de mi hermano es la suegra de mi mejor amigo”) . Luego cuando ha caido en la cuenta me ha pedido que le ampliase la información. Cosa que he hecho muy gustoso (no si al final me dedicaré a los monólogos, aunque sean dramáticos). La agente asentía todo el rato como medio flipada ante semejante circo que se había vuelto mi vida y una vez he terminado el tipo me ha devuelto el carnet de residencia diciéndome “Lo tiene caducado” Entonces le he explicado que no importaba que los permisos de residencia de la comunidad europea ya no se renovaban y bla bla y mil veces bla. Me han hecho pasar a una salita conjunta. Toda muy cósmica y cristalina, con folletos, ordenador para consultar vete a saber que y una banqueta metálica muy fashion. Me he sentado en ella y he esperado. He visto como el agente que me ha atendido hablaba con alguien por teléfono y le explicaba mi historia con aspavientos incluidos oye. Entonces ha llegado un momento cómico, digno de una película de Jaques Tatti. Estaba sentado yo observando la nada cuando he visto que en la sala contigua a la mía, la de las declaraciones se han asomado unos negritos muy jovencitos (ellos de espalda a mi) que saludaban a alguien frente a ellos como agitando la mano. Yo he pensado “Pues mira deben haberlos detenido o venido a denunciar y como se han portado muy bien con ellos pues se lo agradecen con un saludito”. Claro la cosa ha cambiado cuando han aparecido más gente joven y con ellos una agente que les iba explicando algo como guía de un extraño museo. Entonces he comprendido. Era una visita escolar. En un momento dado se han girado todos y a través del cristal se me han quedado mirando, con cierto miedo y mucha curiosidad. Uno de ellos le ha preguntado "¿Qué es ese lugar?". La agente les ha dicho que aquello era una sala de espera monda y lironda. Entonces todo han sido risitas. La ristra de alumnos ha durado un buen rato. Algunos se reían, otros me señalaban y otros cuchicheaban. Yo mirándoles de reojo o al techo o a la puerta de salida. Por no salirme ni me salía ni el silbido ese estúpido de disimulo. Entonces se han ido. Aquello había terminado. O eso me parecía... De repente por la puerta ha aparecido un señor mayor (como distraído mirando hacia el otro lado) que he deducido que era el profesor. Iba muy rezagado del grupo. Al girarse me ha visto y ha pegado un respingo. Yo he estado a punto de mirarle fijamente y sin pestañear decirle “¡Hola Clarice!” y soltarle una docena de los “Tzch Tzch Tzch Tzch Tzch”. Pero no me ha dado tiempo. El pobre ya se había ido pitando. Al cabo de un rato ha venido un agente (u mosso) y me ha invitado a entrar en una salita donde hemos hablado. Le he explicado todo. El tío me ha aconsejado varias cosas pero me ha recomendado no cursar la denuncia para no marranear más las cosas y que resolviera el asunto con la asistenta social. Al finalmente he ido con una idea más o menos preconcebida pero nada eficiente. He llegado a casa, he comido una pizza con Eva y he hablado con la asistenta social que me ha pasado la patata caliente de forma muy eficiente. Si yo quería denunciar que denunciase que ellas ya estaban moviendo cosas (legales) por su cuenta porque la cosa se había ya puesto muy chunga y más enrevesada que una novela de Tolstoi.

Acabo de hablar con mi hermana. Me ha dicho que mi cuñado opina que yo estoy loco. Al parecer todo el tema del cabreo de las últimas horas viene porque se ha destapado el asunto de los maltratos y las amenazas pasadas. Alguien les había preguntado por el tema de los maltratos a los niños y estos se lo habían hecho saber a su padre. Se quien ha sido, pero tiene sólo 8 años y es un personaje más inocente que el cuento de Blancanieves.

La muerte me llama a través del teléfono movil...

Pues si, por fin he recibido mi primera amenaza de muerte por parte de un familiar de mi cuñado. Ha sido a eso de las 19:52 PM. Ha sonado el móvil, al principio la voz del otro lado (algo familiar por cierto) ha jugado a las adivinanzas conmigo, algo así como la versión cutre del asesino se Scream, luego cuando se ha cansado de jugar (la verdad lo hacía mal y con escaso ingenio) ha comenzado la amenaza seria. Damas y caballeros, van a matarme. Si, así como lo oyen. Mi vida peligra a partir de hoy. Si en días venideros ven ustedes que este blog no continua su curso, piensen lo peor. El sujeto en cuestión (que es tan tonto como tratar de cagar de rodillas) al verse encumbrado en el papel de esquizo de película italiana chuza, de esas que se proyectaban en los cines de barrio, se ha ido de la lengua y se identificado justo casi al final de la conversación. Eso sí, antes me ha soltado lindezas, con un orgullo que roza lo nauseabundo, del calibre "Aléjate de la familia ****. Te vigilo y a partir de ahora ten cuidado donde metes el pie. Ya he estado en la cárcel tres veces y me importa una mierda si he de regresar, prepárate porque cualquier día de estos voy a acabar contigo, a partir de ahora ten mucho cuidado cuando salgas a la calle no sea que yo o algún otro amigo mío te acabemos matando..." al final, insisto, me ha dicho su nombre. Se trata de Jesús (no el que murió en la cruz) sino el cuñado de mi cuñado. Ese al que ellos consideran peor que la escoria y lo repudian. El marido de la esquizofrénica, el que ahora se hace cargo de mis sobrinos. Lo más gracioso de todo es que el muy idiota ha dejado registrado su numero de teléfono en mi móvil. Ignoro si lo de la llamada ha sido cosa suya o bien a la Sargento de Hierro se le estan acabando las ideas. Me da igual, la han cagado y con toneladas de mierda liquida y pestilente.

¿Qué va suceder ahora? Pues que no voy a caer en su trampa. Se moverme y ya lo he hecho. Si en estos momentos me lo tomo con ironía es porque no hay otra forma de tomárse la situación. Joder y yo pensando que todo esto sólo sucedía en las películas. ¿Qué si tengo miedo? Pues no sé. Antes siento asco y pena o veinte mil cosas más que miedo. Por supuesto tengo la conciencia bien tranquila y no me voy a rebajar a su nivel.

lunes, enero 15, 2007

Dinero caido del cielo...

LISBOA (AFP) - Al fallecer sin herederos, un portugués de familia aristocrática ha dejado sus bienes a 70 personas elegidas al azar en la guía telefónica de Lisboa, informa la prensa portuguesa este sábado.

Luis Carlos de Noronha Cabral da Camara, descrito por sus amigos como un hombre solitario, tomó su decisión a los 29 años de edad y fue a un notario de Lisboa en compañía de dos testigos para registrar su voluntad.

"Para gran sorpresa del empleado del estudio de la notaría, pidió la guía telefónica y comenzó a elegir nombres al azar. La notaria le hizo algunas preguntas para verificar su estado de salud mental, pero Luis era perfectamente consciente de lo que hacía", explicó uno de los testigos, Anibal Castro Vila, al semanario Sol.

"Él solo quería divertirse dejando sus bienes a desconocidos", añadió el testigo y amigo de Luis, fallecido a los 42 años de edad de muerte natural.

Da Camara ha dejado en herencia un piso de 12 habitaciones en el centro de Lisboa, una casa en Guimaraes, en el norte del país, un coche y 25.000 euros, que serán repartidos entre los beneficiarios.

La mayoría de los herederos han creído que era una broma de mal gusto al recibir la notificación de la herencia.

"Tuve miedo porque creí que se trataba de una estafa. Todos los días se oye hablar de bromas de mal gusto que se hace a los viejos. Su nombre me era completamente desconocido", declaró Helena, una mujer de 76 años de edad, al semanario Sol.

Nacido en en seno de una familia adinerada de Lisboa, Da Camara nunca se casó y vivió vendiendo sus bienes unos detrás de otros. Pasaba su tiempo solo en casa leyendo o escuchando música, afirmaron sus vecinos.

Y yo me pregunto...
¿No es esta historia perfecta para una serie de televisión? Imaginaos un momento una serie de 4 o 5 temporadas en la que cada episodio es la historia de uno de estos personajes afortunados. ¿Realmente ha repartido bien sus bienes? ¿Sus beneficiarios harán buen uso de ese dinero o pertenencias? ¿Y si les ha tocado dinero a gente que lo utiliza para el mal? ¿Y si en cambio su ayuda sirve para salvar una vida o una situación extrema? ¿Y sin quién recibe dinero tiene toneladas del mismo? No lo critico, en absoluto. Sólo es simple curiosidad.

Comprando a golpe de ratón

Un menda, comprador compulsivo reconocido, no puede estar tranquilo ni en su propia casa. ¿Qué sucede si tienes dinero, son rebajas y procuras por todos los medios no hacer gasto alguno encerrándote en tu casa? Pues que existe Internet una tienda abierta las 24 horas con luces de neón tan atractivas como hipnótico, un lugar lleno de gangas y precios llamativos a la espera de que cualquier incauto caiga bajo su poderoso influjo. Lo admito yo ya lo he hecho. Un lugar llamado Amazon (harto conocido por muchos de vosotros) me ha seducido, me atrapado y me amordazado. Claro, en primer lugar uno siempre siente curiosidad por lo que se cuece en otras partes del planeta, sobre todo en cuanto ediciones en DVD se refiere y, pequeñuelos y pequeñuelas, los EEUU son el paraíso de los precios, las ediciones especiales y raras y vete a saber qué otras cosas apetitosas más. Comprar por Internet es tan fácil como freírse un huevo o sonarse los mocos. Uno entra en la web, busca, analiza, hace un simple clic sobre el producto y ¡Voila! ya lo tenemos dispuesto para poder pagarlo. Con una simple tarjeta de crédito o debito es más que suficiente. Eso sí, los costes de envío se acoplan al final de la compra y, en una semana (más o menos), lo tenemos en casa. Hay quien compra series y películas sin subtítulos o audio en español (digo en español porque se trata de un tono neutro, con muchos dejes mexicanos que a muchos causa cierto rechazo) y, diccionario en mano es capaz de aprender el idioma más complejo del mundo con tal de disfrutar de su película favorita. En mi caso, prefiero los subtítulos en nuestra lengua y eso que he sido tentado por varios y suculentos packs que desconocen el castellano. Otra cosa descubierta dentro de Amazon (por ejemplo) es la posibilidad de comprar de segunda mano. Es decir a precios aun más irrisorios que el original. Eso sí, puedes correr el riesgo de hacer una compra y que ésta venga descalabrada, con la caja hecha polvo o los discos bailando samba en su interior. Pero de momento, lo que me ha ido llegando en dicha modalidad está muy por encima de la media. A ver, algunos packs se nota que han sido usados, pero si no eres muy tiquismiquis hasta te alegras de la compra. ¿Pero son todo son gangas o chollos? Depende. Si es cierto que puedes conseguir títulos inéditos o descatalogados y que los precios son muy apetecibles. Pero hay que tener en cuenta los portes y la forma de envío. Normalmente lugares como Amazon llegan a saltarse los portes extra de las aduanas que incrementan hasta un 16% en IVA sobre el precio pagado. Pero hay otras webs de compras que no lo avisan y lo que podría ser una desagradable sorpresa para muchos de magnitudes morrocotudas. Y es que siempre hay que leerse la letra pequeña.

Tocando el cielo.

Este fin de semana ha sido de puro relax. Hemos ido a la montaña. Al Santuari del Far (La Selva) en la frontera de las provincias de Barcelona y Girona. No era la primera vez que ibamos, en nosotros pasar un fin de semana allí es casi una tradición. Dormimos en el hostal del santuario. A veces, si tenemos suerte disponemos de todo el hostal para nosotros. Pasar una noche allí, sin nadie más, es una sensación muy especial. Es como ser los señores feudales de una fortaleza mística en lo alto de un risco (1.124 metros de altura) con vistas a un abismo con tan siquiera asomarse a la ventana de la habitación. Ni el más alto de los rascacielos consigue superarlo. Despertarse y ver las nubes pasando por debajo de los pies te hace sentir diferente, os lo aseguro. No hemos subido solos. Hemos sido diez (Jose, Sonia, Isaac, Carmen, Dani, Roger, Oscar, Martín, Miguel y yo?. Nos ha faltado gente, en el caso de Eva por indisposición, otros (yo os los podríais imaginar) porque la circunstancias no se lo ha permitido. Ya habrá otros momentos. Hemos ido de excursión. Hemos tenido encuentros con habitantes de la zona como una yegua que protegía a su potrillo y nos ha retado y con un gato montés más preocupado por esconderse que por hacernos frente. Por la noche hemos aprovechado para jugar en el salón. Hemos probado dos juegos de mesa, uno llamado No Thanks, divertido pero limitado para el número de asistentes y un segundo llamado Saboteur que permitía hasta diez jugadores y que ha gustado mucho, causando momentos muy cómicos entre los que hemos jugado. Este mini viaje ha sido una novedad para varios de los que nos acompañaban. Para Isaac era su primera vez que viajaba al campo. Estaba ansioso, se lo ha pasado en grande (sobre todo porque lo han llevado a cuestas varias manos y ha viajado gran parte del tiempo en carrito) y porque ha sido el centro de atención de todos ya que nos hemos dedicado el tiempo a hacerle cucamonas. También ha sido una novedad para Martín y Oscar. Se hacía raro ver a Martin en un entorno que no fuese nuestra casa o cualquier rincón urbanita de Barcelona. Le ha gustado mucho la experiencia y es que el campo sienta bien a todo el mundo. Entre otras de las experiencias que hemos vivido ha sido la posibilidad de ver un cometa que sólo se podía ver en la puesta de sol y en el horizonte y una noche estrellada impresionante, lejos de contaminaciones atmosféricas de las luces de las ciudades. La comida ha sido también un buen motivo. Hemos cenado bien pero hemos comido mejor aún, con vermut incluido (la de tiempo que no tomábamos un vermut) En un momento de la excursión he ido a la ermita de la Virgen de la Salud junto al hostal, lugar de peregrinaje de mucha gente y un lugar impregnado de olor a cera y peticiones. He encendido una vela. No hace falta preguntarse mucho qué es lo que le he pedido… Si se cumple mis ruegos le he prometido volver allí felizmente acompañado.

viernes, enero 12, 2007

Reencuentros

Acabo de venir del colegio. Por fin he visto a los niños. Primero a Laura y después a Adam. Mi sobrina no me esperaba, ha sido toda una sorpresa. Estaba sola, en su clase, tiene la pierna vendada. Cuando me ha visto su reacción ha sido de bajar la cabeza, eso sí, había sorpresa en su mirada. Le he dado un beso y ella no ha reaccionado. Le he notado una mezcla de miedo y de vergüenza y una actitud esquiva generalizada. Le he preguntado cómo estaba, si comía bien, si hacía los deberes… A todo me ha dicho un simple “bien”. Cuando contestaba no me miraba, sólo miraba a directora. Se reía tímidamente, como tonteando. Le he hablado de que tengo aun cosas suyas en casa, que sus amiguitos del piso de abajo preguntaba por ella y que mañana iba a ver a Isaac, el hijos de Sonia y Jose al que ella le tiene mucho cariño. Ella me ha dicho “Pues bueno” con vergüenza y simulando indiferencia. Antes de irme, le he dado un beso y un abrazo. Ella no. Eso sí, antes de cruzar la puerta de su clase le he dicho que ya nos veríamos. Entonces ella me ha preguntado, esta vez con un tono completamente diferente a su actitud “¿Cuándo?”, yo le he contestado: “Pronto” le he sonreído y me he ido a ver a su hermano.
La reacción de Adam ha sido semejante a la de su hermana, salvo que, y tras insistirle la directora, me ha dado un beso y un abrazo. Un abrazo sincero. Al entrar en la sala de actos donde le esperaba se ha quedado parado. He notado miedo y otra vez la vergüenza. Le he preguntado también cómo estaba, si comía bien, si hacía los deberes... Me ha contestado todo con algo más de detalle que su hermana. Me ha dicho que estaba bien (se que no era cierto por que antes de entrar a verlos me he encontrado con su tutora y me ha dicho que el niño ha pegado otra bajón y de los gordos. Otra vez tenía confusión con los deberes y algún problema de tratos con los amigos de clase…) Cuando le he preguntado si había ido a ver s a su madre me ha dado más detalles, me ha dicho que si, pero que la ultima vez que la había visto era en vacaciones. Me ha preguntado por sus amiguitos del bloque. Le he dicho que estaba algo tristes y que preguntaban por él. El me ha pedido que les diga que estaba bien y que yo ya los había visto. Me ha dicho que cena a las 18:00 Pm y se van a dormir a las 19:00 Pm, que ya no hacen tareas extraescolares y que no tiene la PlayStation ni los juegos. Le he dicho que no se preocupe que yo estoy al tanto de todo y que estoy allí de forma invisible. Él me ha dicho (como para no preocuparme) que un día irían de visita a verme, "Quizás para Semana Santa..." Yo le he dicho que bueno, pero que igual nos veíamos antes, mucho antes de lo que él se esperaba. Que tuviese paciencia. Al marcharse hemos comentado la jugada. Tanto Silvia (la directora) como yo hemos notado las reacciones de ambos y como cuentan verdades a medias y protegen su entorno justificando posibles acciones de terceros (como al preguntarle a mi sobrina como tenía el pié, automáticamente y de forma nerviosa ha acusado a su hermano del causante de su desgracia).
Por un lado he salido contento. Por lo menos los he visto. Por otro lado he salido muy preocupado. No son ellos, les he notado una enorme coraza alrededor suyo, una coraza construida de amenazas, mentiras y miedo. Todo ellos en grado superlativo.
También se que esta visita va a traer miga. Va a servir como bomba para que la Sargento, mi cuñado y el resto de la familia se agiten como moscas dentro de un bote cerrado de cristal.

jueves, enero 11, 2007

¡Señal de alarma!

Tengo miedo. Mucho miedo. Miedo por los niños.
Hoy a las 15:00 horas he ido al colegio. Algo me ha dicho que lo hiciera y me he presentado, reconozco que me ha costado un poco decidirme. Pero quería ver a los niños, lo necesitaba pero ¿y si le decían a su padre que yo los había ido a ver? ¿tendría tal hazaña repercusiones con ellos? Al final me he decidido. Sentía que necesitaba verlos y ellos a mí. He entrado y nada más hacerlo me he encontrado con la directora. Le he comentado los acontecimientos de ayer. Me ha dado ánimos. Le he preguntado por los niños, si los podía ver. Me ha dicho que si, que ningún problema pero que no había visto a mi sobrina en todo el día. Ha ido a buscarlos. Cuando ha regresado me ha dicho que no habían venido a clase. Me ha dicho que me esperara, que llamaría a la esquizofrénica. Y así lo ha hecho. La tipa ha dicho que mi sobrino no había ido porque tenia Sinusitis (que yo sepa nunca se había quejado de ello) y que mi sobrina ¡estaba en Urgencias! Al parecer tenía un golpe en el pié y no podía caminar. La directora me ha mirado de reojo, extrañada. Al parecer el golpe se lo había hecho mi sobrino jugando. La Directora me comenta entonces que ayer Laura ya se quejaba del golpe. Lo que le extrañó a ella era que la zona del mismo era muy rara. Me he ido acojonado. ¿Otra vez lo mismo? Me ha dicho que el colegio iba a informar a la Asistenta Social. Yo también lo he hecho. Le he explicado la situación y me ha preguntado si Laura estaba en el hospital aun. Le he dicho que si. Me ha comentado que entonces le llegará el informe del médico (¿Lo que me ha extrañado es por qué ella no se ha desplazado al hospital?) También me ha preguntado si irían los niños mañana al colegio. Le he contestado que no lo sabía. Al parecer (y otra vez me es escamado) mañana había entrevista de las Asistentas en privado con los niños y en el colegio. Si no aparecían, la entrevista o se posponía o se hacían en casa de la tía. No sé, a mi todo me ha sonado a mal rollo. Golpes, enfermedades repentinas, entrevistas que peligran… ¡Esto es la hostia montada en bicicleta!

Esta es la música que más escucho en el coche...

Hope of The States - Sing it out

The signs above my head are clear to all
An underachiever but a true believer
Who never had a hope in hell
I am the soldier, I am the soldier
Who fought in the war for nothing
I am the damage that a dream does
I am the damage that a dream does

Sing it out, sing it out
you're not alone
you are not, you are not the only one
you were lost and now you're found
sing it out, sing it out

Sing it out, sing it out
you're not alone
you are not, you are not the only one
you were lost and now you're found
sing it out, sing it out

If i sing a song for economics
the numbers never add up
I am debt, I am loss, I am written off again
and again, and again, and again
So i walk this line alone
I endure cause I've always known
The only way things will ever change
is if I try and I'm right and I'm right and I'm right

Sing it out, sing it out
you're not alone
you are not, you are not the only one
you were lost and now you're found
sing it out, sing it out

Sing it out, sing it out
you're not alone
you are not, you are not the only one
you were lost and now you're found
sing it out, sing it out

Sing it out, sing it out
you're not alone
you are not, you are not the only one
you were lost and now you're found
sing it out, sing it out

Sing it out, sing it out
you're not alone
you are not, you are not the only one
you were lost and now you're found
sing it out, sing it out

RPWL - Roses

If the world is one big plan
Why must we lose our innocence
Why have we lost our paradise?
Paralysed. nothing to give

The chestnut vender in the rain
Haven't seen him since I moved away
Please tell me what I'm doing here
These strangers do not speak to me

All the things I tried to do
I never thought it was too late
So in this silence say a prayer
For the one who went away

Roses, are covering your face
And with my mind I'm calling out for you
But all that's left are

Roses, covering your face
And with my mind I'm calling out for you
But you cannot hear me

The rising spirit of the new
I can look through the windows of their minds
Why should we care about the means
Our last goal is to reach the end

All the things I tried to do
I never thought it was too late
So in this silence say a prayer
For the one who went away

Roses, are covering your face
And with my mind I'm calling out for
You but all that's left are

Roses, covering your face
And with my mind I'm calling out for you
But you cannot hear me

You said don't tell me we can take our time
So I hope that we will meet again
Sheltered in your faith you made me understand
But now what's left is hidden under ...

Roscoe - Midlake

Stonecutters made them from stones
Chosen specially for you and I
Who will live inside
The mountaineers gathered tender
Piled high
In which to take along.
Driving many miles, knowing they'd get here.

When they got here, all exhausted
On the roof leaks they got started
And now when the rain comes
We can be thankful

Ooh aah ooh
When the mountaineers
Saw that everything fit, they were
Glad and so they took off

Thought we were devoid
A change or two
Around this place
When they get back they're all mixed up with no one to stay with

The village used to be all one really needs
That's filled with hundreds and hundreds of
Chemicals that mostly surround you
You wish to flee but it's not like you
So listen to me, listen to me

Oh, oh, oh and when the morning comes,
We will step outside
We will not find another man inside
We like the newness, the newness of all
That has grown in our garden soaking for so long

Whenever I was a child I wondered what if my name had changed into something more productive like Roscoe
Been born in 1891
Waiting with my Aunt Rosaline

Thought we were devoid
A change or two
Around this place
When they get back they're all mixed up with no one to stay with

1891
They looked around the forest
They made their house from cedars
They made their house from stones

Oh, they're a little like you, and
They're a little like me
When they're falling me

Thought we were devoid
A change or two
Around this place
(This place)
(This place)

When they get back they're all mixed up with no one to stay with
(When they get back they're all mixed up with no one to stay with)

Revelaciones, aclaraciones posibles soluciones…

Hoy ha sido de esos días completos. De los que suceden muchísimas cosas. Vamos, un día Jack Bauer (el protagonista de la serie 24 por si no la seguís). Miguel y yo nos hemos levantado, aseado y dado de comer al gato. Algo harto normal. Cuando hemos ido a por el coche nos hemos encontrado a la vecina abogada. Nos ha sugerido que le pidiésemos a la asistenta que cuando hable un día de estos con los niños lo haga a solas, sin el padre. Hemos tomado nota y nos ha deseado suerte. Se lo hemos agradecido. Hemos ido a buscar a mi hermana al hospital. Nos llevaba esperando despierta y vestida desde las 07: 00AM Tenía ganas de ir a la Asistenta Social. Hemos llegado diez minutos antes de la cita. Hemos esperado obedientemente. En la sala de espera había más gente. Entre ellas una chica embarazada con acento ruso, una señora que no hacía más que hablar para buscar conversación con frases tipo “Hay que calor, sobre todo cuando vienes corriendo” que además se levantaba a mirar todos los carteles y octavillas que adornaban el centro cívico y otra señora que le habían desaparecido unos papeles y que se estaba cagando en todos los muertos de la persona responsable. En punto han llegado las asistentas. Nos han hecho pasar a los tres a una sala. Le he presentado a Miguel y a mi hermana (como “La Madre de los Niños”) No sé porque pero las asistentas se han sorprendido de su presencia (Igual se pensaban que no iba a parecer) Hemos hablado. Mi hermana (entre lloros y balbuceos) ha explicado su tormento en manos de mi cuñado. Las asistentas entrecerraban los ojos de dolor y tristeza por lo muy poco (pero fundamental que salía de su boca) Ha comentado que las palizas eran por motivos concretos, pero que cada vez era mas frecuentes hasta ser diarias. Le ha comentado que a los niños también les pegaba. Se ha comentado el episodio de la amenaza con el hacha. Las dos mujeres se han echado atrás como si estuvieran viendo u oyendo un serial terrorífico (nada tan lejos de la realidad). También le ha dicho que no veía a sus hijos desde Nochevieja. Solo veía a mi cuñado y a la Sargento de Hierro. Sobre la individua en cuestión se ha hablado mucho. Al mencionarla las dos han resoplado, como si estuviesen subiendo con garbanzos en los zapatos el Everest. Al parecer no somos los únicos que la sufrimos. Mi hermana les ha dicho que cuando va al hospital solo se dedica a malmeter, a criticar y a torturarla con desprecios. Les ha dicho que trata de poner a sus hijos en contra de ella y viceversa contándoles cosas tremendas de los niños. Les he pedido que si se podía hacer algo para alejarla de nosotros. Me han sugerido que hablase con el Hospital y que le prohibiesen entrar en la habitación de mi hermana. Les he puesto la día de todo lo sucedido y como este nefasto personaje ha tratado de jodernos desde que no consiguió que cediéramos a sus mandatos. Ellas han asentido como diciéndonos “Que me estas contando si nosotros también la hemos y la estamos sufriendo”. En un momento de la conversación nos han preguntamos que sugeríamos a todo esto., es decir cual eran nuestros propósitos. Le hemos dicho que deseábamos tener los niños en casa pero con ciertas condiciones legales o bien con las cosas muy claras y puntualizadas. Ellas han tomado nota, pero es curioso, hasta que no hemos mencionado la palabra abogado la cosa no ha adquirido otro tono. De la diplomacia y la tranquilidad la cosa ha pasado a la acción, es decir que no se han empezado a mover nuevas sugerencias hasta que ha aparecido la palabra mágica (por cierto de poderosa influencia). Una de ellas era negociar (y reconciliar a ambas partes) Lo de reconciliar le hemos dicho que no. Solo en caso extremo y siempre con el padre (aunque queríamos evitarlo y cambiarlo por ellas) pero nunca con el resto de su familia. Nos han sugerido que no acuda de momento la ley (salvo para firmar algún acuerdo) y hemos accedido. Nos han dicho que si después queremos pedir una orden de alejamiento se puede estudiar. Se ha hablado de la posibilidad de preguntar a testigos (tutores escolares, directora del colegio, vecinos y algún familiar) cómo ha sido la trayectoria de los niños cuando han estado a nuestro cargo. Han tomado nota. También les he dicho que el colegio iba a presentar un informe sobre el paso de los niños a la enfermería y los supuestos maltratos. También se nos ha asegurado que la Sargento de Hierro no vaya a estar presente en la negociación. Tampoco mi hermana (sobre todo para evitar represalias) solo aparecería ella en el momento de firmar el acuerdo, como madre tiene todo el derecho. Nos han comentado de que también activarían una serie de planes (los típicos “Planes B y C” de las películas y que tendrían como protagonismos a la ciega justicia y la casa de acogida) Al final hemos estado una hora y media hablando. Para nosotros se nos ha hecho una eternidad pero para nada desaprovechada. De todo ello una cosa ha quedado clara: Hemos de tener en cuenta en un cien por cien a los niños, ellos son el epicentro de todo y debemos buscar lo mejor para ellos. Miguel les ha recordado sobre la necesidad de que los niños se expresasen, que tuvieran una charla con ellas y con algún psicólogo ya que su padre se había despreocupado a llevarlos a una consulta psicológica como también se había despreocupado en llevar a mi hermana a visitar al psiquiatra. Ahora todo queda pendiente de una cita. Veremos que piensa el capullo de todo esto y que decide.

He llevado a Miguel a la facultad y luego he llevado a mi hermana al hospital, donde he recogido su ropa sucia para lavarla y he aprovechado para hablar con la enfermera sobre la prohibición de que la Sargento de Hierro pueda aproximarse a la habitación. Me ha preguntado cómo ha ido todo. Le he dicho que mejor de lo que me esperaba. Cuando le he cuestionado sobre que había que hacer para evitar que una persona visitara a mi hermana enseguida ha terminado mi frase con “¿Te refieres a su cuñada?” En un principio me ha sorprendido, en serio. La enfermera me ha dicho que aquella mujer que siempre venía con el marido de mi hermana era mala, que no le producía ninguna confianza y que un día le estuvo comiendo a ella la olla con temas personales de mi hermana. Me ha dicho que no me preocupase, que se lo iba a solicitar al Doctor y que me lo comunicaría. Me ha preguntado por los niños, sabía que yo los he tenido y que estaban bien conmigo porque mi hermana estaba tranquila cuando le hablaba de ello. Le he comentado que de momento no estaban pero que se iba arreglar lo antes posible.

Me he ido del hospital. He llegado a casa y me he ido al centro a dar una vuelta. He comido en un “guarriburger” (y me he recreado la vista con un osazo impresionante) y a las 16:00 horas me he presentado en casa de Marc, director de la revista Edición Limitada. Teníamos que ir al Corte Ingles a buscar nuestro regalo de Navidad. Un Pack con las nueve temporadas de Expediente X que tenía reservado. Cuando hemos llegado se ha producido el chasco. Estaban agotados y no solo eso, estaban descatalogados. Solo había las ediciones sueltas a precios razonables. Tampoco estaba el pack “Rocky Definitive Collection” que Marc andaba buscando. Yo me he pillado “Prision Break” (que no la habíamos visto) y “Boston Legal”. Como uno es cabezón he decidido ir al Corte Inglés de Diagonal. Allí también me conocen e igual tenían alguno. He dejado a Marc en su casa y me he ido mas rápido que un rayo. Cuando he llegado al centro comercial me ha extrañado no ver tanta gente, pensaba que habría bofetadas para caminar. He liquidado dos cuantas aplazadas y me he ido a la sección de DVD (mi templo de la avaricia, la codicia y la gula) No tenían Expediente X en su (preciooooossssso) pack único (suciossss hobbitsss), estaba agotado y descatalogado. Los tenían sueltos. Y como uno no hace ascos a nada y están de rebajas al 25% pues como que me los he llevado y de paso alguna cosilla más… Al final han caído 70 DVDs entre series como las cinco temporadas de “Las Chicas Gilmore” (si, que pasa soy gay y me gustan estas petardadas), la segunda de Lost, la cuatro de Six Feet Under (A dos metros bajo tierra) Dragones y Mazmorras, La Abeja Maya y Vicky el Vikingo completas (como os riais os meto una “yoya” que os tiemblen los orejas ¡¡placaplaca!!), alguna miniserie, y tropecientas películas que van desde obras de Jaques Torneaur, Berlanga o Fellini pasando por Martes y trece ni te cases ni te embarques, la loca historia de los tres mosqueteros hasta un fabuloso pack de Bud Spencer (ÑAM) y Terence Hill, y obras de Mario Bava, o pelis como piratas del Caribe 2, Monster House, Más Alla de la aventura del Poseidón, o la versión de la Aventura del Poseidón de Rutger Hauer y Steve Gutemberg, ah y también Flores Rotas. Bueno igual mañana pongo la lista completa y también la de pelis y juegos de tablero que he pillado en Amazon.

He ido a recoger a Miguel a la “facu” y me ha dicho que no tengo remedio. Eso yo ya lo sé. Hemos llegado a casa hemos picoteado algo y nos hemos enfrentado a dos episodios de “Prision Break”, de momento nos han gustado aunque no enganchado.

Por cierto el Doctor House ya nos cae mejor y estamos viendo más episodios. Eso sí, la estamos viendo en castellano. Y eso nos duele mucho pero por lo menos nos engancha…

miércoles, enero 10, 2007

Un primer paso pequeño pero gigante...

La primera: He hablado con la vecina, que es abogada. Ha flipado pepinillos como dirigibles con la historia (sobre todo con la pasividad de la Asistenta Social). Dice que es caso es muy grave y que la lucha por el tema custodia va a ser duro a no ser que se llegue a un acuerdo conjunto con la Asistenta y los padres. Me ha dado varias pistas para que mañana, cuando hablemos con las Asistentas Sociales pongan a buen recaudo al capullo y sus secuaces.
L
a segunda: He ido al colegio. He hablado con la directora. Los niños se quedan a comer a partir de hoy en régimen de “invitados”, es decir el colegio se ha compadecido (más de los niños que de mi cuñado) y se hace responsable de la comida de los dos. Me ha dicho que mi cuñado se presentó ayer con su hermana (la esquizofrénica) aseado y con apariencia de limpio, pero nada más porque me ha comentado que en cuanto a comenzado a abrir la boca la ha cagado por todas partes. Comenta que ha soltado improperios de todo tipo, cosas sin el mayor sentido y acusaciones sin pies ni cabeza. Me ha dicho que no me preocupase. Que ya tenía bien claro de que palo iba. Yo le he contado lo sucedido desde el día 30 (en serio cada vez que lo explico se me hace eterno) Me ha dicho que no me preocupase, que ellos me tienen en cuenta y que pese a que el capullo les ha dado el teléfono de la hermana, en el cole aún conservan el mío. También me ha dicho que mi cuñado estaba arrepentido de lo sucedido y que no sabía cómo sacar la pata del asunto. Al parecer se le está haciendo todo muy grande y tedioso. Sé que la directora le ha cerrado la boca cuando ha despotricado de mi. Le ha dicho que ella ha visto que los niños mejoraban tras haberse quedado conmigo, es más les ha dicho que a los niños se les veía felices cosa que ahora en dos días de clase los ha visto tensos, con mucha ansiedad (sobre todo mi sobrina), con una necesidad de cariño y ser abrazados. Me comenta que desde ayer no para de hablar con los profesores y explicarles todo lo sucedido. Busca amparo y respuestas. Tienen la cabeza muy comida (¿adivináis por quién?) y muy confusa. No distinguen lo bueno de los malo. Me ha insistido en buscar una solución. Dice que esos niños son dos bombas de relogería con patas. Eso me ha preocupado. Eso sí me ha dado su apoyo y material para atar cabos y cerrar puertas a indeseables.

lunes, enero 08, 2007

Hermanos.

Mañana: Hoy he ido a ver a mi hermana. Hemos hablado. Ella mucho menos que yo aunque ha asentido y negado en varias ocasiones. Lo hemos hecho en una sala del hospital, casi vacía, salvo por la presencia de un abuelo que desayunaba y alguna enfermera que entraba y salía mientras realizaba sus quehaceres. He descubierto que hay muchas cosas en todo el asunto que mi hermana desconocía. Por ejemplo: No sabía nada del episodio en el que la hermana (beoda) de mi cuñado se había olvidado de mis sobrinos en la puerta de la casa a las 11 de la noche. Desconocía también los supuestos maltratos de mi cuñado a mis sobrinos, tras aparecer estos en el colegio con dolores y molestas torceduras en los brazos... A ella sólo le habían vendido la moto de que yo, su hermano, había echado a sus hijos de mi casa. Sentía que ella tenía muchas cosas que decirme pero le costaba. En ese momento estaba en fase “Out” y no se podía apenas expresar. Eso sí, como pudo, me dijo: “Los niños dicen que solo le dabas de desayunar pan con Nocilla (Nutella)” cosa que no es nada cierta. Hemos llorado. En un momento el simple recuerdo de los niños nos ha roto. Ella no puede disfrutar o verlos crecer por culpa de su enfermedad. Yo no puedo hacerlo por culpa de unos desgraciados que encima van pregonando sandeces a los cuatro vientos. Le he comentado que yo ya no voy por las buenas. Que si he de luchar voy por cortar las máximas cabezas posibles, seimpre con la ley por delante. Eso si, le he advertido que si ella apoya a esa gentuza yo la incluiré en el lote. Pero no hacía falta. Después de ponerle al día de todo lo sucedido ha decidido hablar. El miércoles tenemos cita con las asistentas sociales (por fin la van a conocer) Mi hermana me ha dicho que les hablará de los maltratos, por lo menos reconocerlos delante de ellas. Eso es un buen paso. Veremos que sucede después. Cuando he llegado a casa me he encontrado con los amigos de mis sobrinos. Me han dicho que su vecina, abogada, quería hablar del tema conmigo. Tengo una cita con ella mañana por la mañana.

Tarde: A eso de las 4:45PM he ido al colegio. Entre otras cosas para hablar con la directora y en segundo lugar para cerciorarme que los niños habían asistido al colegio. Cuando he ido la directora no estaba disponible. Estaba sustituyendo a una profesora. Eso si he averiguado que los niños han ido. Los ha llevado su padre. Cuando he ido a buscar a Miguel para ir a comprar al supermercado. A doscientos metros del colegio me he cruzado con el capullo de mi cuñado. Yo le he visto. Él a mi no. Venía del Hospital. Luego he sabido las razones...

Noche: Podría llamarse La Noche de los Muertos Vivientes o del Terror Ciego… Veréis porque lo digo. A eso de las 7:45 PM me ha llamado mi hermana. Esta vez podía hablar con más nitidez. Estaba en estado “In”. Me ha contado bastantes cosas, entre las perlas están las quejas de los niños por que su tío les daba sólo de comer Pasta (carbonara), Pizza (Casera hecha por mi) y sopa. Para nada mencionaban las bolsas de gambas que se zampaba mi sobrina, casi ella solita, del lomo empanado, del pollo (concretamente picantones al horno), hamburguesas, comida china, postres y toneladas de bollería y zumos que aun tengo acumulados en la alacena. Son niños, lo sé, están manipulados, lo sé, pero también un poco tocacojones… También me ha dicho que la Sargento de Hierro está que revienta de rabia e ira hacia con nosotros, tal es sus ansias de venganza que sólo se dedica a despotricar y amenazar en voz alta con cosas tan absurdas (pero malévolas) como denunciarnos a vete saber qué asociación (para mi inventada) o, lo más absurdo, (pero donde viene a demostrar su grado de cutremaldad) al parecer amenaza en ir a la universidad donde trabaja Miguel para decir a todo el mundo que es Gay (jajajajejejejijijijojojujujuju) Se piensa que asi va a hundirlo en la miseria ( avmos como si ser gay fuese tan malo y pernicioso...) Mi hermana me ha dicho que está muy cansada y yo la he notado asustada. Sobre todo por las veces que aparece por allí la Sargento de Hierro, ya que desde que entra en la habitación se dedica a atormentarla con insultos e improperios. (¿No es eso tal vez maltrato psicológico?) Tras colgar me han vuelto a llamar por teléfono. Era una de las hermanas de mi cuñado. Una que maldice a mi hermana porque según ella es la causante de todas las desgracias de mi cuñado (¡Manda Huevos!) y que no quiere ni verla en pintura, es más ni va a visitarla (aunque ni falta que hace). Bueno, va y el personaje en cuestión me pregunta “¿Qué es lo que pasa con el dinero?” y a pesar de que yo le había insistido muy de mala gana que no quería saber ni hablar con ellos le he preguntado (ya puestos) “¿Qué a que dinero se refería?” y entonces va la tipa y me dice que “El dinero del colegio de los niños, que su hermano había ido a pagar y que ¡¡¡faltaban recibos pendientes!!!” Yo le he dicho “A mí que me cuentas, tu hermano me daba el dinero para pagar el colegio (aunque nunca el suficiente) y yo pagaba religiosamente y le daba los recibos correspondientes. Si ahora faltaban pagos era porque no me daba dinero suficiente, al igual que los 100 euros al mes para mantener a los niños…” ella va y me dice “Si, 100 euros pero para la cena” a lo que le añado “Y para el desayuno, la comida, la merienda y la cena…” Luego le he sugerido si se pensaba ella que yo había dejado de pagar el colegio para quedarme el dinero… “ Ella me ha dejado entrever que si, a lo que ha añadido varios desvaríos estúpidos y sin sentido y se ha cagado en toda mi familia, deseándome todo lo peor del mundo (a qué me suena eso…) y que ojalá un día me encuentre en la calle como su hermano y mi hermana... (Yo, en silencio, le he lanzado mi hechizo “Te deseo lo mismo que tú me desees a mi y a los míos”.) Ha añadido “Que no tenia vergüenza en despotricar de su familia y (para el colmo se atreve a comparaciones) como que mi familia era peor que la suya…” Cuando iba añadirle “Ya pero mi familia no se folla entre ellos como tu padre y tu hermana, o como cuando el marido de tu hermana pequeña la prostituye mientras está pillada con las pastillas para la esquizofrenia, o como tu hermano que machaca a palos a una persona enferma de Parkinson a puñetazos, empujones o con un tronco de chimenea o incluso amenaza a sus hijos con un hacha, o como tu otra hermana que borracha perdida se olvida de sus sobrinos en la calle…“ Pero he preferido mandarla directamente a la puta mierda y sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las 20.000 pesetas (colgándole el teléfono). A todo esto, lo más gracioso y ridículo es que la mamarracha de marras me ha recordado que mi obligación y compromiso eran mis sobrinos. Ella que ni se ha presocupado en un año de ellos... Como decía mi Madre… “Es pa mear y no echar gota…” He vuelto a llamar a mi hermana para contárselo. Ha flipado. Entonces me ha preguntado a que hora iba ir yo a buscarla el miercoles. Al parecer estaba mas que decidida a destapar la caja de Pandora. Por cierto cuando le he comentado que he visto a mi cuñado me ha dicho que el capullo está de baja, creo que por algo de constipado… Aunque a mi me da que es por responsabilidad paternal. También me ha dicho que los niños ahora comen en casa de la esquizofrénica y que incluso van solos en autobús a casa de su tía. Ah, tambien me ha dicho que la cita que tenía con la psiquiatra (y que un servidor le había organizado para el día 3) no había sido posible y que no había acudido porque al capullo no le había salido de los huevos.

Si, pero...

¿Seremos los únicos seres de este planeta que las aventuras del Doctor House no nos acaban de enganchar? Hay que reconocer que la serie tiene una buena facturación pero no sé, como que le falta algo. Acabamos de ver los dos primeros episodios y como que veo todo demasiado forzado. Nos está pasando lo mismo que con Nip Tuck aunque con esta estuvimos hasta media primera temporada intentándolo y se nos hacía más tedioso que leerse El Señor de los Anillos. También es cierto que antes de House veníamos de ver Roma (Tito Pullo forever!) y el listón está como muy alto. Está claro que para verse una serie uno ha de tomarse un descanso, desengancharse de la trama y los personajes y empezar a visionar otra más limpio de mente y cuerpo que un congreso de adictos al Yoga. Otro punto para que una serie te desinfle es que todo el mundo diga que es bueniiiisima, la polla en vinagre, lo mejor que se ha hecho en televisión o que el protagonista sea su héroe. Claro, uno va ya supeditado a que lo que va a ver es lo mejor de lo mejor. Las series es como la música. Yo no soporto a Ricky Martin, Britney Spears o U2 pero hay gente que con ellos se vuelven locos y hasta dan volteretas con triple o incluso cuádruple salto mortal en el aire , que le vamos a hacer. A mi me pasa lo mismo con FRIENDS, EMBRUJADAS, FRAISER o CHEERS. No les encuentro ninguna gracia y es que, hasta en algunas de ellas las arcadas son el primer síntoma de que he de cambiar de canal inmediatamente. Lo que son las cosas. De momento a House le vamos a dar otra oportunidad. Esperemos que la cosa cambie. Ya se nos han resistido varios culebrones como URGENCIAS, la citada NIP TUCK, EL ALA OESTE DE LA CASA BLANCA, ARRESTED DEVELOPMENT o la segunda temporada de MUJERES DESESPERADAS. Este año pasado nos lo hemos pasado en grande con joyas como HUFF, MONK, MEDIUM, LOST, 24, A DOS METROS BAJO TIERRA, LOS SOPRANO, QUEER AS FOLK o la primera temporada de SLIDERS (SALTO AL INFINITO). Veremos que sucede cuando lleguen a nuestros ojos PRISION BREAK.

domingo, enero 07, 2007

Una imagen vale más que mil palabras...

Este desgarrador (y acusador) cartel lo encontramos adherido con papel adhesivo en un cristal de una parada de autobús, en la calle Villaroel, frente al Hospitál Clinico, en Barcelona. Alguien había tratado ya de arrancarlo sin mucho éxito.