jueves, enero 18, 2007

Sigo vivo…

A partir de ahora voy a hacer como Amparo y su quitómetro pero en versión asesinometro. Llevo un día vivo. De momento llevo un día y varias horas y vete a saber cuánto segundos y no me han asesinado, ni suicidado ni nada chungo que acabe en “ado”. Y eso que he salido a la calle, he recibido visitas (gracias Eva por tu apoyo) y he recogido varios paquetes (sin comillas) de mensajeros. Eso si, la noche ha sido algo movidita en sueños (la verdad es que siempre sueño y me acuerdo de ellos, que se le va a hacer es un don familiar) Soñaba con casas y con Sargentos de Hierro y otras bestias que la asediaban y asomaban su horrendos caretos a lo Noche de los Muertos Vivientes y como me he despertado varias veces, he soñado como para hacer una trilogía, una “precuelogía” y un par de remakes de bajo presupuesto. A las 7:00 AM me he levantado, me he ido al salón y me he visto un reportaje muy entretenido de aracnofobia en Discovery Channel. Al parecer, en los EEUU, hay como cursos de enfrentase a las arañas peludas en plan curso rápido de cocinar pastelitos lujuriosos del CAPRABO. Bueno, Miguel se ha levantado y enseguida ha puesto las noticias de CNN +. Le he mirado raro porque estaba a punto de comenzar un documental sobre OVNIS y no me lo ha dejado ver… A eso de las 08:00 AM ha llamado mi hermana. Estaba muy alterada pero podía expresarse. Me ha dicho que mi cuñado le había llamado muy cabreado etc etc etc… y al parecer ya le había amenazado con no ver más a los niños. Yo le he comentado lo mío. Parecíamos dos abueletes contando cual de las batallitas eran las mejores. Creo que he ganado yo. Nada es peor que una amenaza de muerte, aunque sea de un tontoculo. Le he pedido el apellido del escoria (a partir de ahora llamaré así al cuñado de mi cuñado). Me lo ha dado y lo he apuntado. He llamado a mi prima y después de contarle la historia me ha recomendado lo que me ha recomendado todo el mundo: Ir a comisaría y denunciarlo. Después de arreglarnos hemos salido a la calle. Ni miras telescópicas laser, ni misiles tierra- tierra, ni ninjas, ni rayos destructores, ni trolls de las cavernas... Hemos ido al banco, he dejado a Miguel en la facultad y me he ido a la comisaría de los Mossos d´Escuadra.

Cuando he llegado a la comisaría no sabía si estaba abierta o cerrada. Y es que el sitio era tan minimalista que parecía que no tenía ni entrada ni salida. Era como un cubo Borg de StarTrek. Por un momento me he imaginado realizando conjuros a lo Gandalf en la entrada de las Minas de Moria, para que se abriese una supuesta puerta. Al final ha sido más a lo 2001, una Odisea del Espacio. Me he acercado a algo pafrecido a una pared de colores y esta se ha abierto ante mis ojos con un onomatopéyico "Fisssshhh" dejando al descubierto una recepción tan vacía como aséptica. Me he dirigido a un mostrador. Detrás de él había un Mosso y una Mossa (¿?) (no, no son modelos de androides de protocolo, es que así se llaman los policías autonómicos de Catalunya). Él me ha preguntado: ¿Qué desea? Yo le iba a pedir como un kilo de lomo pero le he dicho: “Vengo a hacer una denuncia”, “De que tipo” me pregunta. Iba a decir “Mortal “, pero como no quedaba sintácticamente bien le he dicho “Una amenaza de muerte”. El tío, que ni se ha inmutado, me ha preguntado: “¿De quién?” A lo que yo le he dicho “Del cuñado de mi cuñado” Por un momento el agente ha hecho un alto trantando de pensar (me da que no debería ser muy bueno en adivinanzas tipo “el primo de mi hermano es la suegra de mi mejor amigo”) . Luego cuando ha caido en la cuenta me ha pedido que le ampliase la información. Cosa que he hecho muy gustoso (no si al final me dedicaré a los monólogos, aunque sean dramáticos). La agente asentía todo el rato como medio flipada ante semejante circo que se había vuelto mi vida y una vez he terminado el tipo me ha devuelto el carnet de residencia diciéndome “Lo tiene caducado” Entonces le he explicado que no importaba que los permisos de residencia de la comunidad europea ya no se renovaban y bla bla y mil veces bla. Me han hecho pasar a una salita conjunta. Toda muy cósmica y cristalina, con folletos, ordenador para consultar vete a saber que y una banqueta metálica muy fashion. Me he sentado en ella y he esperado. He visto como el agente que me ha atendido hablaba con alguien por teléfono y le explicaba mi historia con aspavientos incluidos oye. Entonces ha llegado un momento cómico, digno de una película de Jaques Tatti. Estaba sentado yo observando la nada cuando he visto que en la sala contigua a la mía, la de las declaraciones se han asomado unos negritos muy jovencitos (ellos de espalda a mi) que saludaban a alguien frente a ellos como agitando la mano. Yo he pensado “Pues mira deben haberlos detenido o venido a denunciar y como se han portado muy bien con ellos pues se lo agradecen con un saludito”. Claro la cosa ha cambiado cuando han aparecido más gente joven y con ellos una agente que les iba explicando algo como guía de un extraño museo. Entonces he comprendido. Era una visita escolar. En un momento dado se han girado todos y a través del cristal se me han quedado mirando, con cierto miedo y mucha curiosidad. Uno de ellos le ha preguntado "¿Qué es ese lugar?". La agente les ha dicho que aquello era una sala de espera monda y lironda. Entonces todo han sido risitas. La ristra de alumnos ha durado un buen rato. Algunos se reían, otros me señalaban y otros cuchicheaban. Yo mirándoles de reojo o al techo o a la puerta de salida. Por no salirme ni me salía ni el silbido ese estúpido de disimulo. Entonces se han ido. Aquello había terminado. O eso me parecía... De repente por la puerta ha aparecido un señor mayor (como distraído mirando hacia el otro lado) que he deducido que era el profesor. Iba muy rezagado del grupo. Al girarse me ha visto y ha pegado un respingo. Yo he estado a punto de mirarle fijamente y sin pestañear decirle “¡Hola Clarice!” y soltarle una docena de los “Tzch Tzch Tzch Tzch Tzch”. Pero no me ha dado tiempo. El pobre ya se había ido pitando. Al cabo de un rato ha venido un agente (u mosso) y me ha invitado a entrar en una salita donde hemos hablado. Le he explicado todo. El tío me ha aconsejado varias cosas pero me ha recomendado no cursar la denuncia para no marranear más las cosas y que resolviera el asunto con la asistenta social. Al finalmente he ido con una idea más o menos preconcebida pero nada eficiente. He llegado a casa, he comido una pizza con Eva y he hablado con la asistenta social que me ha pasado la patata caliente de forma muy eficiente. Si yo quería denunciar que denunciase que ellas ya estaban moviendo cosas (legales) por su cuenta porque la cosa se había ya puesto muy chunga y más enrevesada que una novela de Tolstoi.

Acabo de hablar con mi hermana. Me ha dicho que mi cuñado opina que yo estoy loco. Al parecer todo el tema del cabreo de las últimas horas viene porque se ha destapado el asunto de los maltratos y las amenazas pasadas. Alguien les había preguntado por el tema de los maltratos a los niños y estos se lo habían hecho saber a su padre. Se quien ha sido, pero tiene sólo 8 años y es un personaje más inocente que el cuento de Blancanieves.

5 comentarios:

Amparo dijo...

¡El "momento Lecter" es extraordinario! jajajajajajajajajajajajajaja

(todo lo otro me lo tomo muy en serio, ya lo sabes :-smuack)

XELA dijo...

Hola cuñao me alegro de que sigas vivo, mas que nada pq prefiero ir a tu boda que no a tu entierro. Hay gente para todo, pero a ti te a tocado la familia con todo completito, incluiendo assesino...

besitos... y animo..

foscardo dijo...

Di que si, familia completa, familia comansi. Gracias por lo animos y a ver si mañana nos vemos que subimos a gelida.

Amparo, no veas como se reia miguel cuando se lo conté. a veces las situaciones más dramaticas tinen su lado comico. No si al final o escribo un libro o hago un guion de todo esto por que hay mejunje para dos o tres temporadas. Ya me imagino eso de...
Anteriormente en Acosados...

roser_pen dijo...

Opino como Amparo: Denuncia YA (al enemigo ni agua) y el momento Lecter... impagable! Celebro mucho mucho que sigas vivo (me jodería tener que renunciar a tu blog) y espero que esto acabe pronto y bien, como en las pelis (las que acaban bien), porque de verdad que la historia es como "para no echar gota"...
Espero que algún día coincidamos con una pizza delante. Me encanta como escribes (y lo que escribes).

xela dijo...

Si tu asesino no acaba contigo antes ,a mañana si que nos veremos ya que tb comemos con la suegra.
Besos