miércoles, octubre 18, 2006

Crónicas de Sitges 2006

Ahora que tengo un poco de tiempo voy a poneros al día respecto lo ultimo en el festival de Sitges.
Que conste que nosotros (acompañados por Wally y David alias ADSO) fuimos sólo a los maratones. Pero por los comentarios de gente que ha ido este año más las reacciones que hemos visto no ha sido uno de los mejores años. Eso preocupa porque ese apelativo se viene escuchando de aquí hace ya tres años. Y nadie hace nada por remediarlo... En todo caso el festival se ha convertido en un evento algo aburguesado, lleno de domingueros y que no suelen participar mucho del ambientillo de festi campero de pelis de miedo que desprendía otros años. Sólo lo mantienen los maratones y este año nos hemos topado con uno de ellos en especial que era (hablando en plata) una puta pena. A lo que iba. El jueves noche Wally, Miguel y yo fuimos a la primera maratón. Tres títulos se presentaban para amenizar la noche. El primero se trataba de The Thirst (Jeremy Kasten 2006) una nueva vuelta de tuerca en el mito de los vampiros que empezó de forma escandalosa (entre otras cosas por que el operario de sonido de la sala debería ser sordo o torturador oficial de Pinochet) arreglado el desperfecto, patrocinado por Whisper XL, pudimos disfrutar de una película que habría dado mucho juego para una serie oscura con vampiros que matan vampiros tras superar el mono que produce la sed de sangre. La peli está protagonizada por Clare Kramer (vista en series como House M.D., Tru Calling o Buffy) que por cierto estaba en la sala in person, Matt Keeslar (Entre Fantasmas o la serie Dune) y Jeremy Sisto (El hermano paranoico de Brenda en A Dos Metros Bajo Tierra). La peli nos gustó bastante, cosa que no sucedió con la siguiente un bodrio pedante llamado Venus Drowning (Andrew Parkinson 2006) mas aburrida que la cámara de vigilancia de una biblioteca. La cosa iba de una tipa que tras un intento de suicidio se va a curarse a un pueblo perdido por la costa de Inglaterra. Un día paseando por la playa se encuentra una especie de engendro (con forma de una bola de 65475647 chicles de fresa pegados con mala gana y que se gano el apelativo de Huele- Chupa) al que se lleva a su casa y se dedica a oler y chupar de forma compulsiva mientras le entran mil y un orgasmos espasmódicos. La cosa es que la cinta es mucho más repetitiva que el ataque del Kraken en Piratas del Caribe 2. Al final el cachondeo pudo contra el sueño y acabamos montando una pequeña fiesta entre las butacas. La tercera película llamada Frostbitten (Anders Banke 2006) que va sobre unos vampiros suecos que siembran el terror (es un decir) en una ciudad que se encuentra entre perpetuas penumbras al encontrarse por encima del circulo polar ártico. La peli es aceptable, podría haber dado más de si jugando con lo de la noche eterna, la nieve y cosas de esas pero no, al final se convierte en una película de teens que hablan con los perros y bebían ponche infectado por una píldora con propiedades vampíricas. Lo mejor el comienzo que recordaba mucho a Dog Soldiers.
Después de un largo sueño y unas cuantas partidas a juegos de tablero más visita obligada a la librería Gigamesh (a compras mas juegos aun) fuimos buscar a David al aeropuerto y acto seguido nos metimos en el siguiente maratón (que ojala nos hubiéramos saltado) El evento era un homenaje a un director de cine japonés llamado Kyoshi Kurosawa (ojo no enparentarlo con el maestro de Ran o Rashomon) muy enteradillo él y endiosado por el público. El tipo presentaba nueva película (la primera del mataton/tostón) titulada Retribution (2006). La peli, como no, iba de fantasma peludos (o como los llaman en cinecutre.com Chewakas) y de rostro pálido (también conocidos como Tonettis en honor al payaso listo del circo) La fantasma de la peli no hacían gorgoritos guturales, ni siquiera chorreaban agua (aunque castigaba a la gente ahogándolos en agua de mar), ni tampoco maullaba como un gato enfurecido. Simplemente vestía de rojo, chirriaba cual engranaje de una lavadora estropeada y flotaba en el aire moviendo entupidamente los brazos mientras decía chorradas metafísicas que mi cerebro, gracias a dios, ya ha conseguido olvidar. Lo más ridiculo de todo es que la tipa esa sabía volar. Lo hacía como una polilla enfurecida vestida de superman lanzándose hacia cubetas de agua llevándose consigo a pobres insensatos que osaban asomarse a ellas. La fantasma de marras era tan poderosa (o iba con tal mosqueo) que en un momento de la película decide pasarse por el higo a toda la humanidad y borrarla del mapa con un simple chasquido de dedo, y sólo porque estaba enfadada y muerta y los demás no tralaralala chimpum... Mandan huevos con la tía chunga. La peli era cansina hasta la nausea, aburria hasta las estatuas de Maria (la robot de Metropolis) que adornaban ambos lados de la pantalla, os juro pero a veces me pareció como verlas bostezar. Bueno, una vez superado semejante bodrio nos castigaron con la segunda película, Kairo (2000) la que dicen es su obra maestra. Esta cosa debería ser denunciada ante las Organización Mundial de la Salud, las Naciones Unidas, Greenpeace, UNICEF o Paquita la Cantaora, porque estoy seguro que su visionado puede llegar a producir tumores y derrames cerebrales al unísono (aparte, claro está, de insultar la mentalidad de publico, bueno sólo los que no se les hace el culo Pepsicola con las idioteces del gilis del director que, por cierto, afirmó, antes del maratón, que nunca había visto tres pelis suyas seguidas. Confirmado porque el tipo huyó como si le persiguisen una manada de demonios cantarianos al acabar la proyección de la primera). La bazofia de Kairo era tan larga, tan pedante, tan odiosa y tan inútil que acabó por cabrearnos como monos. Además no se acababa nunca. Los protagonistas (sobre todo un japo teen con el pelo rubio de bote y rostro bobino) daban mucho asco. En varios momentos me hubiese gustado ser Mia Farrow en La Rosa Purpura del Cairo para entrar en la peli y partirles la cara hasta que se me quedase la mano tonta. Los fantasmas tambien eran peludos, con el rostro blanco y esta vez había uno turbio (bueno como codificados a lo canal plus) No daban miedo en absoluto, más bien risa por que también decían chorradas y se deslizaban de varias formas entre las que destacaba la modalidad dando tumbos como si se fuesen a desmayar lánguidamente o bien hagamos el baile del robot... Un asco. En fin 118 minutos de tortura malaya que acabo por hacernos huir del cine con el susodicho cabreo monumental de mil pares de cojones. Eso sí, todos dijimos "Nunca Mais" al puto cine de fantasmas japoneses. La tercera peli (menos mal) no la vimos pero dijeron que era tanto de lo mismo.
Nos recuperamos jugando a juegos de tablero como Arham Horror (uno de los mejores juegos que he probado en mucho tiempo) al That´s Life (otra joyita con muy mala leche) y Cleopatra (que nos encantó). Vamos que habíamos entrado en la dinámica Friki. Llegó el turno del tercer maratón. Íbamos acojonaos por el tormento del día anterior y por que entre las 5 pelis y cortos que veríamos había una peli sorpresa "A ver si nos meten otra vez una del japo capullo ese..." pensamos. Pero no. Nos lo pasamos teta. La mejor maratón que hemos ido nunca y eso que ya hemos ido a muchas... La peli sorpresa era Borat (2006) un documental falso realizado por el protagonista de Ali G y que fue de lo mejor que he visto en tiempo. Las risas no pararon de principio a fin. La peli era de un gamberro que a veces producía acongojamiento general. Trata sobre un tipo, Borat, estrella de la televisión de Kazajistan que decide ir a los EEU y U (como dice él) para hacer un reportaje sobre el intercambio de culturas. El tipo es machista hasta la médula, xenófobo (sobre todo con la raza judia que humilla de forma devastadora a lo largo de todo el film), y políticamente incorrecto en todos los campos, aparte de ignorante. Eso si tiene muy buen corazón. Viaja con un tipo, bajito, rechoncho, peludo más feo que un sapo aplastado y se recorren de cabo a rabo los EEUU en busca de Pamela Anderson (del cual el prota se enamora tras verla en Vigilantes de la Playa en la habitación del hotel) Las anécdotas y los choque culturales se suceden unos detrás de otros no dando tregua ni para tomar un respiro. La peli no pierde fuerza en ningún momento, es más se va superando (hay una espectacular escena de una pelea pseudo gay entre los dos personajes principales que seguro pasará a la historia del cine). Bueno muy recomendable y de inminente estreno en todos los cines del mundo mundial. La segunda película se titulaba All the Boys Love Mandy Lane (Jonathan Levine 2006) una peli de Psicokillers vs Teens con final sorpresa, algo fallido, pero muy recomendable. A continuación nos insultaron con un corto español llamado Martians Go Home que era una autentica basura y que no vale la pena ni comentar. La peli siguiente era Behind the Mask: The Rise of Leslie Vernon (Scott Gloserman 2006) una joya que reinventa y homenajea con mucho cariño el cine de psicokillers con muy, pero que muy buenos resultados y protagonizada por una genial Angela Goethals (que muchos la conoceréis por ser la hija esquizoide de Erin Driscoll la jefa de Jack Bauer en la 4ª temporada de 24) el legendario Robert Englund, en esta vez como el némesis del asesino en serie interpretado por Nathan Baessel (Invasion) que va disfrazado de una suerte de Jack Skeleton en verde. Una peli de auténtico culto.
Lo siguiente que vimos fue un corto con menos pretensiones que el de Martians go Home, llamado Johnny cogió su Mono una versión a su manera de Johnny Cogió su fusil con un tio mas feo que pegar a tu padre con una escobilla del water sucia. Olvidable. La ultima película se llamaba Hatched (Adam Green 2006) bautizada por los organizadores como un ultragore protagonizado por un asesino deforme y ambientado en un pantano de cocodrilos. De nuevo, la presencia (aunque ésta vez breve) de Robert Englund. La peli que parecía esta filmada directamente en video VHS y digna de la estantería de un videoclub cutrón pero al final hasta resultó divertida y todo, eso si aunque sólo después de unos cansinos veinte minutos iniciales. ¿Lo mejor de todo? El final, que deja a todo el mundo boquiabierto y con un palmo de narices. Ah, por cierto me compré un abrebotellas adherido a un dedo amputado.

6 comentarios:

SisterBoy dijo...

Vaya, por lo que veo no vieron The Host y la de Jonny To que son las dos de las que más se ha hablado, supongo que el estreno es inminente.

No hago más que oir hablar de Borat pero he visto un trailer y me temo que nos la van a pasar doblada asi que emule al canto.

foscardo dijo...

The host me comentaron que era muy divertida y con unos efectos especiales muy bien logrados, casi rozando la perfeccion. Tambien hablaron bien de Fido la peli esa donde tras librarse de una invasion de muertos mvivientes estos son convertidos en mascotas y criados.
Tambien comentaron una de un tipo que se tomaba una psatilla y se pensaba que era un superheroe y se pegaba unas natas que pa que.

SisterBoy dijo...

Este gachó hizo una crónica bastante extensa

http://www.absencito.blogspot.com/

B-lego dijo...

¿Y de quien era el dedo?

foscardo dijo...

Pues ni idea. Pero parece de verdad, igua un dia de estos le hago una foto y lo enseño. Tiene hasta hueyas dactilares.

B-lego dijo...

Qué pasada el Borat ese, no sé en qué comentario hablabais de la série original, le he pedido a la mula un par de archivos de su série de reportajes y es para partirse de risa.

Se pasa un poco con la gente, ...bueno, quizás está en el límite, pero lo hace con inteligencia y con elegancia, es una especie de Cárdenas pero con cerebro.