martes, diciembre 25, 2007

Lo que queda de año.

Si tuviera que definir el 2007 sería como una montaña rusa llena de tirabuzones, loopings y con muy pocos momentos para el descanso. Aquellos que habéis seguido este blog desde Diciembre del año pasado sabéis muy bien a que me estoy refiriendo. El día 30 de Diciembre se cumple ya un año desde que mi cuñado se llevó de forma violenta a los niños de mi casa. Un año ya de ese trágico episodio y pese a la cantidad de cosas (de mayor calibre) que han sucedido después es una imagen que no me puedo quitar de la cabeza. La tengo marcada en fuego candente en el cerebro y como una especie tumor horrendo ésta se niega a morir. Bien es cierto que las cosas hayan cambiado algo más a nuestro favor durante este tiempo, pero aun no podemos cantar victoria ya que quedan bastantes interrogantes y unos cuantos cables sueltos (llenos de espinas) por aferrar. Si, la vida es una montaña rusa llena de tirabuzones, cuestas empinadas y descensos vertiginosos que me lo digan a mí… Si estos días no he escrito mucho no es por simple pereza. Bueno sí, un poco (esta vez la culpa no la tiene Fotogramas porque ya estoy muy recuperando tras el especial videojuegos del numero de diciembre) Es una pereza podría decirse a un nivel emocional. Ojo, estoy agotado, pero lucho, porque no me queda otro remedio y porque necesito luchar. Nunca me rindo ante nada ni pienso hacerlo (será por genética) Sobre todo lucho por la custodia de estos dos niños y por darles una estabilidad de la que nunca han disfrutado y que piden a gritos cuando me miran a los ojos.

Agradezco a esa misteriosa alienación cósmica (mágica o divina) que me brindó la oportunidad de poder recuperar a los niños de las garras de mi cuñado y ofrecérmelos en bandeja de platino con incrustaciones de diamantes (por lo menos). Gracias a ello creo en los milagros, las hadas, los gnomos y los seres sobrenaturales de toda índole, porque los malignos también existan, sobre todo los que se disfrazan de trabajadoras sociales del EAIA y se dedican a joder (pero con mala saña) la marrana metiendo incluso cuchara en mitad de un procedimiento legal de muto acuerdo. Si me permitís ya hablaré de este tema (largo y tedioso) en cuanto se me permita porque, entre otras cosas se está preparando una denuncia por muchos flancos al respecto de envergadura colosal.

De momento los niños han vuelto, sí pero aun con la incertidumbre de si se quedan en mi casa para siempre. Tanto ellos (como Miguel y yo) queremos que así sea. Ellos nos dicen que están hartos de los insultos y los malos tratos, de la dejadez y del poco auxilio que su padre les presta. Hace pocos días se negó en comprarle medicinas a mi sobrino (prefirió gastárselo en cervezas y tabaco) por lo que Miguel y yo tuvimos que correr a la farmacia, comprarle jarabes y llevárselos de extranjis al colegio. También tuvimos que acudir al festival de navidad del colegio porque él se negó a ir (entre otras cosas porque no paga los recibos desde septiembre y no tienen ganas de que se los reclamen en cuanto lo vean aparecer) Hemos recuperado la paternidad que perdimos hace una año. Les hemos comprado ropa, estamos planificando el mobiliario de las habitación de mi sobrina y preparando lo papeles para nuestra boda. Las navidades las están pasando con nosotros. La intención es que ya se queden a vivir aquí para siempre, con todo lo que acarrea tener que compartir espacio con dos preadolescentes con las hormonas como pelotas de goma lanzadas con fuerza desde un rascacielos… Cada día que pasa es un regalo. A la mierda si no nos ha tocado la lotería. Estamos arruinados. Nos da igual. Esos niños han salido de un infierno , de una familia rota y sabemos que podemos darles la oportunidad que se merecen de ser felices y vivir en paz.


Me importa una mierda que digan desde el EAIA (sin criterio y profesionalidad alguna) que soy un egoísta, un manipulador, un sinvergüenza, un incapacitado para la convivencia y una mala influencia para mis sobrinos. ¡Qué coño sabrán ellos si ni siquiera han tenido la desfachatez ni se han preocupado por conocernos e investigar o analizar nuestra situación personal ni familiar! Sólo se han dedicado a defender al padre maltratador y a no escuchar a dos niños que les han avisado por activa y por pasiva de las aberraciones que estaba sucediendo en su casa.

Pero de eso ya hablare en otra ocasión.

Feliz navidad a todos y muchas gracias por las muestras de apoyo que hemos recibido por todos vosotros a lo largo de este doloroso 2007.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

FELIZ NAVIDAD a vosotros también.
Besos

Beatriz dijo...

no soy anónima, yo queria firmar!!! snif, snif

Amparo dijo...

¡Aúpa familia! ¡Cada día que pasa estáis más cerca del final de la pesadilla! Un beso para vosotros y otro para los enanos (¡qué alta está Laura, por el amor de Dios!)

Barry Gon dijo...

que guapos...

flor de te dijo...

Merry Xmas and Happy New Year. Aquest serà un any per començar des de cero, com l'au Fènix...MUA

foscardo dijo...

Gracias igualmente feliz navidad a vosotros aunque os vea a lo largo del año y mucho más a menudo.

b-lego dijo...

¡Hola peña!

Aquí, el despierto de la familia, que siempre es el último en llegar a los sitios.

Te cito, Rich: "Agradezco a esa misteriosa alienación cósmica (mágica o divina) [...]"

Y yo que pensaba que la alienación en la que vivimos sumergidos en estos tiempos era exclusivamente de origen humano; aún resultará que son los dioses los que han perdido la fé y andan desorientados.

Habrá que echarles una mano y ponerlos a todos en fila india, a ver si así conseguimos una alineación de planetas como es debido, que sea algo más propicia para todos que buena falta nos hace.

Bromas aparte, creo que en muchos sentidos y a pesar de los altibajos que mencionas el resumen del año es muy positivo y las cosas parecen ir encauzándose. Que el próximo sea - por lo menos - igual que ha sido este.

Un abrazo, y que tengais todos muy felices fiestas!

b-lego dijo...

Por cierto: Bonita foto la que has escogido, del puerto de Honfleur en familia.

Ya es casualidad que en este preciso momento estuviera escuchando a Eric Satie

...o quizás no lo sea tanto.

Acabo de recordar que fué en esa misma visita a Honfleur donde me enteré por un comentario de Miguel que Satie había nacido allí. Eso me despertó la curiosidad por conocer mejor al compositor y a su obra, y buscar algunas grabaciones suyas.

Las mismas grabaciones que, pasados los meses, están sonando ahora en mi compacto.

Todo está conectado; ...qué cosas.