miércoles, marzo 04, 2009

El ojo de la cerradura

Hace un tiempo, no mucho alguien que pasó por mi vida como una especie de suspiro y que leía este blog en busca de información, supuestamente valiosa (ya ves tu lo que uno se puede encontrar en él) le comentó a uno de los lectores habituales de este blog que yo era muy poco discreto contando mi vida. Bueno, he de reconocer que siempre he pecado de indiscreto pero, para qué serlo en un blog personal abierto a quienes quieran saber de mí y de mis circunstancias...

Si, reconozco que hay algo de exhibicionismo a la hora de escribir un blog (y cuanto más personal sea éste mucho mejor ¿no creéis?, pero también hay un poco de vouyerismo por parte de quien lo lee. Saber de ellos demás, aunque en el fondo ese demás te importe un puto bledo, es excitante, por no decir morboso, es como asomarse por el agujero del picaporte y observar lo que sucede al otro lado de todo lo que dejemos ver de nosotros mismos y de nuestra intimidad.

Todos tenemos una imagen establecida de una persona. Piesno que lo que vemos (y conocemos) no es más que un esbozo. ¿realmente sabemos lo que piensan o guardan oculto aquellos que realmente amamos? Yo lo dudo mucho. Todos tenemos nuestros propios secretos, intransferibles y muy bien guardados, estoy muy seguro que si consiguiésemos acceder ellos descubriríamos cosas nuevas de esa persona, cosas que no nos imaginábamos y que llegarán a sorprendernos tanto de forma grata como de forma desagradable. Más aun cuando quien decide sacar parte de esa vida privada la escribe en un blog y mucho más cuando es alguien al que se le conoce desde hace mucho tiempo (o por lo menos después de leer se le creía conocer) Secretos, muchos de ellos sorprendentes, otros divertidos, otras que te hacen brotar una o dos lágrimas de tristeza...

Discreción... ¿Realmente uno es tan importante que ha de guardar cosas de su vida para que los demás no la sepan? Pienso que no. Hay personas supuestamente interesantes en este mundo que quizás no se atreverían a contar ni la mitad de cosas que yo cuento, o que incluso, si lo hacen, se llegarían a inventan falsas vivencias de si mismos. ¿Acaso debemos sentir vergüenza de nosotros mismos? ¿De nuestros actos? ¿De nuestros defectos?... Yo me pregunto ¿por qué?

Vamos a ver todos tenemos defectos y virtudes, algunas en mayor o menor proporción. Son nuestras y forman parte de nuestra personalidad, hay que agradan a unos y desagradan a otros (eso de hay que ser ser todos hermanos y amigos no es cierto) Si vas a escribir sobre tus virtudes y defectos, sobre tus vivencias personales e intimas en un blog lo primero que hay que hacer es no ocultarlas; sobre todo cuando hemos decidido ser sincero con nosotros mismos (y de paso con el resto de humanidad tanto la que está ahora con nosotros como la que tenga que venir), es estúpido, inútil, mejor dicho: es sinónimo de autoengaño, para eso escribe un blog (supuestmente mordaz) sobre críticas mundanas, o sobre tus viajes por la Conchinchina o sobre me gusta como canta Madonna cuando no va despeinada... En primer lugar hay que reconocer que hay cosas de nosotros mismos que nos gustan como otras que detestamos aunque nos cueste. Un blog no es un diario privado es completamente abierto, sería como dejarse la llave del mismo a la vista y al alcance de cualquiera que quiera hojearlo. Hay que ser conscientes de que va a ser así. Cuando nos sinceramos en un blog, ciando lo mostramos al mundo sin vergüenza es mostrar al público de una feria al increíble hombre lagarto o a la más bella bailarina recién llegada del Folies Bergere... en ambos casos debemos ser consecuentes de que tanto el uno como la otra somos nosotros mismos y que los estamos mostrando al público desde un punto de vista sincero y realista.

Años atrás, ya a finales del siglo pasado, mientras trabajaba en medios de comunicación como la tele y la radio me encontré con un fenómeno curioso de semejantes características. Por aquel entonces un servidor dirigía y conducía un programa de esoterismo donde docenas de pitonisas ofrecían sus habilidades vía telefónica en riguroso directo. Pues bien, era curioso el índice de llamadas que recibíamos durante la emisión, incluso después de ésta, era singularmente llamativo que mucha gente quería salir de forma exclusiva en antena y explicar sus problemas al éter (o a la audiencia), la inmensa mayoría daba su nombre y su localidad de residencia. Todas ellas sacaban a la luz temas muy personales relacionados con su vida conyugal (o la de sus congéneres), problemas laborales y económicos, enfermedades de todo tipo y relaciones sentimentales algunas extra matrimoniales. Ninguno de ellos se quejó al soltarlo por antena, nadie pidió una charla privada, es más algunos de ellos repetían consulta en programas sucesivos lo que nos permitía, a los que oíamos su historia, seguirla como si fuese un singular culebrón venezolano. También descubrimos otro fenómenos curiosa. Había muchísima más audiencia que escuchaba problemas ajenos que los que realmente llamaban para participar, es más algunas se reunían en casa o en la calle para comentarlo (lo se por varias fans del programa que nos los hicieron saber en persona) Esto me sirvió para darme cuenta que saber de otros, que tener constancia de sus desgracias o celebrar sus beneficios era una de los más importantes engranajes que hacen evolucionar a la humanidad. Por eso poco me creo de que haya gente que se escandalice de por lo que yo u otros podamos explicar en un blog; y mucho más aun cuando lo leen y disfrutan o sufren con ello.

8 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Yo creo, querido Richard, que la discreción es tan libre como la libertad de expresión. Es decir, cada uno sabe donde pone las cancelas, y hasta donde deja entrar a los otros. Eso sí, lo que no vale es quejarse luego. Con esto me refiero, sobretodo, a algun/a que otr@ famosill@ que después de vender exclusivas, se quejan de tener periodistas a las puertas de su casa o persiguiéndoles por los aeropuertos o las estaciones de tren, a ver si le sacan información sobre su último lio de cama... Si abres las puertas, no puedes quejarte de que luego entre quien entre, incluso aunque la visita te desagrade.

Un blog, como bien dices, es un lugar público, o medianamente público. Expones lo que en él publiques, al juicio de quien pase por allí y lo lea. Pero tú decides que vas a contar. Puedes contar relatos, publicar poemas o hablar de tu vida. Tú decides, pero el único responsable de las consecuencias que tus publicaciones provoquen, eres tú.

El ser humano es voiyeur por naturaleza. El morbo y la curiosidad forman parte de nosotr@s desde el principio de nuestras vidas y por tanto, siempre alguien te leerá, sobretodo si hablas de tu vida, con el único objetivo de mirar a través del ojo de la cerradura de tu privacidad. Eso sí, el tamaño del ojo y lo que se ve a través de él, eres tú quien lo decide.

¿así que curraste en un programa de esoterismo? En alguna ocasión he tenido que llevar algún espacio de videncia, junto con algún que otro vidente, en radio. La verdad es que tiene su punto. Y, ciertamente, suelen ser programas de mucha audiencia, aunque no sé que causa más curiosidad y más morbo, si las consultas en sí, o las respuestas del vidente en cuestión, sobretodo cuando son sobre algún tema que, a la larga, puede comprobarse si, efectivamente, ha ocurrido tal y como el vidente dijo.

Besitosssssss

PD: Lo que te he escrito sólo es una reflexión, te lo digo porque uso mucho la segunda persona. No me refiero a ti, escribo en general... jeje.. Besos

bajoqueta dijo...

Es "tu blog" y por eso tu le puedes dar el enfoque que a ti te venga de gusto. El problema es que la gente de todo quiere opinar y comentar, y luego ellos no son capaces ni de mostrar ni una mínima parte de lo que son. Quizás es que tienen miedo de lo que son y de contarlo.
A veces los que hablan poco de si mismos en un blog, luego se deleitan leyendo sobra la vida de otras personas.
Como en la vida misma, que hay gente que te muestra tal como son, y otros se esconden detrás de una coraza.

KAMELUCHA,.,.,.,.,., dijo...

Tienes razòn en lo que dices , pero yo creo que a veces para eso son los blogs,,no se trata de exhivicionismo o no,,uno a veces se muestra tal cual es,,la gente que piense lo que quiera, yo cuando leo el tuyo, tus cosas y tus niños,hermans y demas,,pienso que es para contar lo que llevas dentro para desahogarte, como a veces o acemos toos,,y no por nada,,solamente expresar ahi los sentires y pena,alegria que llegan de vez en cando,,,aya el que lee con otra intencion,,,
besiñoss,,,,

Anónimo dijo...

Es tu blog y tu pones tus limites,alguien entrara sólo para cortillear y otros para saber de ti y de tu familia,si estais bien o mal,a mi me dais envidia los que contais vuestras cosas con tanta normalidad y naturalidad,me cuesta un monton hablar de mi,y creo que seria beneficioso, pero no se, hay algo que me lo impide,soy incapaz, y eso,que desde que estoy metida por estos lares, me he ido soltando algo, en fin, cada uno es como es, pero por cotilleria desde luego, no lo hago,me alegro por tus alegrias, y me apeno por tus problemas.
Un besito y otro para los niños
ion-laos

Galleta dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, ya en alguna de mis entradas en mi blog dije q me encantaba asomarme a esa cerradura para ver aquello q cada uno d ustedes me ofrecei de una forma de lo mas variopinta, la tolerancia esta en saber asomarse, opinar con respetor, aconsejar, segun la opinio de cada uno y tb tratar de aprender y ver con los ojos q lo hace quien escribe ese blog. Para mi es casi imposible escribir algo q no siento, pero cada uno es cada cual, tampoco significa q tb pueda hacerlo algun dia pero sera entonces ficcion

Anónimo dijo...

Creo que cada uno es libre de explicar de la forma que quiera sus cosas, nadie obliga a nadie a leer o a decir, muchos de los que hablamos es porque a veces nos identificamos con lo que cuentas y a veces sin que tu lo sepas puedes aportar algo de luz, yo hace poco que te sigo, y creo que eres muy valiente al escribir lo que escribes porque le pones todo el sentimiento, cosa que llega y mucho al que lo lee.
A veces es terapeutico expresar tus cosas escribiendolas, porque parece que te liberas de algo.
Yo desde aqui te seguire siempre que pueda, anim y no mires lo que otros digan, haz lo que tu corazon te dicte, y pasa "OLIMPICAMENTE" de aquellos que no merecen ni que les contestes.
Un abrazo muy fuerte
HISTORIA

roser_pen dijo...

Richard, yo estoy de acuerdo contigo y con la gente de más arriba. Es tu blog y sólo tú decides qué cuentas y cómo.
Al final, un blog es un espacio personal, no? así que tranquilo. Indiscreto? pues no sé, puede que a veces sí y puede que a veces no, pero quien decide serlo eres tú, y esa libertad no te la puede quitar nadie. Y a quien no le guste... pues que no vuelva.
Yo siempre vuelvo, porque a mí sí me gusta.
1beso!

KAMELUCHA,.,.,.,.,., dijo...

Un saludo foscardo,,
espero y deseo que todos esten bien,, que solamente el no estar,,por algo muy muy bueno, como exceso de trabajo,,que para estos diasque vvimos lo seria,,
deseo qe los niños esten bien y tu hermanilla tambin y bueno tu por supuesto,,,
un abrazote gradotote,,,de esta qu siempre recuerda a alguien,,que sin conocerla,,le dedico un hermoso cuento...
gracias siempre..,,,