martes, noviembre 28, 2006

Y sin mover el culo del sillón…

Hace poco se desató en la redaccion de Edicion Limitada DVD una interesante charla acerca de cómo serían las tiendas de música y cine del futuro (no muy lejano por cierto) suponiendo que el CD o DVD desapareciesen de la faz de la tierra. Las conclusiones fueron varias. Una de ellas era la intrusión (tanto en calles, aeropuertos, estaciones o dentro de centros comerciales) de unidades semejantes a los cajeros automáticos de los videoclubs en donde, reproductor de MP3 o teléfono móvil en mano, podríamos descargar música (se entiende de forma legal) que quisiéramos. La compra podría ser de temas sueltos (creándonos un recopilatorio) o bien adquiriendo el álbum por completo. También hablamos de la posibilidad de hacerlo desde casa mediante Internet, ya sea directamente desde la web del artista o desde un establecimiento virtual concreto. Todo esto muy bien y para nada novedoso, pero ¿qué sucedería con el cine?
Curiosamente la respuesta no tardó en llegar y no precisamente en de ninguno de nosotros. Resulta que Microsoft (tras un acuerdo con diferentes Majors) ha decidido ofrecer, mediante su servicio Xbox Live y, por supuesto, poseyendo una Xbox 360, la posibilidad de descargar series y películas en alquiler o compra a precios muy módicos que van desde los 4 a 6 euros. De esta forma ya se pueden ver películas como Superman Returns, Nacho Libre o series como Lost, Star Trek, South Park o CSI sin bajar al videoclub de la esquina y sin necesidad de “despoltronarse” del sofá. Sobre la modalidad de alquiler se permite al usuario conservar el contenido descargado hasta dos semanas siendo borrado a las 24 horas de su visionado. Por cierto el servicio, sólo vigente y de momento en EEUU ofrece la posibilidad de descargar el contenido en alta definición. Bill Gates no ha sido el único visionario, George Lucas comentó hace poco que el futuro del cine sería Internet y, añadió, que la televisión iba a jugar un papel importante en la industria del entretenimiento gracias a la sobresaliente calidad de las series que se producen actualmente. ¿Significaría eso la desaparición de las salas de cine tal y como las conocemos? Pues en cierta manera si y también no. Por un momento imaginaos la posibilidad de poder ver los estrenos directamente en casa, y no me refiero a hacer uso de la basurilla de los “screeners” ni a la engañosa calidad del DVIX, sino verlos en alta definición en 5.1 o 7.1, pantalla panorámica y tan sólo a los pocos minutos de haberlo solicitado mediante pago. Quien sabe, esto puede ser una realidad muy pronto, en mucho menos de un lustro. ¿Qué entonces el cine pierde toda su magia? Depende ¿Qué no hay nada mejor que una sala grande con palomitas, butacas cómodas y pataditas en la nuca del compañero de butaca de atrás? Pues que queréis que os diga. También podéis imaginar un cine con una tienda donde podréis compraos la película que acabáis de ver, u otras novedades. O acudir a un festival como Cannes, Sitges o Berlín desde casa, On Line y poder votar aquella película que más os guste a través del servicio SMS o de forma interactiva, mediante el mando a distancia. ¿Qué se me va la olla? Tiempo al tiempo.

2 comentarios:

SisterBoy dijo...

Desde luego algo tendrán que inventarse

b-lego dijo...

Me sobran los kioskos (los 'cajeros' como les llamas), con las redes inalámbricas realmente no son necesarios. Todo lo demás que comentas es un escenario muy creible, y realmente está a la vuelta de la esquina ¿son otra cosa los tonos para móvil?

Un saludo!