lunes, julio 07, 2008

El Sótano del Terror Vol 1.

Nota del autor: Os presento una serie de microcuentos de terror, un género que siempre me ha entusiasmado. Estos primeros cuatro títulos llevan conmigo desde hace mucho, mucho tiempo. Visita sorpresa está basado en una historia real que sucedió en Madrid en el año 1996. Me la contó un parapsicólogo especializado en Psicofonías y Psicoimágenes durante uno de los descansos en el programa esotérico que yo conducía y dirigía en Televisión de Gramenet. Me he permitido el lujo de convertirlo en cuento ya que es una historia apasionante que me aterró y me sedujo al mismo tiempo desde que la conocúi. Lo que acecha es un cuento muy personal, un miedo ancestral, una especie de juego muy mío y que aun me aterra casi todas las noches. El cuento Ritual es un fragmento, una larva de novela, que lleva también muchos años en mi cabeza y que he recurrido a él en muchas ocasiones para darme miedo o producirme escalofríos. Mi imaginación se suele entretener con la escena final… esa lengua, ese alarido, es algo que me hiela la sangre. Lo he convertido en microrelato como también lo he hecho con Un nuevo punto de vista un proyecto de novela que está casi acabada en mi cabeza (lleva madurando allí cómo 16 años) pero por culpa de un extraño “extreñimiento” literario nunca quiere salir al exterior. Como microcuento lo encuentro correcto pero bastante escaso comparado con lo que en realidad engloba la totalidad de la historia. También como Visita Sorpresa está basado en una historia real. Ésta me llegó a través de una conocida que tenía un amigo, un tipo, extraño, solitario y reacio a darse a conocer que descubrió, como el personaje del cuento, el uso de esa misma habilidad cuando su padre aparecía con mala baba...

Si os gustan tengo más. Sólo tenéis que pedírmelos.

Por último: Quisiera dedicarle estos cuentos a Byrne que hoy me ha dicho que le encantan las historias de terror. Bueno en el fondo nos gustan a todos, aunque a veces nos cueste enfrentarnos a ellas o incluso reconocerlo.

Abro la puerta del sótano. Entrad si no tenéis miedo… Porque lo tendréis...

Visita sorpresa

“Sonó el interfono del video portero automático. Elisa descolgó el telefonillo. La imagen aun tardaba unos segundos en hacerse nítida…

-¿Mamá? ¿Mamá?- Pronunció una voz que sonaba como ralentizada. - Ábreme la puerta mamá. He venido a buscarte.

Elisa miró a la pantalla. Ya había imagen. Soltó un espantoso alarido. Reconoció la imagen de Fernando, su hijo, muerto en accidente de coche meses atrás. Tenía el rostro quebrado aun salpicado de huesos rotos y sangre. Sus ojos, en blanco, parecían mirarle fija e intensamente. Parecía alegrarse de volver a casa ya que mostrando una especia de macabra sonrisa. Pero lo peor no era eso. ¡Otros como él le acompañaban!

Lo que acecha

“De nuevo estaba allí, como cada noche, a su lado de la cama, postrado sobre su rostro y olisqueándolo en silencio desde la oscuridad. No se atrevía a entreabrir los ojos. Disimuló estar dormido en todo momento. Sabía que si se percataba que lo engañaba lo agarraría de las piernas y se lo llevaría a su guarida para comérselo. Sintió que finalmente el ser se alejaba, de vez en cuando notaba que lo miraba tratando de averiguar si lo estaba engañando. Escuchó cómo se alejaba por la oscuridad de la casa y atravesando el suelo del salón con un sonido viscoso, nauseabundo. Ahora se encontraba en el apartamento de abajo buscando una nueva presa en casa del vecino.”

Ritual

“El sol ya se había ocultado. El ritual había comenzado. Era necesario seguir las pautas de rigor para formar parte de la logia. Le ataron con firmeza sobre la gran rueda, mirando hacia al cielo estrellado. Había bebido de la “Copa Selena” y recibido el mordisco del “Gran Sacerdote”, que permanecía en silencio, a su lado. Cuando la luna llena hizo acto de presencia comenzó el dolor. Era una sensación horrible, intensa. Se estaba transformando, lo notaba. Si lo conseguía sería por fin uno de ellos. Su cuerpo no dejaba de dolerle, emitió varios gritos y cerró los ojos con fuerza como para no ver la luna y con ello espantar el dolor. Pero ya era tarde. El ritual seguía su curso. El notaba que crecía, que su piel se llenaba de intensas matas de pelo gris, sus alaridos comenzaron a sonar guturales y su rostro estaba deformándose creando una versión grotesca de una especie de lobo. Los allí reunidos lo miraban en absoluto silencio. Todos tenían los ojos encendidos inquisidores. Esperaban con ansia la transformación definitiva pero algo fallaba. Él tenía miedo. Aun se resistía.

El bebé lo solucionó todo. En cuanto el “Gran Sacerdote” lo depositó a su lado, su olor, su llanto fue suficiente como para que alcanzase la transformación definitiva. Soltó un gemido ronco, entrecortado muy parecido a una risotada sardónica. De repente una enorme lengua, llena de babas, se asomó de su boca llena de dientes. El dolor cesó de repente. Se sentía eufórico, enormemente feliz. Mejor que nunca. Tenía tanta hambre que en ese momento se comería a todo el mundo. De momento comenzaría con aquel niño. Tenía toda la pinta de estar muy sabroso.”

Un nuevo punto de vista

“Por fin supo cómo evitar para siempre el dolor. Mientras su padre apaleaba su diminuto cuerpo con toda su ira él contemplaba la escena desde el techo, a través de la extraña perspectiva de su cuerpo astral.”

© Richard Archer - 2008 (Todos los derechos reservados)

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiero maaaassss !!!!!!!, jejejeje

Muchas gracias, Foscardo ;D

Byrnes

foscardo dijo...

Habra más jajaja. De momento el vol 3 esta en http://colorinycolorado.blogspot.com/

El volumen 2 lo estoy buscando en mi biblioteca jejejeje

KAMELUCHA--MELA dijo...

Que los leo a saltitos eh..???
casi que me da mieditiss seguirr jajajajj,,,ya ves como soy de gallina...siii mas que gallinaa...
un abrazoo.

Catalina dijo...

Me encantan las historias de miedo, yo también quiero más.

Besitos
Cartoncilla

Velvetina dijo...

¡Uf!, es de noche, pero doy gracias de que hoy no luzca luna llena...
Que sepas que estos microcuentos se me quedaran en la memoria hasta que mis brujitas los barran con sus escobas.
Te piden más historias, yo te pído que se acabe tu estreñimiento con esa novela, ¡te está llamando a gritos para que te centres en ella!. Material para hacerlo no te falta, sino come a diario fibra de palabras.

Un caluroso beso

Astrágalo dijo...

Estas cosas es mejor leerlas por el dia, estoy solo en casa y me impresiona un poco las cosas del miedo, pero mañana lo leo. oye!, sabia que te gustaria las portadas, gracias por tu visita.
un saludo.

Carlos Alberto, Madrid(spain) dijo...

Hola querido Foscardo!!!
Todavía no he conseguido conocerte bien y quería que como me tienes en tu lista de blogs,te pasarás si ya lo has echo,y me hicieras algún comentario tuyo...Y que tu blog es para mí de los mejores de verdad...
Un abrazo compañero!

Aurora dijo...

Hola Foscardo!
Soy Poche (Aurora), del bolo.
Hoy entro en tu blog y me lo añado a favoritos!

Una cosita, que cuando he dicho que en España había racismo y clasismo no quería que nadie en particular se diera por aludido, era un comentario en general!. Y te lo digo aquí porque no quiero aburrir más a la gente...

Un abrazo!

sue dijo...

Me gusta tu forma...me gusta tu carácter de tipo sincero...me gusta que te guste este género...me gusta que a mí me guste leerlo....
Me gusta todo.
Lo único que no me gustó: que me dedicaste un cuento y me lo perdí...no lei esa entrada y me lo perdi y no lo encuentro, me lo hs dicho otros, pero yo no lo he visto...¿Me recuerdas dónde encontrarlo?...me ilusiona.
Genio de las palabras, eres un genio...
Un abrazo
Sue

foscardo dijo...

Lo tienes aquí:

http://eraseunasolavez.wordpress.com/2008/06/27/la-mirada/

Espero que te guste ;)

foscardo dijo...

No te preocupes aurora. No tiene importancia
Un besote.