jueves, julio 10, 2008

Quien esté libre de pecado...

Es curioso el uso gratuito e innecesario que hacen algunos simples mortales a palabras o términos como machista, feminista, homófobo, xenófobo, racista y un buen puñado más de calificativos absurdos.

En menos de dos semanas ya se me ha tachado de racista en tres ocasiones. De forma rápida, a tontas ya a locas. Como una regañina estúpida, barata y repelente; como para recordarme que decir “sudamericano” (sudaca) o “negro” es políticamente incorrecto y que ya estoy faltando el respeto a la gente y soy muy malo e intolerante y fascista y bla bla bla bla… Yo ya he pensado que dichos comentarios están influenciado por mi corte de pelo, vete tú a saber… también se me ha pasado por el cerebelo lo de contestarles “¿Y qué si soy racista, homófobo, machista, feminsita o Perico de los Palotes reencarnado? ¿Acaso no puedo serlo?¿Quién puñetas te crees tú que eres para corregirme? ¿La Virgen María? ¿No eres tú de una ONG? Pues déjame ser a mí lo que me de la gana. ¿Intolerante yo? Intolerante lo eres tú que me privas de opinar elegir un estilo de pensamiento o de vida sin restregármelo por las narices porque no es políticamente correcto… ¡Manda huevos!”

Siempre me ha hecho mucha gracia que haya gente que vaya repartiendo calificativos nefastos al soltar precisamente un comentario políticamente incorrecto. Como si ellos, fuesen como los únicos heraldos de la causa justa y fuesen los encargados de poder estamparte en la solapa de tu traje adhesivos de esos cuando se usan cuando se celebra el día de la lucha contra el cáncer, SIDA , STOP RACISMO, MANOS UNIDAS o cualquier acto social. Parece que al hacerlo te digan: “Ahora perteneces a la asociación de homófobos unidos. Con esta estampita ya eres socio de honor de Racistas sin Fronteras. Con esta medallita eres miembro Honoris Causa de “Machistas contra el Hambre”.

Siempre me acuerdo de una popular presentadora matinal (abogada de la causa feminista) que en su espacio televisivo, ante cualquier comentario hecho por un hombre (y alguna mujer) sobre el género femenino era inmediatamente tachado como machista. Rápido, tajante, sin analizarlo siquiera; igual que Torquemada cuando clasificaba brujos y brujas a los pobres herejes que caían en sus manos.

Seamos sinceros. Por una vez. Que levante de la mano el que no ha hecho alguna vez algún comentario leve, grave o despectivo sobre razas, credos o tendencias sexuales. Que vuelvan a levantar la mano aquellos que no hayan sentido repulsión, rechazo o desprecio hacia gente pobre, disminuidos físico o disminuidos psíquicos. ¿Cuántos quedan sin levantar la mano? ¿A ver que los vea? Huyyyy muy pocos… Casi nadie y creo que el que no la ha levantado es sordo (¡Ups! Ahora seguro que con este comentario seguro que cae la estampita de audífobo, seguro)

Siempre me ha hecho mucha gracia que mucha de esa gente que suele enseguida etiquetarte con los términos “ista”, “fobo” o “ante” y que se consideran por encima de todo luchadores de causas nobles luego resulte que ellos no prediquen con el ejemplo. Sí, es muy fácil apadrinar niños en Uganda, Ecuador, Panamá; luchar contra la explotación del menor en las minas de diamantes; contra las mujeres apaleadas, lapidadas, o incineradas; contra los que explotan niños que fabrican zapatillas deportivas de marca (no voy a decirla porque no me pagan) con sus tiernas manos; contra el SIDA o la tuberculosis; los problemas de los gorilas en el Congo o el azote del hambre en el Senegal… Precisamente cuando luego, en su propia casa, dentro de su círculo, en su propio entorno, se dedican a ser intolerantes hasta la nausea. Creo que esto tiene un calificativo que les va muy al dedo: Hipocresía. Burda hipocresía.

Hace tiempo (supongo que la moda existe aun) que era muy chupiguay o muy “cool” reunirse cinco amigas o amigos, casi todos de ideología “Neo Hippy” o “Hippy Pijis” y crear una ONG para demostrar a los demás seres humanos del planeta que ellos son supersolidarios de una causa justa. “Es que ser de una ONG está de moda ¿sabes? Así demuestras al mundo que estas al día en cuanto a concienciación y que eres muy buena persona y así te abren más puertas la mundo y como que mola mucho ¿lo captas?” De nuevo bla bla bla y mil veces bla...

Ayudar al prójimo… Resulta curioso que haya casos de mucha gente de bien, políticos (ejem) artistas y filántropos de todas clases que sólo se acuerden de los problemas del mundo, de fundar ONG y centros de ayuda, en el preciso momento que ellos o sus allegados sufren cualquiera de las injusticias sociales o sanitarias de la vida (llámese: Cáncer, SIDA, Leucemia, Alzheimer, Parkinson o un largo etcétera) ¿Qué sucede, que antes, cuando teníais el mismo poder adquisitivo pero no sufríais dicha enfermedad, ésta no existía? ¿Cuántas ayudas, suplicas, habréis recibido por carta, correo electrónico o teléfono de personas que necesitaban vuestro apoyo y os la habéis pasado por la raja del culo? Claro, es muy fácil acordarse de Santa Bárbara cuando Truena, cuando uno de esos problemas os toca a vosotros y el cielo o el infierno está a menos distancia de vuestras cabezas. Huy sí, que rápido os concienciáis... “Veras como padezco de cáncer y me quiero curar voy a destinar lo que me queda de vida (que pagando pasta gansa me curo… o no) a luchar por lo que padezco así de esta forma me gano el cielo y sigo dando el coñazo entre todos vosotros...”

Ojo, aquí no se trata de criticar las ONG. Mi crítica va hacia aquellos que presumen ser solidarios y luego son menos tolerantes que el azúcar puro en el organismo de un diabético.

He de decir que yo no pertenezco a ninguna ONG. Ni he creado ninguna ni tengo el más mínimo interés en hacerlo. Yo lucho con el problema de mi hermana por mi cuenta. A mí manera. Porque me ha tocado. Podría haber sido otra enfermedad. Pero me ha tocado el Parkinson. Ni me he hecho de ninguna asociación, ni predico con el ejemplo (tengo muchos defectos como también virtudes) No confío en asociaciones ni con ni sin ánimo de lucro. Esa es mi opinión y pido que me respeten por ella. Tampoco quiero que se me asignen calificativos baratos, que ya me los veo venir como reprimendas de niñas repipis o castigos divinos surgidos de una nube celestial. Antes de diponeros a calificarme en este post miraos al espejo.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Uissssssssssss, temazo el que has tocado!!!!

Lo primero es volver a aclararte que el comentario que hice ayer no era personalizado. Y no dije fascistas, dije CLASISTAS. Que no es lo mismo. Y estaba corroborando un mensaje de otra persona, en el que decía que si que hay racismo. Así que si me he metido en una bronca ajena y por eso te pareció que lo personalizaba, lo siento.

Y si te fijas, dije con otras palabras lo mismo que estás diciendo tu.

Me hace gracia que la gente te diga: nooooooooooo, si aquí no hay racismo. Si que lo hay. Y, como tu dices, muy pocos están exentos de serlo.
Yo misma he hecho comentarios “racistas” y he calificado a gente por haber nacido en un sitio o en otro: es sudamericano, normal que llegue siempre tarde...

Mi hija es NEGRA. No es un bombón, ni un chocolatito, ni afro-europea, ni leches. Mi hija es NEGRA con mayúsculas y me siento muy orgullosa de ello. Y espero que llegue el día que ella también. Y cuando oiga que alguien le diga “negra”, no les de la oportunidad a que sea con tono despectivo. Porque eso es una obviedad, no un insulto.

Yo no me comería más la cabeza por los comentarios. Si yo te dijera los que he llegado a oír...
Aurora

foscardo dijo...

No es comerme la cabeza es aprovechar los comentaios para hacer un post en el bloga jajaja. Ademas ya quería hacerlo hace tiempo.
Me ha salido a huevo.

SisterBoy dijo...

Pero ¿cuales fueron exactamente tus palabras?

Anónimo dijo...

Entiendo lo que dices.
A mi me pasó hace tiempo, pero por otro tema. Por bocazas y por no saber decir lo que no pienso... o callar!
En fin, que viva la libertad de expresión y el que quiera mal interpretrar, que lo haga. Piensa que siempre, siempre, habrá gente que vea lo que quiera ver, no lo que tu realmente quieres decir.
Así que pacienca y poco más!
Me alegro de haberte conocido, de verdad. Espero que sigamos en contacto.
Aurora

foscardo dijo...

Sister:
En una ocasion mandá a una chica argentina a participar en la edicion de GH en su pais ya que aqui no la seleccionaban y no daba mas que la brasa en el blog de la Milá. Ademas decía que necesitaba entrar en Gh para cambiar su vida.

La otra fue por telefono cuando mencione que había hablado con un teleoperador sudamericano a una amiga.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Foscardo. Yo a los negros siempre los he llamado negros porque decir moreno, gente de color, etc... me parece estúpido. Yo no lo digo de manera despectiva, pero siempre hay algún tocapelotas que te quiere buscar las cosquillas y dejarte mal delante de los demás, para sentirse superior, como mecanismo de defensa por sus propios complejos. A mí sin ir mas lejos me ha pasado esta mañana con el tema de las corridas de toros. Como soy la única de la oficina que no está de acuerdo con este tipo de tradiciones, casi me comen y eso que sólo he dicho que a mi no me gustan porque las veo crueles, y no he profundizado para no discutir. En fin, desgraciadamente hay mucha gente así, que son los que de verdad se cagan en la libertad de expresión y en la libertad de pensamiento y intentan hacer creer a los demás que son los mas humanos y buenos del mundo, ¿porqué será, me pregunto yo?.

Besos

Byrnes

Anónimo dijo...

Todos tenemos prejuicios, y por una razón bien sencilla: LOS NECESITAMOS. Sin ellos estaríamos perdidos, pues tendríamos que analizar todo, TODO, lo que ocurre a nuestro alrededor en todo momento,... lo que nos llevaría a la locura.
Esta claro que muchos prejuicios son negativos, o nos llevan a errores, lo único que podemos hacer es ser conscientes de que un prejuicio es eso, un prejuicio, una idea preconcebida que jamás puede considerarse una certeza, por lo que no debe usarse para cuestiones "importantes" o personales, pero que bien puede servirnos en lo cotidiano. En otras palabras, relativizar la importancia de los prejuicios cuando analizas algo, y solo dejarles salir en lo banal, en lo que no requiere analisis.
Por ejemplo: La frase "sudamericano, todos llegan tarde", tiene sentido cuando estás cabreado esperando y necesitas descargar tu furia, no deja de ser un simple desahogo. Pero si conoces a muchos sudamericanos más de uno te sorprenderá con su puntualidad (los andaluces tienen fama de vagos, y las dos personas más trabajadoras que conozco tienen origen andaluz).
Los prejuicios no deben llevar al odio, discriminación, ni ser utilizado por partidos políticos... pues eso es algo más "importante" que ser o no puntual, y requiere RACIONALIDAD, a un problema concreto prejuicios fuera,... aunque tarde o temprano saldrán, porque están ahí, y nos son muy útiles.

Bueno, he desvariado un poco, me cuesta empezar a escribir, pero cuando lo hago me enrollo (por eso me cuesta empezar, porque me conozco). Pero seguiré un poco más, ahora personalizando.

Vivimos en una época donde esta de moda lo políticamente correcto, donde tienes que hablar sin decir realmente nada, porque si dices algo concreto puedes ofender a alguien, es el mundo de la apariencia, tanto aparentas tanto vales... versión progre. Esta bien pensar lo que se dice y procurar no ofender innecesariamente (por inconsciencia), o sea que se debe usar el lenguaje para comunicar lo que quieres sin efectos secundarios, o los mínimos posibles. Pero tienes que decir lo que piensas, sino el lenguaje no tiene sentido, y tu opinión siempre tendrá detractores, lo que debería de ser visto como algo sano y necesario: la diferencia de opinión. Pero no, o estas con nosotros o con ellos (sean quienes sean esos ellos), así que lo mejor que puedes hacer es hablar para no decir nada, para no dar opiniones concretas, para no molestar a nadie,... la dictadura de lo políticamente correcto.

Tu problema Richard es que dices lo que piensas abiertamente, con todas sus palabras y sin medir si eso va a ofender a alguien o no, simplemente te expresas, en muchas ocasiones eres muy muy muy rotundo, y eso se confunde fácilmente con extremismo, aún más cuando nuestra cultura bienpensante nos dice que debemos hablar sin decir nada. Desde que te conozco, tanto personalmente como por tus escritos, he visto muchas veces esa rotundidad en tus opiniones, pero no precisamente extremismo, con sus subdivisiones "racismo", tal o cual. Decirle a una tipa que se vaya al GH de su país no es insultarla racialmente, es decirle que deje de incordiar con semejante chorrada. Mientras que llamar a alguien "de color" es ridículo, ¿de qué color? ¿los demás somos incoloros?... por supuesto que tienes prejuicios, como cualquiera de nosotros, pero no los escondes y en comparación con la muchedumbre bienpensante y auto reprimida aún queda más exagerada, pero en realidad el problema es de ellos, porque al final lo único importante en esta vida es ser tú mismo (y disfrutarlo con los demás), y hay muchos que te pueden criticar y que quizás se lo estén perdiendo.


Raúl

Esther Hhhh dijo...

La intolerancia es un hacha de doble filo. Hay quienes van de tolerantes y son tan intolerantes como los intolerantes a los que acusan. No, no es un travalenguas, sólo es la vida.

Se lo que te apetezca ser y baja las escaleras como te dé la real gana, Richard, y quien te critique, dos faenas tiene, o cuatro, vete a saber... Que muchas veces no se ve la paja en el ojo propio.

¿En qué parte del camino se ha quedado la dialéctica? Empiezo a echarla de menos..

Besitos grandes

pd: Si, ese corte tuyo de pelo da mucho que pensar, jejejejejejee ;-P


ConHache

KAMELUCHA--MELA dijo...

Huy amigo Foscardo,,,que tema tan dificil eso del racismo...
aca donde vivo,,si es verda que hay de to..creo que como en todas partes...pero esque los gallegos son emigrantes desde siempre y creo si no me equivoco que es la zona de donde mas emigrantes salieron y lo siento...en esta zona en donde vivo...si hay racismo si que lo hay,,,mis dos sobrinitas morenazas...negrita linda les digo yo...nos han insultado por la calle...yendo yo con ellas...y por supuesto no me quede callada,,que va de eso nada..soy emigrante desde el año 69 y mis padres desde 1955, pero si te contara todo lo que me han dicho desde que he llegado...??????
habria letras eh..??mucha lineas que contar...
tienes razon...claro que si...
yo misma a veces me he tenido que voltear a contestar a laguien por faltar al respecto a alguien morenoy lo peor de todo que a veces es de gente cercana...
en fin...a veces...no se...provoca como que salir y cobijarte..aya en aquella montañita,,,que ahi no hay nadie...
un abrazootee

B-Lego dijo...

Todos, absolutamente todos, los seres humanos que poblamos la tierra somos de raza negra - unos más claritos, otros más oscuros, cobrizos o amarillos - pero todos somos "negros"; y no sólo eso, sino que independientemente de dónde hayamos nacido, descendemos de emigrantes originarios del África central, osea: subsaharianos.

...y aunque parezca mentira, desde que salimos de allí, tampoco hemos evolucionado tanto como algunos se piensan.

¿Qué passshhhha?

foscardo dijo...

Yo siempre me he preguntado a modo de peculiar ejercicio:

¿Por qué esta bien visto pertenecer a una asociacion feminista pero no a una machista?

¿Por qué esta bien ser feminista por no machista?

¿Por qué existe una asociacion feminista y no una machista?

¿Ser machista es sinonimo de ser violento? ¿Acaso las feministas no lo son a veces con sus reivindicaciones?

¿Por qué cuando se habla de malos tratos se suele creer más a las mujeres que a los hombres cuando tambien existen malos tratos femeninos?

¿Por qué por regla general las custodias siempre tienen preferencia las mujeresa a los hombres, sobre todo aun asi de no existir problemas de malostratos?

¿Por que hay asocioaciones gays y no las hay para heterosexuales?

¿Por que hay un día del orgullo gay y no lo hay día del orgullo hetero?

¿Se puede entender el racismo de una forma no violenta?

¿Se puede entender la solidaridad de forma violenta?

¿Por qué tanta ONG dedicada a zonas lejanas? Es que aquí, en este mismo pais, en Europa no hay hambre, pobreza, niños explotados etc...?

Anónimo dijo...

Uyyy, pues no pides tú nada.
Todavía recuerdo un anuncio de TV de un lavavajillas, donde la mujer obligaba al hombre a hacerle la pedicura y le pegaba una sonora patada. O aquellos anuncios de Café donde decían la frase "enhorabuena, hombres, ya podeis hacer dos cosas a la vez". ¿Recordais cuanto tardaron en quitarlos?. Si hubiera sido al reves, ni cinco minutos. Eso no lo entenderé nunca. Igualdad es igual no uno mas que otro porque ese otro fue mas que yo antes. Yo, como mujer, quiero que se me trate con el respeto que merece un ser humano, no con alfombra roja por ser mujer.
Y como con esto, con todos los ejemplos que a puesto Foscardo y más. Yo creo que en este mundo nos movemos por modas. Ahora la moda es esta y tendremos que esperar a que llegue la siguiente.
Por cierto, me encantas, porque no eres políticamente correcto y me gusta mucho la gente así (sin tener en cuenta que estoy de acuerdo contigo en casi todo).

Un abrazo

Byrnes

P.D: me meto siempre como anónimo porque cuando intento registrarme me da error, y es que el ordenador desde el que escribo (el del curro) es una castaña impresionante. Eso es lo que pasa por usar windows, si fuese un Mac otro gallo cantaría ;P

B-Lego dijo...

Yo soy racista.

Me encantan las mulatas, las japonesas, las indias, las irlandesas, alguna que otra gitanilla y sobre todo, las mediterraneas.

¡¡¡ Viva las razas !!!

pedrophablo dijo...

Hola Foscardo! Buen post! A mi como dije en el bolo no me gusta ni el buenismo ni la corrección sin limite. Pero también paso de puntillas por al lado de los malos rollos. En fin, que todo vaya bien. Y quien sabe si como me dijeron en el bolo esto no es más que una catarsis o abreacción. SaLuDoS!

Amparo dijo...

Huy, menudo cabreo ¿no?

ayrim dijo...

Un gran tema sobre el que hablar y debatir, porque a menudo todo el mundo se siente con la capacidad de juzgar al resto, sin mirarse a uno mismo en lo que dice o deja de decir.

Un blog interesante.