jueves, septiembre 18, 2008

El Turista Accidental

Muy a menudo me suelo convertir en turista accidental. Es decir que sin pensármelo y por razones de trabajo, me toca irme de viaje a donde Cristo perdió la zapatilla. Normalmente no digo que no a cualquier invitación siempre y cuando sean los interesados los que me costeen el viaje ya que mi economía y el presupuesto de la revista se niegan a cooperar. Gracias al periodismo he conseguido conocer lugares lejanos ( sin perjudicar apenas para nada mi pauperrima cuenta corriente) y personas interesantes, y lo que es mejor poder visitar, aunque sea un momento rincones de las ciudades que han plantado las suelas de mis zapatos.

Ayer viaje de relámpago a Madrid. Fue ir y venir el mismo día. En el AVE. Por cierto ha costado traerlo a Barcelona pero que placer viajar en él. Mientras veía pasar el paisaje a toda velocidad me dio por pensar que me hubiera gustado ser dentro de la profesión sin haber tenido otras “ataduras” como la familia y otras hierbas. Se me ocurrió que me hubiera gustado ser Corresponsal de Guerra. Aunque no lo parezca me gusta la subida de adrenalina y sentirse presionado y desear alcanzar un poco de sosiego entre tanto conflicto bélico, la parte humana y política (aunque mucho más lo primero que lo segundo) también cuenta para mí y mucho. Otra opción que se me paso por mente es la de ser cronista de viajes, por lo menos es menos arriesgado aun dependiendo a donde te desplaces, pero tiene mucha magia conocer lugares ajenos a tu entorno o redescubrir o revisitar otros a los que adoras o te sientes a gusto.

Ayer pude hacer uno de mis sueños, de los más sencillos y felices. Después de terminar la rueda de prensa y la entrevista a la gente de Microsoft organizada en la Real Fábrica de Tapices me fui a dar una vuelta (al principio acompañado por más compañeros de medios de la capital) por el centro de la capital. Madrid ya la conozco bastante, lo suficiente como para moverme por ella con soltura así que con sólo 10 euros en el bolsillo (había comido muchos tentempiés en la convocatoria) me dediqué a aprovechar el tiempo que me quedaba visitando un lugar donde cada vez que voy termino por lo menos cien por cien extasiado. ¿Y cuál es ese lugar? Pues muy sencillo: El museo de El Prado. La entrada costaba 6 euros (los mejores euros gastados en mi vida) y pude disfrutar de la mejor pinacoteca del mundo por lo menos tres horas que tenía aun libres. Siempre he pensado que si Barcelona tuviera un museo como El Prado sería perfecta y me permitiría perderme cada vez que me diese la gana entre las obras de Sorolla, Velazquez, Goya, El Greco, la pintura Holandesa, el flamígero, lo barroco y el resto de maravillas que encierran colgadas en sus paredes.

La primera vez que visité El Prado tenía unos 8 años. Siempre he sido muy sensible a la pintura y a las bellas artes en general; mientras mis amigos se liaban a pelotazos, a correr, a trepar o atrapar bichos yo prefería dibujar y mirar láminas de arte. La primera vez que visité El Prado me hechizó. Recuerdo vagamente como se encontraba entonces pero si muy bien de muchas de sus pinturas. Es curioso. Siempre que voy a un museo, existe una o más pinturas que te impactan y se te quedan grabadas en la retina para toda la vida. El Prado tiene muchas de ellas y cada vez que he ido las voy a visitar, como si se tratasen de viejos amigos a los que hace tiempo que no veo y me apetece saludarlos. Y en el fondo, pensándolo bien, es así.

Al primer “amigo” que visité fue Velázquez y sus Meninas, a parte de los cuadros de bufones y realeza que siempre me han encantado. Me quedé un buen rato contemplándolos sobre todo los principales detalles de los cuadros, la iluminación, las posturas, las pinceladas; esos pequeños golpes maestros que hace que aparezca en un lienzo texturas y detalles casi calcados de la realidad (menos en el arte contemporáneo a no ser obras hiperrealistas) Después de saludar a Velázquez me pase por la sala de El Greco donde habitan todos esos personajes tan espigados, tan melancólicos, tan cristianos. Donde me quedé más rato fue con Goya. Me apasiona su obra, sobre todo su etapa oscura con aquellos seres tan deformes, caricaturescos y retorcidos se reparten a lo largo de inmensos lienzos rectangulares. Hay un cuadro de esa etapa que me siempre me ha llamado la atención y que lo vi en mi tierna infancia nunca más pude quitármelo de la cabeza. Se trata de "Saturno devorando a uno de sus hijos". El rostro decrepito y desquiciado del Dios me acompañó muchas noches de pesadillas. Me quede un buen rato mirándolo, como desafiándolo y haciendo las paces con él. Por un momento pensé que hubiera pasado si cualquiera de esos pintores no hubiese fallecido nunca, si por arte de la providencia se les hubiese concedido el don de la inmortalidad, la de estilos y obras que habríamos disfrutado. También pensé que por culpa de esa virtud ya no serian considerados genios. La muerte tiene eso te quita de en medio pero te da medallas… Otra cosa que también es cierta (y que duele reconocer) es que si no hubiese sido por la iglesia o por la realeza todas aquellas maravillas no estarían presentes en nuestras vidas. No, si al final habría que agradecerles algo y todo…

Después de visitar Tiziano y Zurbarán me fui a ver mi gran favorito, en realidad varios de mis favoritos se encuentran en esa sala, lo que es como sentir un auténtico éxtasis mariano… Se trata de El Jardín de las Delicias de El Bosco. Esa obra es lo mejor que se ha pintado en la historia de la humanidad. Bueno es mi opinión pero seguro que la comparto con muchos. No hay obra que la iguale a excepción de El Triunfo de la Muerte (de Pieter Brueghel el Viejo) que se encuentra en la misma sala. Pienso que El Bosco fue un adelantado en su época y un visionario tal que ríete tu de todas las centurias de Nostradamus. Aparte de estos dos cuadros pude admirar El Carro de Heno y La Mesa de los Siete Pecados Capitales, donde y pese a que pone “NO TOCAR NI APOYARSE” la gente se empeñaba en apoyar su melena o sus dátiles sobre ella (con el consiguiente cabreo de la vigilante de turno).


Cuando terminé la visita me fui para Atocha. Pasé delante (pero no entré) del Thyssen-Bornemisza, un museo imprescindible de visitar e imperdonable si no lo haces, por lo menos una vez en tu vida y de admirar las mejores obras de pintura moderna y contemporánea del mundo. También pasé por delante del Reina Sofía del que sólo salvo una sala, la denominada “Realismo Mágico” y en especial el inquietante cuadro “El Accidente” de Alfonso Ponce de León y por supuesto la obra clave del museo, el monumental “Guernica” de Picasso.
Llegué a Atocha donde las imágenes del 11 M aun podían verse en cualquier rincón, ya completamente invisibles pero tan tangibles como el duro acero de las vías de tren donde sucedió la terrible tragedia. Después aburrirme en contemplar las tortuguitas del estanque en nenúfares del curioso jardín botánico situado justo en el interior de la estación y ver como los pajarillos se llevaban las migas de pan a las copas de las plantas exóticas Me dío por preguntar si podía cambiar mi billete de regreso y del AVE y adelantar mi llegada a Barcelona una hora antes, cosa que fue posible.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡ Cómo me habría gustado acompañarte en tu visita al Prado !!. Paso por delante todos los días para ir a trabajar (trabajo en Nuevos Ministerios) y siempre me quedo embobada mirando la cola que hay frente a la puerta. No sólo el Prado es increíble, también lo es su entorno, me encanta. ¿Y no has pasado nunca por el Jardín Botánico?.
Me alegro de que disfrutaras del día (además ayer hizo un día fantástico en Madrid). Y con el AVE cada vez estamos más cerca, ¿verdad?.
Un saludo
Byrnes

foscardo dijo...

He pasado varias veces por el jardín botánico, precioso. He de añadir que me gusta mucho Madrid, a veces lo prefiero al Life Style tan europeoista y pijo de Barcelona. Tiene su punto entrañable y adoro ver que aun se respetan las amrquesinas de los cines, algunas autenticas obras de arte.

Esther Hhhh dijo...

Vaya, Richard, no sabía que tuvieramos ciertas cosas en común... Yo de pequeña soñaba con ser corresponsal de guerra, exactamente reportera gráfica. Ya por entonces era adicta al bromuro de plata y al celuloide, que le vamos a hacer... Mi prmera fotografía, la amplié con cinco añitos, eso sí, junto a mi señor padre, que no me dejaba meter los deditos en los líquidos, no fuera a chupármelos después, lógico ¿no?. Aún así el proceso corrió a cargo mío, yo enfoqué la ampliadora, conté el tiempo de exposición (como dios manda, a viva voz, nada de cronómetros) y le indiqué a mi padre el orden de los líquidos (como si él no lo supiera, jajaja) y cuando debía sacar el papel de cada uno de ellos... Mi primera cámara, una kodak poquet, me la regalaron co siete años, aunque ya por entonces manejaba a ratos la de mi padre.

Ahora, con la edad, he dejado de lado el tema de los riesgos laborales, jeje, pero muchas veces me he planteado que me encantaría ser "viajera profesional", es decir, trabajar en uno de esos programas que hablan de viajes y recorren países y ciudades. O trabajar para alguna revista también narrando qué visitar y qué no perderse en éste o aquel lugar...

La verdad es que nunca he estado en el Prado, ni en el Sofía ni en el Tissen, pero son museos que deseo visitar. Me gusta el arte. Yo soy de ciencias puras, así que no he estudiado arte, más allá del que se estudia en bachillerato, y antes de decantarte por una u otra rama, aún así me gusta el arte y siempre me he fijado en él. Adoro la arquitectura, sobretodo la antigua, pero no le hago ascos a un buen museo de pintura o escultura, aunque en el arte contemporáneo suelo perderme un poco... Me considero una persona sensible, así que me dejo llevar por lo que las imáganes me transmiten. A fin de cuentas, puedo ser inculta en lo que a pintura se refiere, pero no lo soy en imagen, en encuadres, en tantas cosas en las que se cruzan pintura y fotografía...

Me gusta visitar exposiciones, museos y demás y tengo mis pintores favoritos. Y cuadros. Me gusta el color intenso de los cuadros de Van Gogh, el impresionismo de Monet, los carteles de Lautrec, Picasso y Dalí, siempre me gustó la época azul de Picasso y los sueños pintados de Dalí... Y muchos más que no voy ahora a nombrar. Hay un cuadro que siempre me impresionó, desde que lo vi por primera vez impreso en un libro de historia: El grito. No sé, siempre he oído el grito silencioso y desgarrador que ese personaje algo fantasmagórico, deja escapar de su boca abierta en una elipse casi perfecta... No sé por qué, siempre me gustó y me inquietó. Y esos dos cuadros de Klimt, el beso y el abrazo.. me parecen tan tiernos... En verdad me gusta mucho el estilo de Klimt.

En fin, perdona, que me he ido yo sola, contándote cosas...

Besitos

foscardo dijo...

Jajaja que va si la pintura, la buena te invita a perderte en ella y en lo que pudes ver a traves de ella. Si te fijas bien la ultima foto que representa El Accidente solo con verlo te puede contar miles de historias. Es un cuadro fascinante pre4cisamente porque te muestra un fragmento o las consecuencias y creas el resto del relato. A mi me tiene atrapado.
Soy un gran admirador del impresionismo sobre todo de Renior Van Gogh, Monet, Latrec y Degas

Del arte moderno me gusta Wharhol, Dali, Man Ray y obras de Basquiat y otros como Kandisky, Pollock o Francis Bacon.

No tolero el arte "estafa" es decir el de muchos artistas de cierto renombre que no hacen mas que machar lienzos con basura de colores y decir que eso representa arte y si tu no lo ves es que eres un necio. Siento muchísima adversion por la obra de Tapies y otros semejates a él.

Anusky66 dijo...

Richar asi que estuviste en mis rincones preferidos de Madrid ,la zona de Atocha me encanta y el botanico es mi escondite cuando necesito pensar tranquila, despues ya aprovecho doy una vuelta por El Pradoy el Thyssen-Bornemisza.

Me has recordado la primera vez que vi la epoca negra de Goya salí temblando de la sala y tuve pesadillas con Saturno durante días .
Al que hace años que no voy es al Reina sofia ,pero me ha picado la curiosidad de ver el cuadro del accidente .
No sé si entraste al monumento a las victimas del 11-M , es muy impactante .
Espero que con el AVE puedas venir más amenudo ( pagando otros ,claro )
un besazo

KAMELUCHA--MELA dijo...

Por finnnn,,he podido entrarrr,,
no se que me pasa,,debe ser este wifi que no anda mu bien,,ayer por la noche na de naaa,,,,

Que viaje tan aprovechadito,,,,que lindo,,,y digo yo,,,como ira de rapido ese ave,,jooo ,pero es bueno proque asi,,mira todo lo que has aprovechado,,el Prado,,que hermosura,,,siii,,
que bien,,haber un dias de estos,,jajajja,,tendre que ir de nuevo,,no conozco la zona nueva..haber,,,,esperemosss
un abracillo para todosss,,
tu hermanita que tan va,,,¿¿
y esos chavaliness,espero que en ese cole esten de lo mas contentoss
un abrazoo fueteee,,,

Alegria dijo...

Me ha encantado este post, porque yo aun tengo en la retina las imágenes maravillosas de tres días que pasamos en Madrid el fin de semana pasado,fui en plan familiar, con los críos y mi marido, nos alojamos en una maravilla de hotel detrás del Prado.
Yo nunca había estado en la capital del reino, y no teníamos intención de visitar museos, con los niños mas bien de zoo y parque de atracciones, pero para mi sorpresa el mayor(10 años), me pidió entrar en el museo del Prado,fue lo mejor que pudimos visitar, me habría quedado a vivir allí para siempre,lastima que el pequeño se aburría, porque al mayor no había quien le ganara a encontrar las salas que queríamos encontrar plano en mano.
Decidimos ahorrar y ahorrar para volver lo mas pronto posible, nos quedó muchísimo por ver y disfrutar.
Un saludo.

Astrágalo dijo...

He estado tantas veces en Madrid y lo conozco tan poco....nunca he podido disfrutar de sus maravillas, siempre con prisas.Tengo que ponerme el chip de los caracoles y ir mas despacio...te envidio, disfrutas hasta de las cosas mas pequeñas.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Me alegro que hayas disfrutado de tu visita a Madrid, a mi Barcelona tambien me gusta mucho,pero vivo aqui,si es verdad que a tu ciudad le falta un Museo del Prado,la proxima vez metete por el Barrio de las Letras y el Madrid antiguo,verás cómo te da para mas de una historia,besitos
ion-laos

foscardo dijo...

Ok Ion tomo nota.
Mela mi hermana va tirando, pronto contaré más cosas de ella.
De Adam tengo unos videos preparados que no tienen desperdicio. Este año hace con su hermana teatro en el colegio, espero que descubra que esa es su vocación.