miércoles, septiembre 03, 2008

Locura de amor

Podría haber editado este post con el título “Morir de Amor”, en el caso de que la muerte hubiese llegado justo a su tiempo…

Ayer mi hermana intentó suicidarse. Lo intentó después de hablar con nosotros por teléfono. Anoche la notamos muy extraña, con la voz quebrada. A mí no quiso explicar lo que le sucedía, tampoco a su hijo. Sólo consiguió extraerle una diminuta pista su hija, Laura. “Recuérdame siempre” es lo último que le dijo antes de colgar. Poco después se fue a la habitación y se tragó dos clips de esos que se usan para sujetar papel. La suerte hizo que una enferma viera lo que hacía mi hermana en ese momento y fuese corriendo a comunicaselo a las enfermeras del turno de noche. Por lo menos esa persona, en su supuesto grado de cordura, supo ver lo que estaba pasando, cosa que lo agradecemos. La llevaron de urgencias, a Bellvitge. Le hicieron diversas pruebas, placas y palpaciones. No les quiso decir si los clips se los había tragado abiertos o cerrados.

Esta mañana al ir a verla he hablado con la enfermera. Me ha dicho que mi hermana está pidiendo perdón continuamente y que si por intentarse suicidar la iban a castigar sin poder ver a sus hijos.

Cuando he hablado con ella y le he preguntado por qué lo había hecho me ha contestado: "Por amor". Así de tajante. Es algo que no saben nadie de los que allí se encuentran. A ellos les dijo que estaba muy deprimida. Nada más.

Mi hermana está enamorada. Conozco cuando se enamora y puedo asegurarse que es un auténtico suplicio estar a su lado, pero nunca había intentado acabar con su vida por amor. Un amor extraño y desintonizado, lleno de interferencias y de voces extrañas que se acoplan por doquier. Ella está enamorada de Miguel (no el mío sino el compañero de hospital) Ella dice que él también. El problema es la esquizofrenia que él padece. Cuando se va, se va y tarda en volver a ser de nuevo persona. Para ella es una lástima que solo le funcione mal la cabeza porque le quiere y mucho. Tanto que ha despertado los celos de su ex marido y ahora éste reclama a los niños ir con ellos a verla al hospital. Les he dicho tajantemente que no.

Mi hermana debe estar muy enamorada para haber tratado de cometer un acto suicida. Todo esto tiene dos cara ya que sufre por un lado pero por otro también es feliz, esto último lo digo porque desde que su corazón ha vuelto a palpitar y sentir ilusión es otra persona. Se arregla mucho, la veo más activa, se maquilla, se peina… Sí, no puede ocultar su enfermedad pero por lo menos la intenta dejar de lado y preocuparse por otras cosas.

Me ha sorprendido la entereza de sus hijos ante la noticia. Estaban tristes, Laura con los ojos llorosos y en varias ocasiones a punto de desbordarse. La niña le había llevado sus notas para enseñar a su madre que había aprobado y pasaba a segundo de ESO. La pobre levaba una semana muy nerviosa por los resultados. Hoy se ha quitado una preocupación y le ha surgido otra. La vida es así, tiene que aprender, que se le va a hacer…

Hoy ha hecho de madre con su madre. Le ha pedido en varias ocasiones y con mucha calma de que no lo vuelva a hacerlo más. Mi hermana sentada en una silla no se atrevía mucho a hablar. Estaba avergonzada y agotada.

Ahora me han propuesto en el hospital asignarle una sesión semanal de terapia psiquiátrica, algo que ya pedí en otras ocasiones y sin ningún éxito. Mi hermana tiene mucho que contar, mucho que asumir, mucho que tamizar y purgar.

Es por eso que pienso que la excusa del intento de suicidio “por amor” es sólo la punta del iceberg. Hay muchas más causas, más excusas (en el caso de que sean validas). Se siente muy desamparada, sobre todo por la indiferencia de su médico que se ha olvidado para siempre de ella, del apoyo por parte de los estamentos oficiales a sus hijos, ya que por ejemplo el EAIA uan no ha cerrado el caso (cosa que nos aseguró que sí) entorpeciéndonos a Miguel y a mi la labor de conseguir ayudas y becas para los niños; se encuentra desamparada porque su vida se limita a amar a una persona que hay días que no la reconoce o incluso rechaza y otros que la ama con tanta pasión que del propio roce nacen nuevos universos repletos de estrellas y desamparada porque me mira y sin decirmelo veo que se siente culpable por "obligarme" a hacerme cargo, a modo de extraño legado, de gran parte de la vida que ella trató de construir.

10 comentarios:

Aurora dijo...

Mucha fuerza! Creo que os vienen tiempos difíciles...
Un achuchón a tus sobrinos, guapo!

Arganor dijo...

Es una historia triste y real como la vida misma, ¿cuánta gente le ha pasado esto? más de lo que pensamos...

Animo !!

Alegria dijo...

No se que decir, solo que leyéndote me he puesto un poco en el lugar de tus sobrinos, en el tuyo e incluso en el de tu hermana y no he podido controlar las lágrimas.
Si yo me siento impotente ante todo lo que le pasa a tu familia, como no debes de sentirte tu.
Te mando mucha valentía y fuerza para todos.

despedida dijo...

Muchos ánimos de verdad. Aunque no nos conozcamos en persona me parece que has llegado a todo el mundo con esto. A ver si se arreglan un poquito las cosas. Cuida de los niños, ellos son los que sufren más.

SisterBoy dijo...

Suerte y ánimo

B-Lego dijo...

La terapia le hará bien a tu hermana, menos mal que los del hospital se han dado cuenta.

Me entristece que los chicos tengan que despertar a la adolescencia con estas situaciones tan duras. Los dos se merecen de la vida cosas mejores. Tu hermana también. Paciencia, y esperanza.

Para variar, los de la EAIA empecinados en trabajar en contra de la felicidad y el futuro de los niños. Son una plaga.

Saharawy dijo...

Siento mucho que tengan que pasar cosas así para que los responsables echen cuenta de una persona, viéndola como tal y no como un mueble que está por ahí.

Espero que la situación legal de tus sobrinos se normalice de una vez y, daros änimos porque los hijos -aunque no lo parezca- suelen ser los más fuertes. Dile a tu sobrina que no se aguante las lágrimas, es bueno que las saque fuera, a fin de cuentas, la posibilidad de haber podido perder a su madre bien merece que se permita a sí misma ponerse tristona para después alegrarse de que todo haya quedado en un susto.

No hay nada malo en llorar cuando la circunstancia es la adecuada. Que no lo olvide nunca!.

Anónimo dijo...

hola foscardo
que decirte..
hay que tener pacienciaen los trastornos y enfermedades mentales,son delicados..aparecen y desaparecen

tu hermana ,suerte que esa en esta clinica y talvez.sea una solucion
que asi pueden controlar mas lo, que le sucede,supongo que no es facil para los chicos
ten especial atención a los dos
te toca vivir con ellos algo muy duro.estas asu lado y foscardo no dejes de ser fuerte,se que es duro y seguramenta nada ni nadie te diga que te entiende
porque solo tu corazón y tu mente
son los que te hacen ser fuerte
NO hay palabra de consuelo en estas situaciones
solo que necesita que la cntrolen
animo foscardo
y sobre todo
tu, t.o.c
cuidate ,no se si estas bien o enpeoraras.ponte en manos de alguien si te agobias

animo foscardo,cuidate
meggan
ten fé

eva dijo...

Animo!!! es increible lo que puede hacer nuestra mente con nosotros, y el amor ya ni te cuento, animo siempre mucho animo y aunque creas que no se puede mas siempre se sacan fuerzas de donde uno cree que no las hay...animo

foscardo dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Han sido muy reconfortantes.