viernes, junio 27, 2008

Calabazas, calabacines y calabazones.

Hoy ha sido el día de ir a buscar notas al colegio. Esta vez no he sido yo quien ha ido a buscarlas sino mis sobrinos, a mí me ha tocado el rol que ejercían muchos años atras mis padres.

Recuerdo bien los últimos días de colegio. En un principio me gustaban porque llegaban las vacaciones y no había que madrugar y bajabas a la calle a jugar o venían amigos a casa. Pero también tenía su parte negativa ya que era la hora de enfrentarse al final de curso y a numerosa ristra de cateaos que conseguía llevaba atados a uno de mis tobillos (elegid el que más os guste) igual que si fuesen aquellas bolas que llevaban los presos en las películas de “Charlot” o en las de piratas de “Douglas Fairbanks”. Es curioso, ahora soy yo quien da el sermón a los niños. Es una sensación extraña sobre todo cuando yo no soy he sido un claro ejemplo a seguir ya que nunca fui buen estudiante. Era más bien del género desastroso, caótico y despreocupado. Mi madre decía: “El niño no es tonto. Es más bien despistado.” Siempre estaba en la nubes, volando, con mi tabla de surf, igual que Estela Plateada (Silver Surfer) el superhéroe más insípido de la Marvel Comics Group.

Hoy ha sido a mi sobrina la que le ha caído la bronca más grande. Le han quedado tres (a Adam sólo una Catalá para mí sin importancia) y es curioso, ella ha utilizado conmigo las mismas excusas y argumentos que yo utilizaba con mis padres. Debe ser un patrón universal (o igual es cosa de memoria genética…) Lo que son las cosas yo he utilizado la amenaza como arma como también hacían mis padres, no sé si está bien o no, pero he recurrido a ella como el que pilla una tijeras de podar cuando el Doberman del vecino te ataca inesperadamente surgiendo como una fiera por detrás de los setos de tu jardín.

Mi amenaza ha sido sacarla de este colegio (que tanto le gusta pese a la indiferencia de algunas de sus compañeras) si no mete caña y para finales de julio no se saca las que le quedan (Lengua Castellana, Catalá y Matemáticas) y con ello salga limpita de 1º de la ESO (que para el colmo acaba de repetir) le he prometido matricular en el Patronato Ribas un colegio con bastante mala fama y del que pude comprobar in situ durante uno de los seis meses peores de mi vida escolar. Precisamente cuando mi madre se emperró que debía sacarme el titulo de FP (delineante) mientras estudiaba Artes Aplicadas por la tarde.

Le he dicho que a partir de ahora tiene la salida inmediata del cole encima de su cabeza, sí, sé que eso es presionarla pero es por su bien ya que el pasotismo la acompaña todo el día como si fuese su sombra. Ella ha intentado negociar conmigo. “¿Y si sólo apruebo una? ¿O dos?” “Creo que sólo me voy a quitar mates de encima…” Me he negado en rotundo. Tajante. O todas o cambio inmediato de cole. Tiene ayuda y todo el tiempo del mundo. Se acabaron levantarse y acostarse tarde, jugar con los videojuegos y requeté mimar a los gatitos. Ha habido lagrimas, ya lleva varios días de llorera por el tema “futurible” cambio de colegio. En eso se le parece muchísimo a su madre. Mi hermana recurría a las lagrimas con la misma facilidad que las moscas se posan en los truños de perro de las calles (ahora con tanta higiene perruna muchas han tenido que cambiar de dieta y suelen posarse en caras de bebes, bocatas de chorizo, o tortilla, Nocilla (Nutella) o de lo que sea…)

A lo que iba. Precisamente ayer me recriminó que yo no había sido buen estudiante. “Sí, claro yo he de sacar buenas notas ¿Y tú qué? ¿Tú también suspendías?” Esas frases me tocan soberanamente los huevos y de muy mala manera. Quizás lo peor que llevo de mi “paternidad” (bueno el desorden es otra espinita) son los putos chantajes emocionales. Trato de controlarme cuando me asaltan y se me suben a la chepa en plan cowboy pero a veces no puedo y les mando a cagar a la vía del tren (que hace falta grava, les añado…)

Ya sé que no debo dejarme dominar por mis anteriores fracasos escolares. Ni dejar que ellos lo tomen ni como ejemplo ni como excusa para atizarme con ellos. No es algo fácil. Trato de torearlo lo mejor que puedo. Pero no puedo evitar, de vez en cuando, llevarme una buena empitonada.

5 comentarios:

meggan dijo...

bien venido al club de las calabazas...
cantaje emocional ."hoy dia son expertos en la materia"..
jaja si lo,sabré yo..
tengo unos cuantos con trastorno de personalidad a los que adoro..

la mejor defensa es un buen ataque.
las pautas son aveces buenas aveces insoprtables de cumplir (me refiero a las pautas que debemos de aplicar como padres),

psicologia pura y dura.
de eso podemos escribir querido richard,no un cuento sino que un bet-seller..
un abrazo (no desesperes )la adolescencia y la jodida puber...
se pasan a los 18 años o con la independencia....
besos

KAMELUCHA--MELA dijo...

Bueno a vece digo yo...???
a todos los niños le tiene que gustar estudiar a juro,,???
nunca nosotros hemos tenido calabazas,,,yo siiiiiii hartà de calabazas,,,no es que los quiera disculpar no para nada,,,
o bueno si,,,como abuelita de todos que soy,,,haber ,,que ya en setiembre mejoraremos okey,,???
se que necesitan una regañina lo se..
pero,,,es tu trabajo, lo se,,,pero bueno de nuevo a estudiar...de nuevo a los libros y por supuesto a estudiar....
un abrazooo...

Amparo dijo...

Con el año que han llevado, aún te puedes dar con un canto en los dientes. Vale que hay que leerles la cartilla y no bajar la guardia, pero durante el curso su padre les ha facturado, han recuperado a una madre desaparecida en combate, se han trasladado varias veces de casa, se han visto sustituidos en el espacio paterno por otros niños, los hijos de la nueva compañera del troll, han ingresado en un cole donde no se les ha dado bien de entrada hacer amiguitos... en fin, hay adolescentes en Wisconsin que por menos entra en un aula y ametralla sin pedir permiso.

Consejo pedagógico número 1:
Cuando te digan "Pues tú no sacabas buenas notas" es mejor que les contesten: "Estamos hablando de ti. Me preocupa tu falta de concentración y quiero ayudarte". Lo de "a cagar a la vía/a la playa" es un recurso que también está bien pero me lo reservaría más para cuando te pidan el coche, un poco más adelante y eso.

Besos, "papi".

Ah: soluciones.
Mates: Miguelito
Català: Eva
Castellano: Eva o Amparo

Con tal de no volvernos a ver ni a Eva ni a mi en versión Rottnmeier, Laura y Adam aprueban fijo. Es una oferta real :-)

Anónimo dijo...

Hola Richard que papelon !!!!!!
Antes nos lo metian nuestros padres y ahora cuando lo tenemos que hacer nosotros, que palo.
En mi caso como todovia son pequeños (5 y 9 años ) no tengo tanto problema, pero ya empezamos ha negociar con el mayor a la hora de hacer los pocos deberes que le ponen, COMO ME ACUERDO DE MI MADRE.
Yo ahora tambien estudio un curso de Administracion y Finanzas, para ponerme al dia, pero solo 2 asignaturas, ya que con el trabajo, la casa, los niños etc......, no puedo hacer mas, pues tambien me siento presionada, porque cada vez que hacia un examen la pregunta era HAS APROBADO?
Por suerte ( mas bien dicho esfuerzo) me he sacado las dos asignaturas ( sin ir a una de ellas a clase )y estoy muy contenta.
Bueno basta ya de rollo
Un beso muy fuerte

HISTORIA

Eva dijo...

Yo tengo una proposición indecente, vamos chez miguel, llenamos la mesa del comedor de sus libros y papeles, Richard, como cateó en su época, recupera (y ayuda) ahora con Laura y Adam, empezamos con hora de piscina, 30" de panxing, hora y media de catalán, mates, castellano, lo que se tercie. Ponemos a los dos niños juntos porque total Adam lo tendrá que hacer el curso que viene, y hacemos un día o dos intensivos.
Sus lleváis un portátil que con mi móvil hay internet por un euro al día, para posibles fallos en el programa.
Vuelvo el 12. ¿Hace el 13?