martes, junio 03, 2008

In memorian: Ñasis (24 Abril 2008 – 3 Junio 2008)

Pequeño trozo de vida. Esta mañana ha decidido dejarnos después de estar unos días algo pachuchillo. Era el más pequeño de los tres. Una bola de pelo completamente naranja y con mucha personalidad. Su diminuta vida se ha apagado, como cuando a una vela se le sopla y aun le quedaba un poco de lumbre y ésta se vaapagando lentamente.
Esta mañana Miguel me ha llamado. Yo he acudido corriendo. Cuando he salido de la habitaciçon sostenía al gatito en su mano. El animal estaba agonizando. Lo he tomado en mis manos y le he soplado un poco. Ha hecho como un pequeño amago de recobrar el aliento, ha tratado de maullar un poco pero se ha vuelto de nuevo a hundir. Apenas se movía y le costaba horrores respirar.

Ñasis cabía en la palma de la mano y era todo un encanto. Una preciosidad de gato (porque al final era gato) A Nuria (Flor de Te) ya le había robado el corazón, como al resto de numerosos amigos y familiares que pasaron por casa este fin de semana para conocerlos. Ñasis ha dejado de respirar justo cuando Miguel se lo estaba pasando a Laura que lloraba sin cesár. Lo que son las cosas, justo ha tenido que ser en un día tan especial como el de su cumpleaños “Un cumpleaños que nunca pienso olvidar” Me ha dicho en un mar de lagrimas. Yo estaba llamando a Roger, el amigo veterinario, para ver que se podía hacer mientras ha sucedido. Miguel ha tomado el gato de los brazos de la niña y me lo ha traído. El bichillo se había hecho caca encima y parecía como extrañamente dormido. Pero no. Ya estaba muerto.

Adam me ha ayudado a meter a Ñasis en la caja. Lloraba mucho, como su hermana, pero ha querido echarme una mano. He metido al gatito en una bolsa del super y ésta la he metido en una caja. Laura no quería verla. Lloraba y lloraba sin parar.

Cuando me lo llevé, hace casi una semana, ya me comentó el veterinario que aun estaba en observación debido a un golpe recibido en el hocico, pero como prácticamente parecía recuperado pude traermelo a casa y llevarlo el día 5 para el tema de las vacunas, junto a Glondris y Ñiñi. Precisamente Glondris está algo chafado desde el sábado, no come mucho, no juega y se pasa todo el día durmiendo, solo bebe y hace pis y esta algo escuálido. Como Ñasis tampoco estaba vacunado.

He hablado con Laura y Adam del tema. Como hice hace una semana atrás con el tema Chuskete. Les he dicho que a Ñasis por lo menos le hemos dado una semana de auténtica felicidad en un hogar y que no ha muerto ni en la calle ni en una jaula de una refugio de animales. Es un animalito que se lleva un gran amor y a su vez un pequeño trozo de vida que nos ha dado la posibilidad de darle todo el amor que necesitaba. Después de eso se han sentido mucho más reconfortados. Aunque la pena la llevaban en el cuerpo.

Cuando los niños se han ido al colegio, Miguel y yo nos hemos ido a comprar una gatera para transportar a los otros dos gatos al veterinario y ver que podía haber sucedido. Así he hecho. El veterinario me ha comentado que Ñasis ha muerto posiblemente de un trastorno vírico muy frecuente en gatitos que nacen en la intemperie. Me ha mandado antibiótico para Glondris. Se lo he acabado de dar como él me ha indicado, machacado y dentro de una bola de mantequilla. El resto que no se ha comido se lo he untado bien en la pata así cuando se lave entrará lo que falta. También he de forzarle a darle de comer un poco. De momento se deja.

Ha vacunado a ambos (a Ñiñi por segunda vez) y a Glondris por primera. Me ha insistido que le forcemos a comer, sino se nos muere. Ya no cojea tanto y ni hace cacas con sangre como cuando me lo llevé del refugio. Ñiñi está como siempre, loca perdida, juega y ataca las manos sin parar, quizás no está tan afectada
porque estaba vacunada de antemano. El veterinario le ha puesto la segunda tanda de vacunas y ya hasta que no los esterilicen no les pondremos la vacuna de la Leucemia.

Me han dicho que puedo llevarme otro gato. Ya de antemano en casa habíamos decidido que sí. He ido a ver unos cuantos (aunque hasta dentro de una semana no podré llevármelo a casa por precaución) habçia verdaderas joyas en bruto. Hemos decidido que sea Laura quien lo escoja. Casualmente ella, como el resto de habitantes de casa, quiere que sea un gato anaranjado. Es posible que se llame Ñasis también o Ñasis II. O tal vez no...

Voy a seguir adelante con los planes de cumpleaños de Laura y esta tarde me los llevo a merendar a l´Illa y al Decathlon a comprarle un bañador a la niña que mañana se nos va de convivencias.

5 comentarios:

flor de te dijo...

Snif. Forever in my heart

foscardo dijo...

yeah!

Anónimo dijo...

Hay Dios! que pena.. no se que deciros a toda la familia, seguramente se haya ido con chuskete para contarle lo buena familia que sois, lo feliz que ha sido..
Otra vez lagrimas para los niños, en especial Laura que recordará este día tan especial con la perdida de Nasis.. Animo bonita.
TESORETE

KAMELUCHA--MELA dijo...

Tan lindo..!!!

Bueno sobre todo que Laura y el niño lo lleven mejor, uno se encariña tanto con ellos que dan mucha penita, pero bueno..palante..
un abrazoo

Anónimo dijo...

hay que mala suerte!!,LASTIMA .JO
bueno arriba chic@s,arriba,arriba!!
HORMIGA