sábado, junio 28, 2008

Cosas de locos

No, no se trata del título de una nueva “sit com” aunque podría serlo. Lo que voy a contra sucedió hace un par de días aproximadamente en una de mis visitas a mi hermana a la planta de psiquiatría del Duran i Reynals (Hospitalet). Había ido a visitarla con los niños. Cuando acabó la visita me pidió que le acompañase a su habitación ya que tenía un regalo para mi sobrina, una agenda de la Barbie (por cierto ahora a la niña le ha dado por pedirme una Barbie, no sé si para coleccionar o para jugar con ella) Después de salir de la habitación me encontré con un tumulto de gente compuesto por enfermeros, pacientes y visitantes como yo. A veces si no te fijas detenidamente llegas a confundir pacientes con visitantes ya que algunos de los internos van vestidos de calle.

Pues bien mi hermana y yo nos detuvimos en medio del mogollón. En el grupo destacaba una enfermera bajita y regordeta que no hacía más que organizar a los presentes con mucho sentido del humor. Detrás de ella un grupo de pacientes la miraba embelesados, menos una mujer muy bajita. Ésta no hacía otra cosa que mirar como escudriñando concienzudamente a mi hermana. Lo hacía en silencio, con los ojos medio entornados y la boca prieta. Al principio la confundí con una visitante como yo. Iba con una camiseta “Dolce and Gabbana” y su aspecto no era tan descuidado como el de resto de los allí presentes (incluido yo mismo jajajaja lo que me recuerda que me he de cortar el pelo y repasarme la barba.)

Justo antes de marcharme la mujer da un golpecito en el hombro a la enfermera, que andaba de cháchara general con risotadas incluidas y con una seriedad que rozaba lo espectral le comenta como si fuese una especie de Jessica Fletcher: “Enfermera esa mujer (refiriéndose a mi hermana) ha asesinado esta noche a la Señora Pérez”. La enfermera deja de reírse se la mira luego mira a mi hermana. La pobre Caroline no hace más que decir (como puede): “¿Yo?¿Qué he hecho?” Yo comienzo a reírme y le digo: ¡Anda Carol ahora eres una asesina!” En eso mi hermana comienza a reírse y con ella la enfermera y el resto de pacientes. La señora se queda agazapada y cabizbaja detrás del público congregado. La enfermera es la que más se ríe, bueno ella y un paciente, un tipo como un armario ropero, joven y con una risa caballuna que hiela la sangre. “Como te quedes aquí una tarde escribes un buen “Best Seller” Me dice sin dejar de reír. Hay mucho de cierto en lo que dice. La locura no deja de ser es algo terrible, espantoso, pero la vez fascinante.

2 comentarios:

Salegna dijo...

Graciosa pero triste al mismo tiempo la historia que nos cuentas. Cuantas habrá sin que nos enteremos, porque en su mundo paralelo tienen realidades que la razón no entiende.
Toda mi comprensión para todos ellos, mi suegro sufre demencia senil y te puedo asegurar que lo que estamos viviendo es para escribir un libro.

Muy buena idea lo del nuevo blog, enhorabuena.

Un beso

meggan dijo...

no es más "loco " el que vá al medico y le ayudan a seguir en su problema de salud mental

que el que se niega a recibir apoyo ,ayuda y sanidad.
estabilidad y todo lo que conlleva ayuda a la mente psiquica de el ser humano

el miedo no es estar "loco " y que te ayuden ...
el miedo es decir yo no tengo problemas de locura ...
ni nada de eso.(en esta sociedad de "locos").