miércoles, junio 04, 2008

Kamikazes

Según la wikipedia:

"Los kamikaze eran pilotos que realizaban misiones suicidas, es decir, sin la esperanza de salvar la vida durante la misión. Utilizaban sus aviones a modo de proyectil para causar el mayor daño posible al enemigo. Estos pilotos surgieron en el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial para atacar los buques estadounidenses que estaban fondeados en aguas del Pacífico Sur.(…) En total 34 barcos fueron hundidos y 288 dañados por los pilotos kamikaze (que contaban unos 4.000 entre los Servicios Aéreos Naval y del Ejército). Aunque los resultados de este tipo de ataques eran más simbólicos que prácticos, el efecto psicológico en los soldados aliados era profundo. Los kamikaze se presentaban como voluntarios para realizar dichas misiones, ya que era una manera más que honorable de morir.”

“…ya que era una manera más que honorable de morir.”

“…de morir.”

“…de morir.”

Ser Kamikaze ya no es patria potestad de el imperio nipón. Muchas otras culturas han adoptado dicha filosofía como medio para alcanzar determinado objetivos, impactar a la sociedad gracias a la difusión en cualquiera de los medios de comunicación. Kamikazes hay de muchos colores y formas. Algunos actúan en grupo otro lo hacen en solitario y cada cual con su doctrina y su modus operandi. Sí, los hay ruidosos y los hay silenciosos. En ambos casos actúan bajo absurdos criterios y todos y cada uno de ellos a años luz de cualquier pensamiento racional o cabal.

Quiero alejarme un momento de aquellos que se sacrifican por un ideal político porque entre otras cosas ya sabéis que la política me la trae floja. Eso no quiere decir que no me impacte cualquier ataque terrorista repartido a lo largo y ancho de nuestro planeta. Me gustaría centra este post (al fin y al cabo yo lo modero y escribo lo que me viene en gana) acerca de los Kamikazes anónimos, aquellos sin ideales políticos o intereses llamémosle de cualquier tipo y que, como a sus hermanos de filosofía, no sólo les importa una mierda su integridad física (ya que se toman su vida como si fuese un trozo de mierda pisada en el suelo) sino que les importa muchísimo menos la vida de los demás.

Kamikazes anónimos o solitarios hay muchos y a cada cual más cabrón. Muchos ya conoceréis casos de tipos que les gusta lanzar piedras desde los pasos a nivel a los parabrisas de los coches que cruzan la autopista, o los que les gusta circular en dirección contraria por la misma. Caso como estos hay muchos pero son contados comparados con los que juegan a ser Kamikazes con el tema del sexo, no sólo poniendo en peligro sus vidas (bueno al fin y al cabo ya he comentado arriba que su existencia les parece una basura) sino contagiando con todo tipo de enfermedades sexuales a terceros sin estar avisados de antemano de posibles riesgos para su salud. Existe una pequeña vertiente de Kamikazes en los que padecen VHI, porque ojo, no todos son iguales, gente sensata con SIDA también la hay. No es cuestión ahora de generalizar. Apartando a esos hay personas idiotas, insensatas (los peores son los que van de sensatos y luego son insensatos os lo aseguro) y verdaderos CABRONES sí, con letras mayúsculas de esas son visibles desde cualquier estación espacial como la gran muralla china o las pirámides de Egipto, que disfrutan o se regodean (o ambas cosas) contagiando enfermedades venéreas a los demás. Es más, muchos de ellos, a modo de cadena de favores, impulsados por su odio o ira se dedican a contagiar a otros incautos, ya sean kamikazes, jugadores de ruleta rusa, o amantes de deportes sexuales de riesgo como si con ello pudieran satisfacer su sed de venganza. “El SIDA es cosa de los 80 o los 90” “Yo con condón no follo” “¿SIDA? Pero si yo estoy por encima del SIDA” Estupideces como estas he oído de boca de numerosa gente, kamikazes en potencia, que deberían estar aislados, penados y encerrados bajo jaula (y de paso tirar la llave de la celda a un pozo sin fondo).

Sí señores, ………………… (poner calificativo a vuestra elección) haberlos haylos. Y más de los que podéis imaginar. Accidentes suceden casa día, condones que se rompen, heridas invisibles, relaciones supuestamente estables donde uno de los conyugues ha contraído la enfermedad después de un despiste (o no), pero también hay quien se lo busca y parece que tiene suerte pillando setas envenenadas. Joder, no sólo las encuentra sino que es tan lerdo que se las come.

Hay gente que aprende de los errores cometidos y rectifica. Demuestra sabiduría. Hay quien no y reincide o, como he dicho más arriba, pasa de todo y sigue como si no hubiera pasado nada. “¿Tu avisas a la gente con la que te relacionas que eres VIH?” “No, para qué si es sólo un polvo rápido y no voy a verle nunca más.” “¿Tomas precauciones aunque tengas el SIDA?” “¿Precauciones? ¡Pero si ya estoy infectado!” “¿Sabes que si tu cepa entra en contacto con otra cepa puede ser fulminante?” “Si, pero me da igual.” “¿Si tu pareja ocasional sabe que tienes el SIDA y te dice que no quiere tomar precauciones que haces?””Si no quiere condón no lo discuto follamos igual, él mismo.” Frases como estas y otras perlas más son muy comunes entre Kamikazes como estos (aunque podéis substituir Kamikaze por otra palabra, la misma que habéis utilizado en los puntos suspensivos u otra a vuestro gusto)

No me sirven excusas de que hay falta de información o que llegué tarde a casa y me perdí el anuncio de “Póntelo Pónselo”. Campañas e información hay a raudales. Otra cosa es que vengas de una aldea aislada en el Congo o en un lugar remoto del Kilimanjaro. Personalmente pienso que a este tipo acto terrorista deberían estar penado con prisión incondicional, es un acto que atenta contra la vida de los demás, sobre todo de aquellos que de forma inocente (pongamos una especie de interrogante tras inocente) se convierten en víctimas de estos desalmados. Hay quien aboga con gracia y sorna un dicho que dice más o menos así: “Prefiero tener el Sida a tenerla pansida.” Hay cosas con las que no se juega y mucho menos con la salud de otros sobre todo habiendo conocimiento de causa por la parte afectada.

4 comentarios:

Ana María dijo...

Me ha puesto los pelos de punta el post, porque esas frases las hemos oido todos ,sinceramente yo pensaba que era cosa del pasado ( de los primeros años ,cuando se creía una enfermedad limitada a unos grupos muy concretos de gente,mas bien de modos de vida ) pero ahora creía que todo el mundo tenía asumido que lo provoca un virus y que esos "bichitos" no saben de estupidas moralidades humanas y ocupan al primer organismo en el que tengan oportunidad de entrar.
hace tiempo vi un corto sobre enfermedades de transmision sexual , en el que estan eran personas, compartiendo sus "anecdotas" de trabajo y hacía pensar ( y acojonarse de lo facil que era contagiarse ).
Perdona lo largo del comentario , el tema es muy preocupante y me ha removido por dentro.

foscardo dijo...

Pues más se te remueve cuando conoces a alguíen que lo hace.

KAMELUCHA--MELA dijo...

La verdad que hay cosas que no entiendo mucho, porque si ya saben , si ya lo conocen, hay un dicho que es ...el que por su gusto muere, hasta la muerte le es dulce -- pero eso si que no j..da.. a los demas..seria bueno..
un abrazoo

foscardo dijo...

¡Cuánta razón tienes! Como decía un amigo mío. ¡Cuanto hijoputismo hay en el mundo!