viernes, junio 29, 2007

Crónicas de Londres 1: (¿)Porque yo me lo merezco(?)...

Si un día me pierdo, me muero y me reencarno buscadme en Londres. No soy un fan más de la capital del reino de su graciosa majestad. Yo soy Londres y parte de Londres. Por lo menos en un veinticinco por ciento de mi ser. El que ocupan los genes de mi abuela paterna y la mayoría de su antepasados de su (mi) familia. Ignoro cuantos quedan con vida y en la ciudad de Londres. Las veces que he estado rondando por allí se me ha pasado por la cabeza si alguno de los transeúntes que me he cruzado por la calle, me ha atendido en una tienda, me ha servido el desayuno o me ha llevado en metro, bus o taxi llevan mis mismos genes y compartimos bisabuelos, tatarabuelos o tatarabisabuelos… Será de nuevo cosa de los genes pero Londres me resulta familiar. Allí me siento como en casa. Todas las células de mi cuerpo se revolucionan como locas cuando piso cada centímetro cuadrado de “La City”. He de decir que no suelo ir mucho (lamentándolo) debido a mi escaso (por decir nulo) contacto familiar, y porque la economía no me lo permite. Es más este año no tenía intenciones de viajar a Londres, aunque ganas si ganas de hacerlo. Para mí la idea de este año pisar los dominios de la mitad de mis ancestros sonaba más a un sueño muy lejano que a una explícita realidad. Pajas mentales aparte. Un buen día, hace una escasa semana recibo una llamada. Los señores de Sony Computers me invitan a un evento relacionado con el lanzamiento de uno de sus juegos estrella destinado para la PlayStation 3. El lugar elegido es Londres. Quieren que represente a Fotogramas entre los medios escogidos ya que el juego guarda muchos elementos relacionados con el cine. Imaginaos la situación: Me encuentro en Barcelona, sentado frente a mi mesa de trabajo, en el trabajo de las mañanas. El móvil casi cuelga de mi mano. De repente todo (y todos) se detiene pero yo sigo en movimiento. Al principio como que no me lo acabo de creer. Bueno, si se me lo creo porque dicho viaje tiene que ver con mi profesión (a la que cada día y gracias a estos tipos de eventos me apasiona más) Por otro lado pienso… “Que curioso, porque me da que este viaje suena más a una especie de premio como una especie de buen Karma por todos estos meses de calvario familiar. “ Por un momento pienso en mi padre. Él sabía muy bien que lo mucho que me gustaba Londres. Algo por lo que podía sentirse orgulloso de mí. Para un padre que su hijo ame su tierra es un regalo del cielo (valga la redundancia) Por un momento me sentí como Luke Skywalker al final del Retono del Jedi. Era como si por un momento el presente se detuviera y hasta me pareció ver a los antiguos, esos seres espectrales, con su tono blanquecino lechoso sonriéndome (con la cara de familiares que no he conocido nunca) agradecidos desde la distancia lejana del más allá. Bueno en este caso entre las escaleras de la planta 3 y la planta 2 ½. Como lo leéis, todo un majestuoso “tripi” con fenómenos paranormales "Made In Lucasfilm" incluidos. Llamo a FOTOGRAMAS para comunicarle la propuesta a Toni Ulled (director de la revista) . Me dice que si Madrid lo aprueban no hay problema alguno (como hay un tercer especial sobre videojuegos para finales de año el "leit motiv"del viaje/entrevista puede quedar más que justificado). Llamo a Madrid y, por razones que no vienen al cuento (cosas muy privadas que no interesan a según quienes bla, bla, bla) me dan pistoletazo de salida. Al principio no hay problema con los horarios del avión. La ida la he de hacer por la tarde. Así que puedo salir de trabajar e ir pitando leches al aeropuerto. En realidad sólo pierdo un día de curro. Al final resultaron dos ya que a última hora se me cambia el vuelo (no digo tampoco el motivo porque tampoco le interesa a nadie) Aviso por correo electrónico a mis superiores de que me marcho a solventar unos asuntillos y comienzo a mentalizarme con el viaje que me espera. En casa me envían el plan de trabajo. Hay varias entrevistas. Una de ellas con Andy Serkis (si ese señor que se hizo famoso por prestarle su cara y sus gestos a Gollum de El Señor de los Anillos y que también hizo el mono en King Kong) No sé, me hace gracia la idea de entrevistarlo. Bueno en realidad me gusta entrevistar. En general. Sobre todo desde que eché raíces en esta profesión. Desde la radio a la televisión no he parado de entrevistar gente y me gusta. Mucho. Resulta curioso a me did a que se suceden las horas cominezo a sentirme como “Rick Gervais” en la estupenda serie “EXTRAS” (si no la habéis visto os la recomiendo ya mismamente) Si, me siento como Rick en un hipotético episodio cuyo invitado es el alma y voz del engendro paliducho, huesudo y cabezón de la saga del Señor de los Anillos. Recapitulemos... Londres, entrevistas, qué más podía pedir… Por supuesto pasármelo en grande, cosa que así sucedió. No sé, pero no dejo de tener la sensación de que este viaje me lo merecía. Aunque solo fuese un poquito. Pasa el fin de semana, con verbena incluida, y llega el lunes por la mañana. Llevo a Miguel al trabajo y aparco el coche en el aeropuerto. Me gusta viajar. De todas formas. Si es acompañado más, pero viajar solo, aunque solo sea un tramo, tiene su diminuto grado de emoción. Llevo conmigo una mochila con todo tipo de cachivaches dentro. Que si el ordenador portátil, que si la PSP, que si el reproductor de MP3, los cables, la Nintendo DS y algo de ropa. Nada una muda, un pantalosn finolis (de los que llevo al trabajo de la mañana) y un polo de "Yves Saint Laurent" que heredé del marido de mi prima (suelo llevar ropa de segunda mano, comprarme ropa no está entre mis principales proridades). Desde la sala de embarque (por cierto me hicieron pasar tres veces por los sensores de marras por culpa de llevar tanto aparato eléctrico) llamo a mi hermana. Aun está cabreada con el capullo y su prohibición de que llame a sus hijos. Le comento que en cuanto llegue a Londres la llamo para que sepa que estoy bien bla bla y bla... también hablo un par de veces con Miguel y, tras superar la prueba de los sensores "ultrasónicos" de la policía me voy pitando leches hacia la sala de embarque. Curiosamente no tuve que esperar nada. Tal como llegé embarqué. Desde el primer momento que piso el avión el idioma castellano va desapareciendo. “No probelmo”, como diría Terminator. Logico, vuelo con British Airways en dirección Heathrow y tengo previsto llegar a Inglatrerra a las 8:30 de la mañana. Me he informado que allí hace un día gris, "Typical English Weather". Pero no me importa. Voy hacia Londres y pienso disfrutar todo los segundos posibles de mi breve (pero intensa) estancia.

(continuará)


4 comentarios:

Jon dijo...

Pero bueno!!! tienes que seguir que me he quedado en lo mejor !!!!!!! grrrrrrrrrrr

kmalaksoy dijo...

Jolines!!!nos has dejau a medias, Sir Richard, como sigas escribiendo así ni la J.K. Rowling esa........
Gran Hermano vigila!!! (jajaja). Un besi.

foscardo dijo...

Es que tengo alma de culebron jajajaja Big Brother ;)

SrNadie dijo...

Uno de los secretos del buen narrador es crear expectación y ansias por descubrir que viene despues, eré un mostruo!!!

Esto de que el viaje haya ido tan bien es una muestra fidedigna de que los conjuros de la noche de San Juan empiezan a surgir efecto! Dale tiempo y nisiquiera la malvada bruja del oeste podrá con él!!!



SrNadie
http://normadesmondeyes.blogspot.com/