lunes, abril 16, 2007

El silencio de los inocentes.

Hoy hemos ido a ver a los niños. Hemos ido mi hermana y yo. Los han llamado por el interfono. La primera en bajar ha sido mi sobrina. Ha saludado a su madre. A mí ni me ha mirado a la cara. No se lo reprocho. Mi hermana le ha insistido con gestos (no podía hablar) que me diese un beso. Yo le he dicho que no la forzase. La niña no me contestaba apenas a lo que le preguntaba. Me miraba con enfado como si tuviese frente a si al mismísimo demonio. Ha llegado su hermano. Me ha mirado con temor, pero su expresión era diferente a la de su hermana. Ella me ha dado la espalda y le ha dicho algo a su hermano, este ha asentido. Ella de repente decide marcharse. Se ha largado sin despedirse, y eso que le henos insistido en ir al despacho que nos había cedido la directora para estar a solas y más tranquilos. Insisto, no se lo tengo en cuenta, no a ella pero si al cabronazo de su padre y a las desgraciadas de sus tías. Hemos ido el niño, mi hermana y yo al citado despacho. Al principio el niño estaba muy nervioso y callado. Entonces le he preguntado si estaba enfadado conmigo. El me ha contestado que no pero que su padre le había prohibido hablar conmigo. “Es que si se entera que he hablado contigo me pegará una paliza” nos ha dicho. Mi hermana y yo nos hemos mirado. Aterrados y en mi caso cabreado. Al parecer mi cuñado intimida a los niños. Les amenaza con llevarlos a un orfanato (una frase también muy escuchada por mí de boca de la Sargento de Hierro) si hablan o se relacionan conmigo. Yo le he dicho que no estay enfadado con él o su hermana, pero si con su padre y sus tías y mucho. El niño me ha dicho que su padre quiere matarme. Me ha dicho que si se encuentra algún día conmigo me mata. Yo le he dicho que si me mata él se irá a la cárcel y ahí sí que hay posibilidad de que él y su hermana acaben en un orfanato. Parece que esa palabra tiene mucho poder sobre los niños. Cuando le he comentado la palabra EAIA el niño me ha vuelto a preguntar sobre el orfanato. Al parecer su padre les ha vendido la moto que el EAIA es un lugar donde van los niños chivatos o que hablan con sus tíos malvados… Me ha dicho también que su hermana no quiere saber nada de mí. Me ha dicho que yo les eché de casa. Yo le he preguntado si él creía eso. Entonces me ha dicho que él había oído como yo decía a su padre que se metiese a los niños en el culo. Yo le he preguntado si realmente escuchó eso de mí. Me ha dicho que sí. Le he insistido. Me lo ha jurado. Al volverle a insistir me ha dicho que bueno, que yo no lo dije pero su padre había dicho a su familia que yo lo había dicho. Me ha dicho que por culpa de ir a hablar hoy con él y su hermana tendrán gritos y hostias en casa. Yo le he dicho que si hay bofetadas que me llame. El me ha dicho que no le deja su padre. Es más me ha dicho que les amenaza con echarlos de casa (cosa que debería hacer) y que a menudo les reta a elegir dónde irse a vivir si con él o con su tío. Pero que si se vienen conmigo jamás lo verán. Amenaza, miles de ellas. Manipulación y silencio. Pero la verdad no puede quedarse en la boca. Ni siquiera en la de un niño de diez años. Se escapa como un pajarillo salvaje de la boca y vuela por doquier. Eso lo he podido comprobar esta mañana. El niño me ha dicho que quiere venir a casa a visitarme pero que no puede. Que se acuerda de mí, del cine que le ponía (nos hemos estado riendo un buen rato de pelis que veíamos juntos como la saga Agárralo como puedas o Vaya Fugitivo). Nos hemos despedido de él con un abrazo noble y un beso. Le he dicho que si se ve amenazado que me llame o que espere al día siguiente para comunicárselo a la directora. En el coche mi hermana y yo hemos estado un rato en silencio. Luego le he dicho que sentía rabia como habían manipulado a la niña. Un padre que la maltrataba y que no quería cuidarla y sus tías que no quieren saber una mierda de ella. Que les importaba una puta mierda y lo habían demostrado con creces a lo largo del tiempo en el que los niños estuvieron a mi cargo. No era justo. Ni con ella ni con su hermano. Me ha dolido mucho. Para mí mi sobrina es muy importante. Es la niña de mis ojos. La quiero con locura. Representa mucho en mi vida. Ella es el relevo que dejó mi madre en la tierra. Nació y a los cuatro meses de hacerlo mi madre nos dejó. Es el antes y el después de una etapa. Y ahora unos desgraciados de mierda la han puesto contra mí. Eso es imperdonable. Han de pagar por ello. Las dos justicias la terrenal y la divina les han de pasar cuentas, a todos. No se merecen nada bueno. Por su maldad y su vileza ante unos niños inocentes que los obligan a mentir y callar sin ser conscientes del daño que les pueden provocar. Insisto con rabia y con furia. No es justo.

El jueves tenemos cita con el EAIA. A la nueve de la mañana. Mi hermana y yo. El viernes tenemos que ir al juzgado. El juez quiere escuchar a mi hermana. A pesar de su eterno silencio.

Esta tarde segurom que llueve a chuzos en casa de mi cuñado. Veremos que sucede.


2 comentarios:

keseke dijo...

hola,

soy keseke, tal vez no me recuerdes, pero yo recuerdo una vez que en una "kedada" fuimos al parque de atracciones de madrid...

En fin, eso es lo de menos. Llevo poco tiempo leyendo tu blog, que encontré por casualidad, como todo en esta vida y he de decirte que lo encuentro desgarrador, pero que me alegra que encuentres la fuerza para hacer pública esta historia.

Yo no sería capaz de contar algo tan duro y personal, pero de algún modo nos estás abriendo las puertas de tu sufrimiento y puede que abriendo los ojos hacia otras de las tantas situaciones similares a la vuestra. Tal vez alguien se anime a hacer algo más por ayudar a esa persona que conoce e intuye que está sufriendo lo mismo que tu hermana.

Un hermano es algo realmente importante y el apoyo que estás prestándole a la tuya me hace querer aun más a mi hermano, que también ha demostrado apoyarme en los momentos bajos y que creo que haría lo mismo que tú en un caso así.

Sobre la enfermedad de tu hermana, la he sufrido en mi abuela y no puedo llegar a imaginarme lo duro que tiene que ser en una persona tan joven.

Bueno, sólo quería mandarte mi "solidaridad" ante esto que estais pasando y mis más sinceros deseos de que al final podrais solucionar lo de los niños. ¿cómo puede ser que las autoridades todavía no lo hayan solucionado?

No me enrollo más, un abrazo grandote y muchos, muchos ánimos

maría

foscardo dijo...

Hola keseke. Claro que tanto miguel como yo nos acordamos de ti. Sobre todo de aquella experiencia en la lanzadera del parque de atracciones que compartimos con carpy. Gracias por tu apoyo. Me hace mucha falta y a mi hermana tambien. La lucha sigue. Y seguirá hasta que sea necesario. Esta semana tenemos una buena batalla que ganar tanto con el EAIA como con el testimonio de mi hermana ante el juez. A ella le voy contando lo que sucede en el blog y se emociona mucho, rompe a llorar en cuanto le comento las muestras de apoyo que recibe y no solo en el blog sino por telefono o por mail. Para ella internet es algo casi desonocido y el poder que tiene es como algo mágico. Saber que leen su historia en cualquier parte del mundo la colapsa. Sobre su enfermedad, ya conoces los sintomas y la degeneración que sufren estos enfermos. En una perosna joven es bestial ya que se consume tan rapido como una cerilla en un vendaval. Puedes comprobarlo en las fotos que colgue en el post hermanos. Mi ayuda es importante pero la suya y su lucha lo es aun mas. Le doy muchas fuerzas y le pido que luche por ella y por recuperar a sus niños. Y lohace aunque le cuesta.

Besos

Miguel y richard