jueves, febrero 14, 2008

Los mismos perros...

No suelo hablar de política en este blog. Entre otras cosas porque me importa una mierda, así de claro y tajante y porque no voto (debido a mi condición de extranjero). Sé que podría hacerlo (ya me lo han ofrecido en varias ocasiones), y que de esta forma tendría derecho a quejarme (vamos a ver como si por no votar un pierde el derecho a opinar, y los que me conocéis sabéis que yo n callo ni debajo el agua (y mucho menos cuando me pisan). Repito no me decanto por nadie, me importa un carajo la derecha y la izquierda el centro moderado o los partidos extremistas. A todos los veo iguales, aunque muchos de ellos se cansen de opinar r lo contrario. Ni pienso mover el culo del sofá de mi casa el día de elecciones ni tengo ganas de perder tiempo en darle mi apoyo a una cuadrilla de personajes que, a mi parecer, sólo saben que preocuparse de sí mismos, prometer mucho, no hacer nada; tan sólo llegar al poder y llenarse los bolsillos prometiendo el oro y el moro a base de tomar el pelo al contribuyente. Insisto: no importa de qué esquina del río pertenezcan, al final el poder corrompe tanto a unos como a otros. Fijaos sino lo que sucede en nuestra vida cotidiana, en nuestro propio trabajo cuando más de un trepa (seguro que algunos de nosotros incluidos en alguna ocasión) ansía estar sentado en el trono del jefe ganando pasta gansa mientras los subordinados mueven el culo a sus (nuestras) órdenes. Estos días un grupo de líderes de distintos países luchan por conseguir el voto en varios países del planeta. Cuando dan fragmentos de los discursos suelo fijarme mucho más en la gente que aparece tras los líderes que en el candidato en sí. A veces pienso en qué es lo que mueve a esas personas a seguir a un líder y permanecer de pié detrás de él aguantando todo el rollo del discurso mientras agitan unas banderitas o aplauden en determinados momentos de la cháchara. Igual es algo divertido como ir al cine a ver una película o ir a un partido de futbol (otro tema nefasto de que igual algún día hago un comentario en este blog). No sé, es posible que escuchar a un líder político tenga hasta su encanto. Yo no se lo veo. Sólo siento vergüenza ajena viendo como unos tipos se les llena la boca de promesas a cambio de un voto y más aun cuando dichas promesas hacen referencia a asuntos incuestionables e innegociables.

17 comentarios:

Beatriz dijo...

Jolines, Richard, vaya foto!!!
Que es San Valentinnnn!!!
Feliz Dia!!!
Besazos

foscardo dijo...

Por lo menos es apropiada ;)

Djabliyo dijo...

Bueno, pues lo cierto es que yo no estoy de parte ni de unos, ni de otros, pero me sé de alguien que no tendría derecho a casarse si Rajoy hubiera salido elegido hace cuatro añitos.

Y si no salió, fue por toda la gente que se levantó del sofá un ratito, y se acercó al colegio electoral a dar, quizá no su apoyo a un candidato con el que quizá no estuvieran de acuerdo, pero sí quitándoselo a aquél con el que NO estaban de acuerdo.

Y eso cuenta mucho más que la abstinencia, créeme.

Sólo eso.

foscardo dijo...

Eso de que no hubiera sido posible es muy relativo. Solo falta prometerlo en una campaña para que se cumpla, sea del partido que sea. La gente con tal de sentarse en el trono hasta es capaz de bajarse los pantalones. Y por cierto puedo vivir en pareja sin estar casado. Ademas el derecho a casarse entra dentro del apartado de temas incuestionables e inegociables.

Y por cierto abstenerse es tambien una forma de pensar muy respetable como la de ir a las urnas. Respetad a los que como yo ni votan ni tienen ganas de hacerlo y dejad de tratarnos como si fuesemos parias.

SisterBoy dijo...

No se olviden de la opción de voto en blanco que yo he practicado muchas veces. Ahora no porque estamo en guerra y en guerra no puede haber neutralidad. Pero estoy deseando volver a intrudicer el papel inmaculado en la urna

foscardo dijo...

Si pero eso suponer moverse para ir a la urna a votar. ojo no estoy haciendo una alegato a favor de la vagancia pero si para tener que dedicrales un tiempo a estos personajes que no se merecen. Es mi tiempo y yo hago lo que quiero con él y no lo pierdo en votarles ni en tomarmelos en serio. Tambien puede aplicarse a otras cosas tan horrendas como el futbol o cualquier deporte de masas.

b-lego dijo...

¿¿¿ Abstinencia ???

¿Osea, que si uno vota en blanco o no vota el día de las elecciones no puede tener relaciones sexuales ni beber alcohol? ¿Aunque no coja el coche?

¿Y también tendrá puntos negativos, claro? ¿Cómo funciona eso?

¡Joésya! ¡¡¡Cada vez nos lo ponen más complicado!!!

foscardo dijo...

No votar tambien es sano para la salud jajajaja

Djabliyo dijo...

En cuanto a lo del derecho a casarse, los homosexuales sólo lo tenemos desde que, y en contra del partido con más probabilidades de ganar en caso de una alta abstinencia, se aprobó una ley que lo respaldaba. Que legalmente, no lo teníamos, independientemente del que tuviéramos moralmente.

Ah, y ese mismo partido que se opuso a que nos pudiéramos casar Y ADOPTAR HIJOS, incluye entre sus promesas electorales para este programa el revocar ese derecho a la adopción.

Y en cuanto a lo de que "Solo falta prometerlo en una campaña para que se cumpla", ¿debo recordar a alguien, a estas alturas, que una gran parte de lo que prometen los políticos en sus campañas electorales NO LO CUMPLEN tras ser elegidos?

Respeto tu opción de abstenerte, por supuesto, aunque me parece más responsable la de Sisterboy. Pero piensa que muchos votantes del partido de Mary-Ano votan por convicción religiosa ("lo ha dicho el Obispo"), por fanatismo, o por ignorancia; para ellos, la abstención no existe como opción. Y eso favorece al partido de Mary-Ano, y nos perjudica al resto.

Cada uno, con su voto, que haga lo que le parezca.

foscardo dijo...

Yo un avioncito de papel

Esther dijo...

Richard, la próxima vez que te quejes de cómo están las cosas a nivel de política social, sólo nos bastará decirte "aaah... haber ido a votar"

Creo que fue ayer cuando hablé con Djabliyo sobre tu posición, y aunque todas son igual de respetables, luego no te quejes si no eres capaz de moverte del sillón un domingo para ir a votar.

Besitos...

foscardo dijo...

A ver, si hubiera algun partido politico que funcionara como dios manda no te digo que cambiase mi posicion, aunque me lo pensaría muy mucho. Pero como de momento no lo hay pues no pierdo el tiempo en dedicarles unos minutos a votarles.

Por cierto se supone que estamos en una democracia no? Despreciar a alguien por no ir a votar o discriminarlo no es signo de dictadura?

Por cierto me hace gracia que Djabliyo hable de la importancia y la obligación de ir a votar si desde que le conozco nunca va a hacerlo porque se olvida o se queda dormido en casa ;)

foscardo dijo...

Se me olvidaba...

Quejarse esta dentro de mis derechos como ciudadano, vote o no vote. Lo mismo sucede con mi opcion de votar o no el dia de elecciones. O tal vez los que se abstienen somos ciudadanos de tercera o carne de repatriación o peor aun candidatos a formar parte de un campo de concentración?

Amparo dijo...

Richard, eres un pesao, cada elección, lo mismo. Y la foto es tremenda. Casi tanto como lo de las vacas maltratadas del telediario de hoy. Contigo no hay forma de ponerse budista, caramba (iba a decir hostia, pero me abstengo).

Y Dani, sí se puede tener sexo aunque no votes, pero en lugar de orgasmo te pillará un ataque de hipo¡Así son las leyes electorales!

Si el día 9 de marzo alguien quiere tomarse cortaos con una apoderada del PSC, que me llame al móvil :-)

foscardo dijo...

Si soy un pesao. Deben ser cosa de las hormonas jajaja

Djabliyo dijo...

Por cierto, Fosky, como extranjero, si ganase Mary-Ano, estarias expuesto a ser repatriado si cometes algún delito, lo sepas.

Y ya para finalizar el tema, que conste que he votado en 4 de las últimas 5 elecciones.

Por mi parte, fín del asunto.

Esther dijo...

eso... en cuatro de las últimas cinco elecciones... doy fe de ello, porque le he estado dando el coñazo.

Aquí cada uno tiene un culo, una opinión y lo que opine un partido político nunca va a estar al 100% en concordancia con lo que uno piense, pero la idea es encontrar uno lo más afín a tí y darle tu voto. ¿Que no lo hay? Tienes dos opciones, o lo fundas o votas en blanco... tú eliges.

Para un derecho que nos dan, no vamos a malgastarlo, leche!