sábado, marzo 15, 2008

God Bless America!

No se si ya lo he dicho antes pero mi padre era un tipo muy viajero. Viajaba mucho sobre todo debido a su trabajo como economista (o auditor financiero). Gracias a ello infundo a toda la familia el placer de viajar, el conocer otras culturas en diversos aspectos como la comida, los idiomas o descubrir los rincones más pintorescos de una ciudad o pueblo… Al final de todos los que formábamos ese grupo familiar yo he sido el que más le ha sacado provecho al placer de un buen viaje. ¿Y qué mejor placer de hacerlo si el viaje te sale gratis? Hace unas semanas me encontraba en Manchester, Inglaterra. Los que seguís este blog ya lo habreis leido en este blog, o tal vez no... Ahora, en estos momentos, me encuentro escribieno este post, tumbado (despanzurrado) sobre la cama de otra habitación, de otro hotel, a miles de kilómetros de casa, concretamente en la ciudad de Los Ángeles en California, Estados Unidos. No voy a hablar mucho ahora sobre mi aventura americana, no por que no tenga tiempo, sino porque la puta corriente alterna Yankee hace que mi portátil no funcione como dios manda y me puedo quedar sin batería en cualquier momento o de reoente quemar de un chisporratazo el hotel entero (eso si un terremoto no lo hace antes...) Sólo, como anticipo, os puedo asegurar que los EEUU son como otro sistema solar y los Ángeles es su planeta más lejano. Un lugar lleno de locos y de constrases chocantes donde lo freak puede vestirse de andrajos como de "Pret a Porter". Los Ángeles es, quizás, la ciudad más extraña (o bizarra) que haya visitado jamás. Igual os preguntaréis si me ha gustado... Pues no sé qué decir, es difícil decidir como respuesta un sí o un no. Los Angeles es muy extraña ¿algo decadente? Tal vez. Va venga me voya a mojar. Es muuuuuuy decandete, Muuucho. Hay tantas cosas que decir sobre este rincón de esta galaxia ... Si me permitís, durante estos próximos días os lo iré contando. Yo aun estoy alucinado. Frotandome los ojos. Quízas en eso estriba todo su atractivo. En Los Ángeles hay cosas que me han gustado mucho. Pero también otras que me han gustado poco...
Bueno, la batería de mi portátil a punto de estallar. A parte de todo esto, les estoy robando la señal Wi Fi a un parvulario hebreo situado tras el hotel y debajo de la ventana de mi habitación y como se den cuenta de que soy un mangante de señales inhalambricas para mi uso privado me pueden (volver a) circucidar y esta vez ni por motivos medicos ni siquiera religiosos...

3 comentarios:

SisterBoy dijo...

¡Genial! Me encantan los blogs de viajes, sobre todo si son a los USA, espero que nos lo cuentes todo

b-lego dijo...

Sí, sí, vale. Todo eso está muy bien; pero lo que yo quiero saber es si al final subiste la avión con una patata o no.

foscardo dijo...

jajajaja que va con una pata chunga si.