domingo, abril 20, 2008

Una auténtica lección de vida.

Me ha dejado impresionado. Sin palabras.

9 comentarios:

atropina dijo...

Hay amores que matan!!!!!

foscardo dijo...

Ni que lo digas. Pero rectificar es de sabios. Me pregunto que sería del pobre monito...

atropina dijo...

El momito cuando vea su padre o madre adoptivo/a que es vegetariano, SE LO COMERAAAAAAAA!

Ya se sabe con la COSA NOSTRA NO SE JUEGA!!!! MAFIA ES MAFIA...

A VERRRRRR EL ATHLETIC GOOOOOOOOL!

foscardo dijo...

Lo del mono y el felino es un amor imposible. Se ve venir.

b-lego dijo...

Me he quedado de piedra. Viendo algo como esto uno se pregunta qué es lo que tiene la especie humana de "superior" en relación a las otras especies animales.

¿De verdad existe una frontera que separe lo que es instinto de lo que es sentimiento, o sólo son cosas diferentes cuando están impresas en las hojas de un diccionario?

Impresionante.

foscardo dijo...

Yo creo que estan mal explicadas por los seres humanos.

Amparo dijo...

Ya veremos lo que piensa el gato cuando eche números y vea a cuánto le sale el monito: clases de estimulación temprana, colonias preescolares, Wii, chándalnike (dos, de quita y pon como mínimo), COU en Estados Unidos, etcétera.

foscardo dijo...

jajajajaja

Djabliyo dijo...

Por no mencionar las sesiones con el psiquiatra. ¿O es que os pensábais que el resto de babies en la guardería iban a dejar pasar como si nada aquel comentario de "Pues mi mamá es un guepardo y si no me das ese plátano se comerá a tu papá!" ?