viernes, mayo 02, 2008

Las otras victimas del Parkinson.

Dejadme dedicar en especial este post a Mamen, que me ha enviado su apoyo en el post Memoria porque ella, como yo, formamos parte de ese grupo de personas que sufrimos el Parkinson (PK) desde la perspectiva de familiar (o relativo) afectado. Mamen, estoy al cien por cien contigo, no sólo sufren los enfermos de Parkinson, los que estamos a su alrededor también. Mucho.

Son incontables las veces que me acuerdo de personas que, como tú o yo viven con esta enfermedad en sus vidas. Una maldición en forma de fantasma carcomido y encorvado que se apodera de nuestros seres más queridos de forma irreversible. No quiero discriminar, ni ser malconsiderado, pero pienso que el Parkinson resulta aun más cruel cuando éste hace acto de presencia en personas muy jóvenes, en aquellos que aun no han tenido tiempo de disfrutar de la vida.

La impotencia. Sí, esa mísera sensación de no poder hacer nada cuando ves y sientes como tus familiares o amigos se consumen ante tus ojos. Es algo indescriptible. Lo peor de todo es no poder hacer nada pero sobre todo, como es en mi caso, cuando sientes dentro de ti una especie de injusta culpabilidad por sentirte sano y ellos enfermos. Ellos que necesitan en esos momentos estar más sanos que nunca, y por culpa de esa enfermedad no les es posible.

¿Y qué se puede hacer en esos momentos? De momento servirles de apoyo. Hacerles la vida más fácil y más tranquila aunque en el caso de mi hermana ésta parece no quererle dejar descansar en ningún instante.

4 comentarios:

KAMELUCHA--MELA dijo...

Creo amigo que estas enfermedades degenerativas, son tremendamente crueles, primero mi padre tuvo alzehime,como 7 años, ufff,,nada no conocia,y ahorita es mi madre una mujer coquetilla de lo mas chuli,y verla ahora.lleva 5 años ...........
Con mi madre està Carmiña que si uff que parkinson tiene,,da mucho no se,,es demasiado dolor de verlas asi, que no se puede hacer nada. Cuando salgo del centro hay dias que........no se ni explicarlos,,,tu los sientes ,,,,pero dentro de todo debemos de sentirnos bien por poderles ayudar, volvemos a las fuerzas, nose a veces de donde se sacan..
un abrazo
mela

foscardo dijo...

Si a veces me digo que no tengo tiempo de caer enfermo. Hacerlo es un lujo en estos momentos...

my own arcadia dijo...

Siempre todo el mundo se preocupa de los afectados, pero es muy importante cuidar del cuidador.
Tu también tienes derecho a tus momentos de respiro.
Lo mejor que puedes hacer para cuidar mejor a tu hermana es no olvidar de cuidar de ti mismo.
Salut

Mamen dijo...

Tienes toda la razón , amigo .
Nada hay que pueda con ese sabor amargo de ver sufrir a quien uno quiere .

Muchas gracias por tu gesto .

Me he llevado una gran alegría al leerlo .

Eres un chico muy activo y diverso en el blog . Se nota que es una buena evasión para tí .

Seguiremos luchando por aquellos que queremos y nos quieren .

Un abrazo y mil gracias

Mamen