domingo, mayo 25, 2008

Érase que se era en el reino de los centollos...

- ¿Mamá, es seguro este castillo?- Preguntó la princesa centollita a su madre la centolla.

- Claro que si cariño, ¿Por qué preguntas eso?

- Por que anoche soñé que venían las olas salvajes y lo derrumbaban.

- No tienes que preocuparte.-Dijo la reina centolla quitándole importancia.- Este castillo es muy fuerte. Porque aunque esté construido con arena está hecho con mucho amor y eso lo hace prácticamente indestructible.

La centollita sonrió desde su cama, aliviada. La reina centolla besó la frente de su hija, la arropó con algas verdes del mar y le cantó una canción para que se durmiera. Y así lo hizo.

Afuera, en la playa, el rey centollo ayudado por el príncipe centollito apilaban, incansables docenas de cantos rodados, pedazos de coral rojo y restos de conchas marinas alrededor del castillo. Ambos construían un muro infranqueable para un castillo hermoso, de varias plantas, adornado con diminutas estrellas de mar y reforzado sobre recias columnas de coral negro brillante y reluciente como si lo hubiesen acabado de pulir.

La reina centolla salió al exterior. Alzó la mirada y contempló el imponente edificio. Ella también había sentido el mismo pavor que su hija. Tenía mucho miedo que ese castillo se viniese a bajo, ya sea por culpa del viento, de la ira del mar o del pisotón desafortunado de cualquier pié extraño.

- “¡La arena es tan frágil!” - Pensó atemorizada. Se acarició en vientre con las dos pinzas. Sintió como el pequeño centollito que estaba a punto de nacer se movía en su interior, bajo su coraza.

Entonces se acordó de algo que le dijeron tiempo atrás. No se acordaba cuándo ni quién. Pero es una frase que le disipó definitivamente todos sus temores: "La arena si está mojada es más dura que la piedra."

La reina centolla suspiró tranquila. Observó como el rey y el príncipe acababan de reforzar los muros y se quedó prendada de la increíble puesta de sol que se ocultaba por el horizonte.

Dedicado con muchísimo cariño a Mónica, Adrián, Hugo, Lua y a su futura familia.

©Richard Archer

8 comentarios:

Salegna dijo...

Con que arte juntas las palabras para formar historias o cuentos tan bonitos, cuanta imaginación, ingenio y cariño con el que escribes.

Tu tienes duende.

Estoy a la espera para ver lo que dice Mónica, nuestra Centollita.

atropina dijo...

En esta vida, los fuertes no lo serian, sino hubiese "débiles" en donde apoyarse. Los "débiles-sensibles"; los que dudan, los que les duele el alma ante las injusticias, ante el dolor ajeno,
ante la mentira; son el álter ego de los otros,los que dan estabilidad y sentido a su vida y un regazo donde cobijarse en la adversidad, sin ellos vivir seria mucho mas difícil.

¡Viva la debilidad!. que nos hace mas humanos.

¡Bravisssimo!, Foscardo (esto dicho con acento italiano, que enfatiza mucho mas lo que siento)y que ¡Viva la madre que te parió!

meggan dijo...

BUENO QUE BONITO!!!
inmagino que es una inyección de moral ,para centollita cuando lea eto.
para mi lo ha sido.
cuanta razón tienes,qué buena arena la tuya para ayudar a ,fortaceler un gran y precioso castillo
el de mónica.
gota gota será mucho más fuerte..

precioso gesto foscardo,sencillamente gracias,es curioso ,como llegamos a alcanzar,la virtud de ser mejores ,tu lo consigues
eres una gran persona

Anónimo dijo...

Tú sí que eres fuerte Foscardo!!!Por muchas razones.
Precioso regalo el que has hecho a nuestra centollita. Boquiabierta se quedará, ya veremos que dice...
Besukis de domingo lluvioso...ya sabes el plan,eh? voy a ponerlo en práctica ya mismito, jajaja!!!
Begus

foscardo dijo...

De nada a todos. Este ya estaba escrito en algún lugar de éter. Yo lo he capturado con la red de cazar cuentos y lo he plasmado en este blog, de todo corazón.

Begus el plan domingo lluvioso ya lo he puesto en marcha. Me he duchoado, Miguelillo y yo henos arreglado la cocina, acabamos de comer un bacalao con gambitas y tomates que me hice ayer y trata de platano. Ahora nos tumbaremos en el sofa para ver un peli un rato o roncar con la pierna suelta.

KAMELUCHA--MELA dijo...

Que hermosooo!!! ufff mas que eso, felicidades excelente cuento ,excelente relato, se me ponen los pelillos de gallina,,claro esque ,ya lo soyy
felicidades Foscardo esta lindisimo ,centollita creo que hara mas que aguarsele los ojillos ya lo creo que si...
un besotee

Monica dijo...

Bueno,bueno,me has emocionado como tantas otras veces,despues de una dura tarde de limpieza general,no podia nadie regalarme un momento mejor que este.

Richard,eres mas grande y mas dulce y mas bueno que yo que se,muchisimas gracias,me ha encantado y alos centollitos y al centollo tambien,incluido el pequeñito que esta a medio terminar,jajj,un besote y un osoabrazo de esos que nos gustan a los dos,te adoro.

SimpleAngela dijo...

¡¡Que bonito!! Centollita sonreirá de oreja a oreja. Es precioso me ha encantado.
Foscardo, me alegra verte mas animado. Voy a seguir leyendo a ver que hay sobre los gatos.
Besitos.