viernes, septiembre 29, 2006

El perro cojo

Hoy al ir a buscar a mi sobrina al colegio ha salido llorando. Yo pensando que había armado una le pregunto qué había pasado. El profesor se acerca y dice que niñas como ella hay pocas que tiene un corazon de oro y muy grande. Yo pregunto de nuevo y me dice que lloraba por un poema de Alberti que le han leido en clase. El poema es éste:

La pata coja colgando, como una inútil piltrafa, pasó el perro por mi lado.
Un perro de pobre casta, uno de esos, callejero, pobre de sangre y de estampa, nacen en cualquier rincón de perras tristes y flacas, destinados a comer basura de plaza en plaza.
Si pequeños por el qué, fino y ágil de la infancia, baloncitos de peluche, tibios borlones de lana los miman, los acurrucan, los sacan al sol, les cantan ... de mayores, por el qué conque se les fue la gracia, los dejan a su ventura, mendigos de casa en casa, sus hambres por los rincones y su sed sobre las charcas...
¡Y que tristes ojos tienen! , ¡Qué recóndita mirada!, como si en ella pusieran su dolor a media asta ... y se mueren, de tristeza, a la sombra de una tapia si es que un lazo no les da una muerte anticipada.
Yo lo llamo: - ven, no te hago nada - todo hociquito curioso, toda sed, hambre, nostalgia. Un perro si se le llama, huele la voz esperando, pan, caricias o pedradas, no en vano lleva marcado un mal recuerdo en su pata.
Lo vuelvo a llamar ... , dócil a medias, avanza, moviendo el rabo con miedo y atrás las orejas gachas ... Chasco los dedos le digo - ven aquí, no te hago nada ,vamos , vamos, ven aquí - ... y ¡adiós a la desconfianza!, que ya se tiende a mis pies, a tiernos aullidos habla, ladra , para hablar más fuerte, salta, gira, gira, salta, lloran, ríen, ríen lloran, lengua, orejas, ojos, patas y el rabo es un incansable abanico de palabras ... Es su alegría tan grande que estoy seguro que canta
Alguien le ha dicho - ven aquí, no te hago nada. Y le nacen de alegría aullidos como palabras. Sólo su patita coja, no puede decirme nada - ¿ que piedra te dejó cojo?, si, si ¡malhaya, malhaya! ... el perro me entiende, sabe que estoy maldiciendo la pedrada, esa pedrada dura que le destrozó la pata y con el rabo me está agradeciendo la lástima.
- Pero tú no te preocupes , ya no te faltará nada, yo también soy callejero, bien que de distintas plazas y a patita coja y triste, voy de jornada en jornada, las piedras que me tiraron, me dejaron coja el alma entre basuras de tierra tengo mi pan y mi almohada ... Vamos pues perrito mío, vamos ¡anda que te anda!, con nuestra cojera a cuestas con nuestra tristeza en andas; yo por mis calles oscuras, tú por tus calles calladas, tú la pedrada en el cuerpo, yo la pedrada, en el alma ... y cuando mueras amigo, yo te enterraré en mi casa, bajo un letrero que diga: - aquí yace, un amigo de mi infancia - Y en el cielo de los perros, pan tierno y carne mechada, te regalará San Roque, una muleta de plata - ...
Compañero, si los hay, amigo, dónde los haya, mi perro y yo por la vida, pan pobre, rica compaña.
Era joven y era viejo, por más que yo lo cuidaba, el tiempo malo pasado lo dejó medio sin alma, fueron muchas hambres juntas, mucho peso para sus tres patas.
Y una mañana, en el huerto, debajo de mi ventana, lo encontré, tendido, frío, como una piedra mojada ... Como un duro musgo, el pelo con el rocío brillaba. Ya estaba mi pobre perro muerto de las cuatro patas. Hacia el cielo de los perros, se fue, anda que te anda, las orejas de relente y el hociquito de escarcha ...
Portero y dueño del cielo, San Roque en la puerta estaba, ortopédico de mimos, cirujano de palabras, bien surtido de recambios con que curar viejas taras: - Para ti tu rabo de oro, para ti un ojo de ámbar, tú tus orejas de nieve, tú, tus colmillos de escarcha, tú ... - y mi perro le reía - , tú, ... ¡tu muleta de plata! ...
Ahora ya sé, por que está la noche agujereada, ¿estrellas? , ¿luceros? ¡ No ! es mi perro que cuando anda, con la muleta va haciendo, agujeritos de plata ...

8 comentarios:

amparoland dijo...

Vaya historia de mierda. ¿Se puede saber porqué el profe de los cojones les hace leer esas cosas a los niños? Que mal rollo. No me extraña, pobre niña... Ay, Señor, si es que el cole no puede ser bueno para nadie, hostia.

foscardo dijo...

Alaaaaaaaaaa que nooooooooo que es muy boonitaaaaa. Yo tambien llore la proimera vez que la lei, ya no se donde ni cuandoooo. A ver por lo menos les ha leido eso y no alguna mierda catolica masonica judaica o un panfleto vomitivo del PP, Psoe, CIU, IU o ERC. Que conste que me ha conmovido ver como mi sobrina (ultimamente muy cafre por culpa de las hormonas y prereglas) se haya sensibilizado por un poema y no haya sido por alguna gilipoyada del SuperPop como que a Fran Perea le ha salido un grano en la punta del nabo y no puede pelarsela a la luz de la luna o que van a desenterrar a los back street zombies para que vuelvan a pegar alaridos cual sirenas cachondonas.

Eva dijo...

yo también creo que el cole no puede ser bueno para nadie. :-) y tampoco me parece apropiado para un primero de eso, más que nada porque el tema de la muerte es difícil y más para tu sobrina...

foscardo dijo...

Bueno en realidad ella es la unica que ha llorado en clase con el poema. Es que la niña es muy sensible con los animalitos. Si a eso le sumamos una anecdota del profe (muy buentio en serio) sobre que salvo a unos perritos de que los ahogaran en un rio a cabio de una pedrada en la cabeza pues el resultado han sido un mar de lagrimas. En el fondo me alegro que la niña pueda expresar sus sentimientos, peor sería que se lo guardase todo y se le pudriese en el interior no?

SisterBoy dijo...

Ademas que diablos, es imposible evitar traumas a los nenes, yo me traumaticé 110 veces diferentes en mi infancia y aqui estoy tan sano como el que más (ESTA LOCO ESTA LOCO) ¿eh? ¿quien ha dicho eso? (ESTA LOCO)

El próximo cuento que deben leerle a los pibes es "El principe de feliz" de Oscar Wilde que ese sí es de llorar y echar gota

foscardo dijo...

Joder si, el principe feliz era para inducir al suicidio colectivo de cientos de escolares. Tambien pa triste la cerillera que moria ultracongelada tras agotar sus ultimas cerillas para calentarse a la intemoerie. Y habia un poema qe tambien era chungo llamado la garza que riete de la muerte d ela madre de bambi (otro puto trauma para millones de infantes) o el encadenamiento de la madre de dumbo o la muerte de pena de la sirenita (en la versión de handersen no la endulcaorada de disney) o el jorobado de notredam o la infancia traumática de David coperfield (y no me refiero al mago) u oliver twist.

amparoland dijo...

Insisto. Ese profe es un cafre. Y que conste que la que habla está curtida en mil batallas. Mi querida y dulce madre, antes de dormir, me explicaba el cuento de la cerillera cada vez que tenía ganas de divertirse (la Reina Escorpiona la llamaban en el barrio.)

foscardo dijo...

Bueno mi abuela me cantaba la cancion esa del coco con ojos encendidos y boca de dragon para que me durmiera. A mi me da que tu madre te motivaba para que no jugaras con las cerillas a encender cigarrillos. ijsijsijsijs